La Liga de los argentinos

06 May 2018
1

LA “SAETA”. Alfredo Di Stéfano aportó su futbol para agigantar a Real Madrid.

Tres argentinos marcaron la historia de los tres clubes que hacen que la Liga de España tenga hoy el fútbol más exitoso del mundo, gran candidato además para Rusia 2018. El primero, claro, es Leo Messi, que lleva 32 títulos en 14 temporadas con Barcelona. Antes de Messi, Real Madrid, su rival hoy en el Camp Nou, y acaso cerca de ser el mejor Real Madrid de toda su historia, le llevaba a Barcelona una ventaja de 13 Ligas de España (29-16). Con Messi, esa ventaja se redujo a 8 (33-25). Alguna vez, Barcelona levantó apenas una Liga en 14 años. Ahora suma 9 en 14 años. Las nueve con Messi. Además, esta última puede llegar a ganarla invicto y completar la mejor Liga de un campeón en Europa de todos los tiempos.

Barcelona encadenó además el octavo doblete de su historia. Cuatro de ellos fueron con Messi. Es cierto, el fiasco ante Roma marcó el fracaso en la Champions. Pero Barcelona reinó cinco veces en Europa, y cuatro de ellas fueron con Messi. Claro, la increíble marca actual de Real Madrid en Europa parece opacar algo. ¿Quiere saber la diferencia de títulos que tienen entre sí Messi con Barcelona y Cristiano Ronaldo con Real Madrid? La diferencia (aún concediendo que el portugués inició en 2009 es notable: 32-18 a favor de Messi.

Real Madrid, justamente, también cambió de signo a partir de Alfredo Di Stéfano, el segundo argentino de esta historia. Antes de “La Saeta”, Real Madrid había ganado apenas dos Ligas en 25 años. Con Di Stéfano sumó 8 Ligas en 11 años, además de las primeras cinco Copas de Europa seguidas, 1 Copa de España y 1 Copa Intercontinental. Una campaña a la que sólo se acerca este Real Madrid de Cristiano Ronaldo. No por las Ligas de España (apenas 2), sino porque, en tiempos de mucha mayor competencia, amenaza con conquistar su tercera Champions seguida. Es cierto, esta última lo tiene al portugués menos protagonista en los tramos decisivos y Real Madrid tampoco está jugando bien. Incluso tiene demasiadas ayudas arbitrales. Pero avanza y avanza. Parece por momentos aquel Boca de los tiempos de Carlos Bianchi en la Libertadores. Un Boca copero que, según vemos en estos días, sus hinchas añoran cada vez más, por mucho que puedan repetir ahora título local.

A los dos más grandes, España suma a Atlético de Madrid, conducido por Diego Simeone (el tercer argentino de esta historia), clasificado el jueves pasado para jugar su novena final de copa europea, la quinta con el “Cholo” como técnico. Atlético, con el “Cholo”, tiene además un título de Liga, una Copa del Rey y otro de Supercopa (los tres únicos no ganados por Real Madrid o Barcelona en los últimos años, salvando una Supercopa del Athletic, en 2015).

A nivel nacional, pero cuando el bipartidismo no estaba tan impuesto como ahora, Atlético tuvo tiempos mejores (en los ’60 ganó una Liga, tres Copas y una Recopa y en los ’70 tres Ligas, dos Copas y una Copa Intercontinental). Pero a nivel continental nadie duda en decir que esta versión creada por Simeone es el mejor de toda su historia. Un reconocimiento que cobra más valor si se recuerda que cuando Simeone llegó en 2011, el equipo estaba al borde del descenso. Ahora suma cinco títulos en siete temporadas y buscará el sexto. También está a un paso de concretar su segundo puesto en la Liga, dejando atrás nada menos que a Real Madrid, con Ronaldo y otras figuras.

Real Madrid y Barcelona viven sus épocas doradas sin haber modificado su condición de asociación civil. Atlético se convirtió en cambio en una Sociedad Anónima Deportiva. Cambió estadio y escudos históricos. Los resultados de Simeone acallan todo. No hay un Messi ni un “CR7”. Pero hay un equipo compacto que no regala nada y que sí aprovecha el más mínimo error del rival. El objetivo ahora es ganar la Liga de Europa. El título lo habilitaría a definir la Supercopa europea contra Real Madrid (si le gana a Liverpool). Final europea entre madrileños.

Real Madrid cedió a Barcelona el dominio de la Liga española, pero se siente a punto de hacer historia. Si gana Atlético (16 de mayo ante Olympique Marsella, en Lyon) y luego Real Madrid (26 de mayo contra Liverpool, en Kiev), será la segunda vez en la historia que dos campeones europeos en una misma temporada sean de una misma ciudad. La única vez había sido en 1994, con Milan campeón de la Champions (venció en la final a Barcelona, cuyo DT era Johan Cruyff) e Inter en la Copa de la UEFA (superó al Salzburgo).

Eran tiempos también de Recopa en Europa y por eso no hubo final entre los dos equipos de Milán. La final madrileña, entonces, sería la primera de la historia. El dato no hace más que confirmar el notable dominio de la Liga española en Europa. Sus dlubes han estado en 22 de las 30 finales de esta década. De los 58 clubes finalistas, 27 han sido españoles. De los 27 campeones europeos de la década, 17 han sido españoles. Real Madrid ganó tres de las últimas cuatro Champions y, cuando falló, el campeón fue Barcelona. De las últimas 10 finales de Champions, en sólo tres no hubo clubes españoles. En Liga de Europa, la última década registra tres triunfos de Sevilla, una marca que ahora busca igualar Atlético. Y en Supercopa europea, los últimos cinco campeones son españoles. España es mucho más que Messi y Ronaldo. Rusia 2018 la espera.

Comentarios