Pánico en Hawaii por sismos y la erupción de un volcán

Miles de personas tuvieron que abandonar sus hogares por los múltiples temblores. Hubo sacudidas de hasta 6,9 puntos de la escala Ritcher, la mayor magnitud medida desde 1975, según se informó.

06 May 2018
1

KILAUEA. Por las fisuras subterráneas que se produjeron a causa de los movimientos sísmicos se filtró la lava del volcán que entró en erupción. reuters

HONOLULU.- Miles de personas se vieron obligadas a huir de sus casas ayer después de una sucesión de terremotos y de replicas que se prolongaron durante la última semana, incluida una fuerte sacudida de 6,9 grados en la escala de Richter, que causó varias erupciones en las laderas del volcán Kilauea, en el archipiélago estadounidense de Hawaii. La isla se vio sacudida provocando escenas de pánico entre los habitantes, que debieron abandonar sus hogares.

El último temblor, de magnitud 5,3, se produjo a las 0.37 GMT. Unos 90 minutos antes se había producido el más intenso, de magnitud 6,9, que se vio precedido por otro de 5,4 en la hora previa, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Estos sismos se produjeron después de otro de magnitud de 5 puntos que tuvo lugar el jueves y que causó decenas de réplicas. Los temblores de 6,9 y de 5,4 son los mayores medidos en Hawaii desde 1975, según informó el portal de noticias “Hawaii News Now”.

Al igual que entonces, también en esta ocasión los sismos tuvieron lugar cerca del volcán Kilauea, en Big Island, la mayor isla del archipiélago del Pacífico, y a sólo pocos kilómetros de profundidad.

Sin riesgo de tsunami

No hay riesgo de tsunami, según informaron las autoridades. Según la prensa, se vivieron escenas de pánico con personas huyendo de los edificios, pero por el momento no se reportaron heridos ni grandes daños materiales.

Ayer se produjeron nuevas fisuras subterráneas por las que comenzó a brotar lava que causó pequeños incendios. Cuando se produce la erupción de un volcán en Hawaii es habitual que la lava no sólo desborde por el cráter, sino por otras partes debido a ese tipo de fisuras.

Los servicios de rescate advirtieron del riesgo que supone la elevada concentración de gases de azufre en el aire.

Las vías de comunicación se mantienen intactas tras la erupción y los sismos, informaron las autoridades locales. También se levantó la prohibición temporal de despegar y aterrizar en el aeropuerto internacional.

Según la compañía eléctrica Hawai Electric Light, quedaron sin suministro unas 14.000 personas.

El volcán Kilauea es uno de los más activos del mundo. Entró en erupción el jueves y arrojó lava candente y cenizas. Antes de la erupción, unos 1.700 habitantes fueron llamados a desalojar sus hogares.

Las autoridades advirtieron que la orden de evacuación podría extenderse. “Todavía no hay una situación estable”, dijo desde el departamento de Defensa Civil de la isla Talmadge Magno. “Esto no terminó, podría volver a intensificarse en cualquier momento. No sabemos cómo va a ir esto”, dijo citado por el canal HNN.

El gobernador David Ige ha movilizado a las tropas de la Guardia Nacional del archipiélago y advertido a los habitantes para que acaten las advertencias de la Defensa Civil. (DPA)

Comentarios