Una multitud recorrió el centro en la manifestación por la vida

La convocatoria ocupó ocho cuadras. Médicos y abogados se expresaron

21 May 2018
1

CATÓLICOS Y EVANGÉLICOS UNIDOS. Piden que se salven las dos vidas, la de la madre y la del bebé. la gaceta / foto de analia jaramillo

Subió tímidamente al estrado y mirando a la multitud, frente a la Casa de Gobierno, tomó el micrófono: “no estaba invitado para hablar. Pero quiero decirles: en un aborto, no sólo sufren el niño por nacer y la madre, también sufre el médico. Yo mismo he visto alguna vez a ese niño todavía vivo, que se movía o que le faltaba un bracito porque se lo habían arrancado...” Y se le cortó la voz. La intervención del médico gastroenterólogo Francisco Palazzo terminó en una marea de aplausos emocionados.

Ayer Tucumán se unió al grito de “¡Salvemos las dos vidas!” (la de la madre y la del niño por nacer) a todo el país donde se realizaba la tercera marcha por la vida. La organizaron las iglesias cristianas y adhirieron los católicos. Todos unidos por una misma convicción, evitar la muerte de seres humanos en gestación. El propio arzobispo, monseñor Carlos Sánchez, junto a otros sacerdotes y religiosas, acompañaron la marcha. Los legisladores Beatriz Ávila y Alicia Soraire y la concejala Sandra Manzone también estuvieron presentes, además de la pastora y dirigente de la marcha Ana Valoy.

La multitud se congregó en la plaza Independencia y desde allí marchó por 9 de Julio hasta General Paz. Bordeó una cuadra la plaza Yrigoyen, frente a los Tribunales, y regresó por Congreso, no sin antes detenerse frente a la Casa Histórica de la Independencia.

Pañuelos y globos

La alegre marcha por la vida sonó en todo el trayecto: “abre tus ojos, mira hacia arriba. Defiende la vida. Ha llegado la hora de salir para que el niño por nacer pueda vivir...” Familias completas con niños y mujeres embarazadas coparon ocho de las nueve cuadras de alegre recorrido. Pañuelos y globos celestes y blancos se unificaron con el espléndido cielo que brilló en la siesta del domingo.

Al regresar hacia la plaza, frente a la Casa de Gobierno, hablaron primero un grupo de médicos y después otro de abogados. Leyeron sendas declaraciones a favor de la vida. La doctora Sara Álvarez recordó las expresiones de la Academia Nacional de Medicina de 2010 cuando dice: “La salud pública argentina necesita propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo, la vida de la mujer y la del niño por nacer. La obligación médica es salvar las dos vidas; nada bueno puede derivarse para la sociedad cuando se elige la muerte como solución. Los abogados anticiparon que si se llega a aprobar la ley del aborto ellos la enjuiciarán por anticonstitucional.

En Esta Nota

Carlos Sánchez
comentarios