David Lebón, el rey de las seis cuerdas

"Encuentro supremo" es el nombre del disco con el que ganó el Gardel en 2017, y también la propuesta que el guitarrista y cantante le hace a su público en todo el país. Hoy vuelve a Tucumán, donde se siente tratado como un venerable monarca del rock.

09 May 2018
1

- UN SHOW INOLVIDABLE. Pura magia en la plaza Independencia.

> ACTÚA HOY | A las 21.30 en el teatro Alberdi (Crisóstomo Álvarez y Jujuy).

“La gente se va a encontrar con un amigo que le tirará buena onda. Vengo a ofrecer amor, simplemente”, afirma reiteradamente David Lebón durante la entrevista con LA GACETA.

El músico actuará esta noche en el teatro Alberdi, como parte de una gira nacional en la que está presentando los temas de su nuevo disco, “Encuentro supremo”, junto a clásicos de su extensa carrera. A los 65 años, acredita medio siglo junto a la guitarra: comenzó a tocarla en Estados Unidos, donde se radicó su familia en momentos en que el rock comenzaba a ocupar todos los espacios. Cuando despuntaba 1970 se sumó a su primera banda en el país (nada menos que Pappo’s Blues, una de las fundacionales de los nuevos sonidos en la Argentina) y nunca más se alejó de los escenarios, sea en grupo o como solista.

“Soy un hombre grande, pero a la vez me comporto como chico porque me gusta jugar con la música, con mis siete niños. Me quedé en el país porque me encanta la Argentina con su gente, con sus ganas de hacer, pero desgraciadamente se nos va porque no le estamos dando nada”, reflexiona sobre la realidad que lo tiene preocupado.

“Encuentro supremo” tiene 11 canciones de su autoría y un homenaje a Luis Alberto Spinetta, con una versión de “Laura va”. “Este tema no está en el repertorio de la presentación en vivo, porque tiene un arreglo de cuerdas muy especial, difícil para hacer en un recital”, aclara.

Durante la conversación, demuestra su expectativa porque se reencontrará con su hijo radicado en Tucumán, Panchi Lebón, aunque admite que no sabe en qué lugar de la provincia vive: “ya pactamos que subirá al escenario del Alberdi y tocará dos temas en la batería”.

- ¿De dónde nace tu rock?

- Nadie me enseñó, lo aprendí solo. No soy de mirar y de juzgar a mis colegas, soy muy tranquilo respecto a eso y creo en lo que pasa y en lo que no pasa. Vivo un momento hermoso y me entusiasma encontrarme con mi hijo. Sé que las cosas están difíciles y es todo un tema complicado llegar a determinados lugares, pero Tucumán es especial para mí; cada vez que fui me trataron como rey. Que quede claro que voy a ofrecer amor… No es que me ponga en posición de pastor o de religioso. Les habla Lebón, el músico, nadie más. Eso que me pasa a mí, soy feliz y quiero compartirlo.

- ¿Cómo te encontrás en el panorama actual del rock, siendo que vivís la música desde otras décadas, con Serú Girán o Pescado Rabioso?

- Luis (Spinetta) no está, tampoco Oscar Moro ni Pappo, hay un montón que se fueron. Parece que hace tres años hubo como un llamado especial del cielo y me dejaron solo. Pero me dejaron trabajo, mucho trabajo. Esto es un cuento, claro, que me hago para estar bien, qué sé yo qué es el cielo… Por eso, antes de que me toque viajar a mí, quiero disfrutar y hacer disfrutar al público, a quien siempre le agradezco por todo lo que me dio.

- ¿Y cuál es tu impresión del rock actual?

- Creo que hay bandas que tocan muy bien, me gusta Eruca Sativa, por ejemplo. Y otras que son de chicos de 14 o 15 años que les falta ensayo, son nuevitos. Es clave que uno busque, no quedarse quieto: al principio copié a Los Beatles, a Los Gatos, pero en un momento sos vos mismo. Descubrís que podés componer. Habrá canciones de todo tipo, de diferentes estilos, pero lo importante es que sean buenas, que la gente pueda abrir el corazón con ellas.

- Se parece a una propuesta espiritual...

- Es mi realidad, y la trato de compartir. El amor, el poder sentir amor, el ser feliz que es lo que más me importa. Quiero compartir una felicidad que no hay últimamente. Todo lo que vemos son peleas por la televisión. No odio a nadie… Y soy feliz. Hay que comenzar a ir por otro camino, buscar por el camino interior; aprender a respirar, eso es muy grosso. Siempre estuve interesado en por qué respiraba, por qué salía el sol y esas cosas. Aprender a respirar te puede cambiar la vida.

- ¿Los nuevos modos de consumo cambiaron tu música?

- Me cuesta aceptar, o mejor dicho acostumbrarme a los nuevos formatos pero funcionan; le está dando mucha prensa a muchos grupos y eventos, lo que antes no pasaba. Bienvenido sea. Aunque mi música no se ha modificado, por supuesto… Vengo de tocar en Mendoza, donde estuvo lleno el lugar y fue hermoso. Cualquier tipo de mi edad piensa en hacer lo mejor que pueda.


un show inolvidable 
pura magia en la plaza independencia
David Lebón destaca que siente a Tucumán como un hogar, pero de todos modos no son frecuentes sus visitas. La más recordada fue en 2007, cuando actuó en dos oportunidades con Pedro Aznar: el 15 de mayo en el teatro Alberdi y el 30 de septiembre, en el cierre popular del Septiembre Musical en la plaza Independencia. En marzo de 2011 estuvo en Concepción, acompañado por Tripas Calientes. “Si me das tu amor”, “Mundo agradable” o “Sólo Dios sabe” estuvieron en el repertorio de aquellas presentaciones, que cerraron con el clásico de Serú Girán, “Seminare”.
> David Lebón destaca que siente a Tucumán como un hogar, pero de todos modos no son frecuentes sus visitas. La más recordada fue en 2007, cuando actuó en dos oportunidades con Pedro Aznar: el 15 de mayo en el teatro Alberdi y el 30 de septiembre, en el cierre popular del Septiembre Musical en la plaza Independencia. En marzo de 2011 estuvo en Concepción, acompañado por Tripas Calientes. “Si me das tu amor”, “Mundo agradable” o “Sólo Dios sabe” estuvieron en el repertorio de aquellas presentaciones, que cerraron con el clásico de Serú Girán, “Seminare”.


> Los hitos de un artista 

-  David Lebón integró como bajista la primera formación de Pappo’s Blues, en 1970.

-  Participó en la grabación del disco debut de La Pesada del Rock and Roll, junto a Billy Bond.

- En 1971, luego de ser baterista de Color Humano, se unió a la banda de Luis Alberto Spinetta, Pescado Rabioso. También integró Espíritu, Polifemo y Seleste.

- En 1973 grabó su primer álbum solista, que lleva su nombre, en el que tocó casi todos los instrumentos.

-  Entre 1978 y 1982 fundó y participó en uno de los grupos más grandes del rock argentino: Serú Girán, junto a Charly García, Pedro Aznar y Oscar Moro.

-  En 1985, 1995 y 2015 recibió el Diploma al Mérito de los Premios Konex como uno de los cinco mejores cantantes de rock y como autor/compositor de rock de cada una de esas décadas. 

-  La revista Rolling Stone lo ubicó en el tercer puesto de la lista de los 100 mejores guitarristas del rock argentino.

-  Su último trabajo, “Encuentro supremo” mantiene su estilo, que es potente y emotivo a la vez. La producción fue distinguida con el premio Gardel en la categoría mejor álbum de artista nasculino de rock el año pasado.

-  En total, ha participado en la grabación de más de 70 álbumes del rock argentino, de los que 15 son discos solistas.


Comentarios