Federico José Sánchez, un hombre con flores en las venas

El florista y paisajista exhibió su talento en el XV Congreso Nacional del Garden Club Argentino, que se realiza en el hotel Hilton Garden Inn. Más de un centenar de socias de los distintos clubes del país se dieron cita en Tucumán para capacitarse en talleres e intercambiar sus experiencias. El encuentro concluirá mañana.

10 May 2018

Ni tuvo una vida color de rosas ni para él fueron todas flores. Federico José Sánchez (43 años) reconoce que llegar a ser uno de los floristas más importantes de Argentina fue el resultado de mucho sacrificio. Desde chico trabajó en la florería que fundó su abuela materna y ayudó a su mamá a hacer de las flores su sustento de vida. Lo que es innegable es que Federico nació “en un lecho de flores” casi literalmente. Se crió entre los cultivos de sus abuelos y aprendió a “conversar” con las flores hasta entender su lenguaje y poder transmitirlo a través del arte. “Yo siempre digo que tengo flores en las venas”, ríe con generosidad.

En un alto de su tarea, en el XV Congreso Nacional del Garden Club Argentino que se realiza, por primera vez, en Tucumán, el florista de San Isidro, Buenos Aires, conversa con LA GACETA. Cuenta que su historia con las flores comenzó antes de su nacimiento. Cuando su abuela Dolores Puertas de Sánchez decidió vender flores en el mercado Basavilbaso de Buenos Aires. “Ella se iba con los canastos repletos de flores que ella misma cultivaba hasta un estación de tren y ahí hacía conexión para ir a Retiro. Así logró ser una de las socias fundadoras de la Cooperativa Argentina de Floricultores”, relata. Sánchez vino a dictar talleres de diseño floral en el Hilton Garden Inn donde se exhiben esculturales arreglos con ejemplares nativos. Los salones están adornados exquisitamente con flores combinadas en caprichosas formas.


Un día la abuela Dolores quiso independizarse de los precios tiránicos del mercado y se paró en medio del trayecto del tren y dijo “aquí - señalando San Isidro - quiero poner mi florería”. Y allí, en Martínez, sobre Albarellos y Alvear, es donde todavía trabaja Federico. En el mismo lugar donde conoció -dice - a tantas personas amantes de las flores. Una fue Ivonne Mitchell, florista inglesa del palacio de Buckingham, que quizás al ver el talento del muchacho se ofreció a darle clases particulares. Después de conocer el arte floral inglés supo que eso era lo suyo y comenzó a especializarse.

- ¿Cual es la tendencia en jardines?

- Ahora están de moda los jardines verticales, pero tienen sus inconvenientes: las plantas están muy apretadas y en una forma que no es natural. El riego es caro y el mantenimiento un gran tema. Son muy caros y duran uno o dos años. Prefiero los jardines de hojas - se usan mucho en Brasil porque son para climas subtropicales. Tienen una onda muy botánica, con hojas de colores, dracenas bordó, cubresuelos verdes y palmeras hacia arriba, que dan un aspecto muy selvático.

- ¿Creés que a Tucumán le cabe el mote de Jardín de la República?

- Sí, definitivamente. Me trajeron flores de las yungas que están buenísimas. A mí me encanta trabajar con materiales de la zona. Encontré maravillas: lianas, hojas de filodendro, potus, flores de heliconia rostrata que cuelgan y que no se dan en Buenos Aires. La diversidad de follaje aquí es muy grande y la variedad de flores es increíble: gerberas, lisianthus, statice flower o flores de papel, jazmines... toda esta zona por la amplitud térmica es ideal. Cada vez que viajo lo primero que hago es mirar los parques y jardines pero esta vez no he visto muchas plantas con flores, con follaje sí.

- ¿Se está perdiendo la cultura de las flores?

- Está volviendo. La nueva urbanización está teniendo en cuenta la vegetación. La mayoría de los proyectos están contemplando un jardín interno o externo. Pero es en el interior del país donde todavía vemos las casas con sus jardines con flores, la huerta, el limonero. El hombre moderno va a necesitar mucho de las plantas sobre todo en un futuro para poder sobrevivir. Sin embargo las generaciones nuevas van perdiendo el culto a las flores, esa costumbre de comprar una flor para tener una atención con alguien o devolver un favor. La mujer hoy prefiere que le regales una cartera antes que un ramo de flores. Y además el hombre moderno es cada vez menos romántico. Es una lástima.

- ¿Y en el mundo qué pasa?

- En el mundo el mercado de las flores va en ascenso. La tecnología ha mejorado muchísimo las flores. Antes necesitabas que alguien te trajera un gajito de rosa inglesa escondido en el avión; hoy la genética permite conseguir ejemplares más grandes y con más colores. El límite es el perfume... en eso la tecnología todavía no puede igualar a la naturaleza.


> Algunos tips 

- Remedios caseros 

 Los consejos de las abuelas para mantener la salud de las plantas vienen bien para evitar los productos químicos. Por ejemplo: para limpiar las hojas verdes, conviene mojar una esponja limpia en un poco de leche y agua y pasar por las hojas. La grasa de la leche les dará brillo y a la vez alejará las pestes. También sirve hacer una preparación con agua, un poco de jabón blanco diluido y tabaco rubio. Mezclar y rociar los retoños. Esto evitará la aparición de pulgones y otras plagas.

- Plantas para vagos

Mucha gente ama las plantas pero se olvida de regarlas o viaja mucho. Para ellas, conviene elegir cactus y  suculentas, que necesitan poca agua. Al cactus hay que regarlo una vez por mes y en otoño e invierno casi nunca.

- Nunca amor en exceso

Amar las plantas no significa regarlas demasiado, al contrario. Si se las riega mucho, sobre todo en otoño, las raíces se pudren. Cada especie tiene necesidades diferentes. No se puede comprar una planta sólo porque es linda. Antes de adquirirla conviene asesorarse sobre las condiciones que requiere para vivir y ver si uno va a poder darle la luz, el aire y el riego que necesitan, dice Federico Sánchez.

-  ¿Juntas o agrupadas?

El mejor lugar para uno no siempre lo es para la planta. Ciertos espacios son mejores para determinados ejemplares por la sencilla razón de que allí reciben mejor luz o una corriente de aire que los favorece. ¿Juntas o agrupadas? Muchas veces las plantas que están solas se “entristecen”. Reunirlas en grupos de acuerdo a sus características y necesidades es lo mejor.

› Federico Sánchez 

Tiene 43 años y vive en San Isidro, Buenos Aires. Hijo de productores de flores de corte, trabajó toda su vida en la florería que su abuela fundó en 1945. Estudió la carrera de Floricultura en la Universidad de Buenos,  Paisajismo y egresó de la Escuela Iberoamericana de Arte Floral. Realizó cursos con los maestros John Brooks, James van Sweden, Ofghan Oheme y Mario Antonelli. En la Copa de las Américas (Brasil, 2011) obtuvo el 6° lugar. Conduce el programa de TV “Decora con flores”

> GARDEN CLUB

Continúa hoy el Congreso Nacional

Actividades

Hoy y mañana continuará el desarrollo del congreso en el hotel Hilton. Hoy están previstas reuniones institucionales y un taller coordinado por Federico Sánchez. Mañana se realizará un show de diseños florales y un almuerzo de despedida.

Comentarios