Gareca nunca estuvo antes en una cita mundialista

28 May 2018
1

HÉROE. Ricardo Gareca terminó con una espera de 36 años de los peruanos. REUTERS

Tomas Rudich - DPA

A sus 60 años y tras una destacada carrera como jugador, primero, y entrenador, después, Ricardo Gareca tendrá finalmente la posibilidad de disfrutar de su primer Mundial. Lo hará como director técnico del Perú, una selección a la que lleva de regreso al máximo evento del fútbol después de una larga espera. “El de Rusia será el primer Mundial para todo el plantel. Y mío también”, destaca durante una entrevista con DPA el hombre que devolvió al conjunto “inca” a los primeros planos del fútbol internacional.

Con bajo perfil y disciplina, Gareca logró clasificar al seleccionado sudamericano a un Mundial por primera vez desde 1982. El hito convirtió al “Tigre” en un héroe nacional en el Perú, aunque también hay una satisfacción más íntima: participar en un Mundial es una asignatura pendiente que le quedó como futbolista.

Un gol suyo, precisamente ante Perú, posibilitó la dramática clasificación de Argentina al Mundial de 1986, donde el equipo dirigido por Carlos Bilardo y liderado por Diego Maradona sería campeón. Sin embargo, el “Tigre” no fue convocado para el torneo en México y nunca tuvo la posibilidad de vivir desde adentro el máximo espoectáculo del fútbol. Hasta ahora.

- ¿Qué sensación genera estar en un Mundial tan especial para Perú después de 36 años?

- Son sensaciones lindas. Es el primer Mundial para todo el plantel y mío también. Estamos disfrutando.

- ¿Le quedó la espina de no haber jugado en México 1986?

-Estuve en toda la primera etapa de Bilardo hasta clasificar a México 86, pero no me tocó la posibilidad de ser campeón del mundo. Es algo que a uno le quedó como una asignatura pendiente en esa etapa de jugador.

- ¿Para qué está Perú en este Mundial?

- Para aprender, tratar de ir paso a paso. Obtener rápidamente toda la información posible y acomodarnos a esta competencia, porque no hay tiempo. Tenemos que hacer el máximo esfuerzo para tratar de hacer un buen papel.

- Pero no irán sólo a juntar experiencia, sino a competir...

- Esa es la idea. Para nosotros es muy importante todo esto, más allá de donde lleguemos.

- ¿Puede ser un Mundial difícil para los latinoamericanos al ser en Rusia? Brasil fue el único que ganó en Europa, en Suecia 1958.

- Sí, es difícil. De todas maneras creo que se puede hacer un buen papel. Brasil está fuerte, Argentina clasificando de la manera que se clasificó a veces se torna más peligrosa, porque tiene un potencial increíble. Colombia está fuerte también. Nosotros vamos a ver qué pasa, si nos adaptamos rápido a la competencia. Pero en líneas generales los sudamericanos, más Panamá, México y Costa Rica, pueden ser rivales difíciles para cualquiera.

Favoritos

- ¿A qué equipos ve como favoritos? ¿Brasil, Argentina y los tradicionales de Europa?

- Yo agregaría a Colombia respecto de Sudamérica. Y a nivel Europa, Alemania siempre se mantiene. Francia está bien, es un equipo rápido. España es un rival fuerte. Después un Mundial da para sorpresas. Hay que ver.

- ¿Ve a Alemania con posibilidades de volver a ser campeona mundial? Hace largo tiempo que una selección no gana dos títulos mundiales consecutivos.

- Alemania siempre es Alemania. En estas competencias a nivel internacional hay que tenerla muy en cuenta. Así que puede ser, por supuesto.

- ¿Cómo se explica el fenómeno de los técnicos argentinos? Cinco entrenadores de un mismo país (Jorge Sampaoli en Argentina, José Pékerman en Colombia, Juan Antonio Pizzi en Arabia Saudí, Héctor Cúper en Egipto y el propio Gareca) en un Mundial no es normal.

-Es un buen momento nuestro en general, pero mayores explicaciones no hay. Es un hecho circunstancial, nada en particular. Hay técnicos muy capaces de todas las nacionalidades. Argentina entra dentro de ese lote.

- ¿Así como hay una cantera de jugadores hay también una cantera de entrenadores?

- En Argentina el fútbol en general es una posibilidad de vida y está insertado en la sociedad, es muy pasional. Es algo que llevamos muy adentro. Pero eso no significa que seamos más capaces que otros entrenadores.

El polémico VAR

-¿Qué le parece el videoarbitraje en la Copa del Mundo?

- Ha despertado varias polémicas. Yo considero al fútbol como un arte que se juega con los pies. Muy difícil de coordinar, muy difícil de jugar. Y todo lo que tenga que ver con la tecnología es bastante complicado. Puede ayudar en algunas circunstancias, pero el fútbol es improvisación, es talento, es un montón de circunstancias que salen de la impronta y del talento de los jugadores. Entonces a veces tenés la polémica permanentemente. Yo todo lo que sea en pos de mejorar el espectáculo, bienvenido sea.

- ¿Le quita fluidez al juego?

- A mí me parece que sí. Y si hay algo que despertó siempre el fútbol es precisamente eso. El fútbol es picardía, tiene mucho de eso. No de sacar ventajas, pero tiene esas improntas que te da esta profesión que muy pocas otras disciplinas deportivas la tienen.

Comentarios