El cura Ilarraz fue condenado a 25 años de prisión por abuso y corrupción de menores

Quedó detenido de manera preventiva, bajo arresto domiciliario, hasta que la sentencia quede firme. Es el segundo juicio en Entre Ríos contra un sacerdote por delitos sexuales. Las víctimas tenían entre 10 y 14 años.

21 May 2018
1

LA CAUSA. Al cura Ilarraz se lo acusó de haber abusado de siete adolescentes, de entre 10 y 14 años, que cursaban en el seminario donde él se desempeñaba como precepto.

Justo José Ilarraz fue condenado a 25 años de prisión por abusar sexualmente a menores en el Seminario de Paraná. En un histórico fallo, la Justicia dictaminó por segunda vez contra un sacerdote abusador en Entre Ríos. Quedará inmediatamente detenido de manera preventiva, bajo arresto domiciliario, hasta que la sentencia quede firme.
La pena máxima había sido solicitada tanto por la Fiscalía, a cargo de Juan Francisco Ramírez Montrull y Álvaro Piérola, como por el grupo de abogados que integran la Querella. Asimismo, habían solicitado que el cura cumpliera con prisión preventiva hasta que la sentencia quedara firme.
El Tribunal, integrado por Alicia Vivian, Carolina Castagno y Gustavo Pimentel, encontraron a Ilarraz culpable por los ataques sexuales cometidos contra menores cuando era capellán del Seminario, entre los años 1985 y 1993. En el juicio declararon 7 víctimas pero se estima que fueron más de 40 los abusados.
Se trata de la segunda condena a un cura abusador en la provincia. El único antecedente es el caso de Juan Diego Escobar Gaviria, famoso y reconocido sacerdote "sanador" de Lucas González, departamento Nogoyá. El 6 de septiembre de 2017, la Justicia lo condenó a 25 años de cárcel. Actualmente, cumple su pena en la Unidad Penal N° 5 de Victoria.

Justo José Ilarraz fue condenado a 25 años de prisión por abusar sexualmente a menores en el Seminario de Paraná. En un histórico fallo, la Justicia dictaminó por segunda vez contra un sacerdote abusador en Entre Ríos. El sacerdote quedó inmediatamente detenido de manera preventiva, bajo arresto domiciliario, hasta que la sentencia quede firme.

La pena máxima había sido solicitada tanto por la Fiscalía, a cargo de Juan Francisco Ramírez Montrull y Álvaro Piérola, como por el grupo de abogados que integran la Querella. Asimismo, habían solicitado que el cura cumpliera con prisión preventiva hasta que la sentencia quedara firme.

El Tribunal, integrado por Alicia Vivian, Carolina Castagno y Gustavo Pimentel, encontraron a Ilarraz culpable por los ataques sexuales cometidos contra menores cuando era capellán del Seminario, entre los años 1985 y 1993. En el juicio declararon 7 víctimas pero se estima que fueron más de 40 los abusados.

Se trata de la segunda condena a un cura abusador en la provincia de Entre Ríos. El único antecedente es el caso de Juan Diego Escobar Gaviria, famoso y reconocido sacerdote "sanador" de Lucas González, departamento Nogoyá. El 6 de septiembre de 2017, la Justicia lo condenó a 25 años de cárcel. Actualmente, cumple su pena en la Unidad Penal N° 5 de Victoria.

En Tucumán

Hasta que el caso tomó estado público, Ilarraz desempeñaba funciones pastorales en la Parroquia Sagrado Corazón, de Monteros, que depende de la diócesis de Concepción.

El religioso llegó a Tucumán luego de que el ex arzobispo de Paraná y cardenal Estanislao Esteban Karlic lo expulsó de la diócesis entrerriana tras una investigación interna de los hechos que nunca fue denunciada ante la justicia ordinaria.

Primero, Karlic autorizó al cura Illarraz a viajar al Vaticano, donde se formó en Misionología.

Tras regresar a la Argentina en 1997, el religioso se radicó en Buenos Aires, donde se alejó del sacerdocio, y luego se trasladó a Tucumán, donde fue recibido por el entonces obispo de Concepción, Bernardo Witte.

comentarios