Aliados de Cambiemos acusan al PJ de querer “disciplinarlos”

1

CONTRARIADOS. Cinco de los legisladores afines a Cambiemos, acompañados por vecinos del barrio Batalla de Tucumán, expresaron críticas al PJ. prensa bloque ucr

La oposición afirma que el oficialismo hace un uso “peligroso” de la mayoría legislativa El jefe de la bancada afín a la Casa de Gobierno negó presiones hacia sus rivales políticos. “No hace bien confundir a la gente”.

17 May 2018

Ellos son cinco. Los oficialistas y sus aliados, más de 30. Por eso, tanto en el recinto como en las comisiones de trabajo de la Legislatura, los opositores que responden a Cambiemos poco pueden hacer ante la mayoría que le otorgó el resultado electoral de 2015 al bloque peronista. El problema, según “el grupo de los cinco”, es el uso que le está dando la bancada afín a la Casa de Gobierno a sus números.

Los radicales José Canelada, Adela Estofán y Eudoro Aráoz, el macrista Alberto Colombres Garmendia y el peronista disidente Alfredo Toscano se reunieron ayer para dar un mensaje conjunto, luego de la polémica sesión del martes pasado. Allí, coincidieron en que el bloque Tucumán Crece-PJ les trunca los proyectos de ley para “disciplinarlos” desde lo político. Y pusieron como ejemplo dos iniciativas devueltas a comisión en la última reunión: la adhesión a la ley nacional de Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART), cuyo texto fue elaborado por Colombres Garmendia; y la expropiación de un predio en barrio Batalla de Tucumán, aportado por Toscano. “Es una situación grave; viene pasando hace tiempo, pero se ha reiterado (el martes) y es peligroso para los tucumanos”, afirmó Canelada.

El jefe del bloque Tucumán Crece-PJ, Ramón Santiago Cano, negó que esa sea la postura adoptada por su espacio. “En esta Legislatura tienen tantas posibilidades ellos de ingresar sus proyectos como los integrantes de la bancada que represento. No hace bien confundir a la gente; no se ganan así los votos”, refutó Cano a sus rivales políticos.

Si bien el PJ y la oposición suelen mostrar una buena relación institucional, lo ocurrido en la última sesión parece haber abierto las aguas en la Cámara.

“El oficialismo intenta disciplinar a quienes pensamos distinto, ejerciendo su mayoría de manera antidemocrática y peligrosa”, afirmó Canelada en la rueda de prensa. Y calificó el sistema como “extorsivo”. “Durante el desarrollo de la sesión, de manera injustificada, sin argumentos, se retiran los temas que han sido propuestos por los legisladores que integramos la oposición”, aseveró. Y agregó: “cuando a Adela Estofán y a mí nos retiraron el proyecto de adhesión al Sistema Nacional de Gestión Integral de Riesgos (Sinagir), lo que hizo el oficialismo no fue castigarnos a nosotros, sino a los tucumanos”.

Toscano, a su turno, aseveró que al regresar a comisión la expropiación del barrio Batalla de Tucumán “perjudicaron a más de 250 familias”. “Fue una maniobra burda, que intentó ser intimidatoria”, renegó el alfarista.

También consideró que se trató de “un acto para intimidarnos”. “Yo no estaba de acuerdo con darles un subsidio a las empresas de ómnibus. Prefiero que el subsidio sea para los usuarios. Por ejemplo, que implementemos el boleto docente gratuito”, aseveró el dirigente del Partido por la Justicia Social (PJS). Y agregó: “el vicegobernador (Osvaldo Jaldo) tiene que poner serenidad, aplomo y cordura, porque acá están representadas las voces de los tucumanos”.

Colombres Garmendia marcó que lleva seis años en el cuerpo legislativo, y la del martes “fue una de las sesiones más oscuras” que le tocó presenciar. “Se ha perjudicado a vecinos de esta capital; se ha perjudicado a los trabajadores de la provincia; y se ha autorizado a hacer contrataciones directas, sin licitación, por cualquier monto”, cuestionó el macrista. Y agregó: “(el martes) erraron el rumbo, y feo; veníamos trabajando con diálogo y consenso, pero vimos imposición autoritaria de la mayoría”.

Cano rechazó esa visión. “Se volvió a comisión el proyecto de las ART porque en el oficialismo y en la oposición había desacuerdo con varios puntos. Lo que se estudiará es una adhesión parcial a la ley nacional, como hicieron otras provincias. Pero no se quiere disciplinar a nadie. Es más: si tenemos en cuenta la proporción de bancas y la cantidad de minutos que hace uso la palabra cada uno, vemos que nosotros no hablamos ni el 50% que ellos, que muchas veces tienen un bloque unipersonal”, dijo el peronista.

En Esta Nota

Cambiemos
Comentarios