Una saludable apuesta al perfil profesional en la danza clásica

La Facultad de Artes de la UNT ofrece una nueva oferta académica con rango de licenciatura.

15 May 2018
2

FRUTO DE AÑOS DE TRABAJO. Las primeras iniciativas para la creación de la licenciatura datan de 2008.

A los 14 años, Claudio Aprile entró por primera vez al teatro Colón, en Buenos Aires. Lo hizo como espectador y, desde aquella función, quedó enganchado con el mundo de la danza clásica. Además, una de las sus vecinas en el edificio en el que vivía era nada menos que Katy Gallo, que -en ese entonces- era primera bailarina solista del Colón. La distancia de apenas dos pisos que había entre el departamento de Katy y el de Claudio lo acercó aún más a ese mundo. Al cumplir los 16 años dijo que quería estudiar danza clásica y fue su propia vecina quien lo ayudó a buscar uno de los mejores estudios privados para a dar los pasos iniciales.

A principios de los 80 Aprile ya era un bailarín profesional y llegó a Tucumán para integrar el Ballet Estable. Entonces dejó Buenos Aires y se quedó para siempre en la provincia, donde creció profesionalmente y luego se convirtió en docente. Durante mucho tiempo fue uno de los impulsores de la gestión para que se creara la Licenciatura en Danza Clásica, en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán.

El trámite comenzó en 2008, cuando Aprile formó una comisión, integrada por los profesores Rodolfo Rodríguez, María del Carmen Esma y Marcela Blanco. Al cabo de los años la iniciativa logró los resultados esperados. “El objetivo es que los alumnos adquieran un nivel técnico adecuado en el campo de la danza clásica académica, acorde con las exigencias profesionales del medio y de la región -explicó Aprile-. Así accederán de manera idónea a la demanda laboral que se presente”.

Los egresados    

La carrera apuesta a que los alumnos sean capaces de reponer coreografías de obras del repertorio universal, y que puedan dirigir y coordinar ensayos de danza. Al alcanzar el título universitario, el egresado podrá desarrollar actividades específicas como bailarín profesional de danza clásica, maestro ensayador, repositor coreográfico de obras de danzas clásicas y ballet, maestro preparador, investigador de arte coreográfico, director de compañías de danzas profesional, entre otras. Esta licenciatura es la primera oferta académica que otorga titulación universitaria en danza clásica en la Facultad de Artes de la UNT.

“Durante los últimos años se incrementó la demanda laboral que solicita una especialización en danza -resaltó Aprile-; por esa razón creemos sumamente necesaria esta especialidad, a fin de poder cubrir la creciente expectativa dentro del campo del arte para los jóvenes de esta región”.

Comentarios