Forestello, Altuna y Espíndola López esperan que San Martín lo defina en La Ciudadela

14 May 2018
1

POR LA VUELTA. Lucas Acevedo fue una de las figuras que tuvo San Martín anoche en Carlos Casares. En el complemento, un cabezazo suyo obligó una notable intervención del golero Assmann. foto de Alejandro Cruz / prensa CASM

CARLOS CASARES.- La mesura caracteriza al director técnico de San Martín, Rubén Darío Forestello. En cada ocasión que dialoga con la prensa proyecta la imagen de una persona que domina sus pasiones, sin importar el resultado. En tono equilibrado suele dar su impresión sobre el partido. De sus palabras, no de sus emociones, puede conocerse su grado de conformidad respecto del juego.

Ayer, por ejemplo, estaba muy satisfecho. “Rescato que hicimos un buen partido, ‘parejito’. No tuvimos dificultades tácticas, y sacamos un buen resultado. Pero ya pasó. Hay que mirar lo que viene”, señaló el entrenador del “Santo”.

A su criterio, se trató de un encuentro parejo, durante el cual ambos equipos tuvieron situaciones para marcar. “Agropecuario tiene un plantel difícil, de mucha experiencia. Pudimos mantener nuestro arco en cero y eso es muy bueno. Hay que pensar en lo que viene; en La Ciudadela debemos seguir esforzándonos”, señaló, sobre el cruce de vuelta, que se jugará desde las 17 del domingo.

Según dijo, que el “Sojero” no haya podido convertir fue mérito de San Martín. “Hicimos un planteo inteligente; no los dejamos crecer. Estuvimos muy ordenados; en ninguna línea tuvimos dificultades. Nos faltó convertir, pero generamos situaciones”, señaló.

También se mostró muy conforme Alejandro Altuna. Consideró que el “Santo” mantuvo el control sobre el juego prácticamente durante los 90 minutos. “Estuvimos bien cerrados y tranquilos en todo el momento, salvo un tramo del segundo tiempo, cuando nos tiraron un par de centros. Estamos contentos; hicimos nuestro trabajo de llevarnos un punto. Ahora debemos definirlo en casa”, dijo.

Advirtió que Agropecuario sigue teniendo la obligación de ganar; sin embargo, avisó que no saldrán a especular en la Ciudadela. “Pasó la primera etapa de un partido de 180 minutos; ahora viene la segunda. Sabemos que con el empate pasamos, pero trataremos de ganarlo. Estamos tranquilos, trabajaremos toda la semana, para enfrentar el próximo encuentro de la mejor manera”, puntualizó.

Con el deseo de que la lesión no signifique gran cosa, y pueda estar disponible para el duelo de vuelta, Esteban Espíndola López destacó el plus que significa definir de local. “Tenemos dos resultados que nos favorecen (el empate y el triunfo), y allá (en Tucumán) tenemos el empuje de nuestra gente, que es un jugador más”, subrayó.

De sus declaraciones se desgrana que durante la semana trabajarán en la resolución de las jugadas de peligro. “Puertas adentro se corregirán errores y se verá de qué manera hacer más ‘daño’. Hay que sacar buen resultado”, afirmó.

Lugones justificó las estrictas medidas de seguridad implementadas

CARLOS CASARES.- Juan Manuel Lugones, secretario Ejecutivo de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide) justificó los inconvenientes que tuvo la gente que viajó desde Tucumán para presenciar el partido de anoche en Carlos Casares. “El primer inconveniente que se presentó fue que, en la lista que tenía AFA, con los nombres de los 30 directivos que estaban habilitados para ingresar, ninguno se hizo presente a al acceso del estadio. Se apersonaron algunos que querían ocupar los lugares de los dirigentes”, dijo la máxima autoridad de la seguridad deportiva de Buenos Aires. Lugones comentó luego: “ tras charlar con los directivos de Agropecuario se decidió dejar ingresar al estadio a una cifra razonable de gente (familiares y allegados), a modo de descomprimir la situación”.

En cierto momento de la charla con LG Deportiva, Lugones confirmó que una persona que se identificó como directivo de San Martín, fue detenida porque cuando se le pidió que se identificara intentó agredir a un policía, en las afueras del estadio.

Sobre el particular, un directivo de San Martín que prefirió mantenerse en el anonimato, fue muy critico con la tarea que cumplió el personal del Aprevide. “Nos cuesta entender la rigurosidad que esta gente mostró con mis pares. Sabíamos que se iba a implementar un estricto control, pero de allí a que pusieran tantas trabas para poder ingresar es el colmo”, señaló.

Comentarios