Cartas de lectores

06 May 2018

El vuelto

Los países planifican la emisión de sus monedas de acuerdo a muchas circunstancias económicas y sociales siempre muy particulares. En nuestro país sucede lo mismo, la circulación monetaria se distribuye de acuerdo con las necesidades de consumo, supongo que es ya así, no soy economista. El caso es que hace tanto tiempo que la picardía gobierna la circulación monetaria que ya nos parece moneda corriente. Con la desaparición de los billetes de dos pesos la lógica nos dice que el reemplazo tendría que ser inmediato, claro, no tenemos en cuenta la picardía de los comerciantes de Tucumán. Antes jamás había billetes chicos y monedas para dar vuelto, por supuesto ahora tampoco, me niego a aceptar que no haya posibilidad de conseguir el cambio chico ya que los bancos están obligados a cumplir con su distribución. Recuerdo mis épocas de empleado de comercio cuando tenía que acarrear las monedas en bolsas solicitadas con tiempo a los bancos para comenzar la jornada con la caja en condiciones, entonces el cliente era lo importante, entonces, en todo caso, habrá que comenzar una campaña de educación y dejarle la carne cortada al carnicero, el fiambre cortado al fiambrero, el zapallo cortado al verdulero, porque si bien esto puede ser un mínimo hecho, quizás hay cosas más importantes para resolver en el país. Pero hay que comenzar y hacer el esfuerzo de una vez y por todas para educar al soberano, sino seremos siempre la sociedad de cuarta que no queremos ser.

Rubén Quintans

[email protected]

Argentina

La máquina trituradora de sueños se llama Argentina. Son muchos las opiniones de los economistas y de quienes hemos pasado por estas situaciones tan nefastas. En mi caso me permito como damnificado de todas las ciclotimias económicas que he padecido, opinar. Nuestro mal endémico pasa sin dudas por los cráneos que operan esta máquina de triturar personas, familias, con ellos sueños, esperanzas y deseos de vivir en algunos casos extremos. Ellos son los alquimistas y nosotros los ratones del laboratorio económico-financiero, estos verdaderos discípulos del diablo, como Cavallo con su plan de convertibilidad y sus privatizaciones a medida, en boga nuevamente. Hoy más contemporáneo, Dujovne, que anuló la resolución de Lavagna que le ponía freno a los capitales golondrinas que vienen a través de la banca internacional a timbear con tasas que en el mundo no existen, (representante de los mismos) que luego trocan por dólares nuevamente teniendo unas diferencias extraordinarias en dólares, 20% o un 30%, drenando las reservas del Central. Cierren el grifo por favor, no se dan cuenta que lo están pulseando los capitales y va perdiendo frente a la divisa. O devalúen para que no se convierta en una agonía en donde nos corroe la incertidumbre, que nos genera ansiedad y angustia. Vayamos a la bimoneda y nos sacamos la expectativa del verde definitivamente porque la economía está dolarizada y los ingresos son en pesos, una convertibilidad de verdad, no nos damos cuenta que este sistema de ballenas, horneros o guanacos es obsoleto no alcanza, es para National Geographic. Estoy harto de vivir a los saltos dónde sólo se enriquecen los de siempre, sean funcionarios o aprovechadores de estas políticas de turno, por las dudas ellos al dinero lo tienen afuera porque no confían en sí mismos, no vaya a ser que ocurra algo como dijo Aranguren. Mientras en la vida real nos han cazado y sometido a los jóvenes con los créditos hipotecarios, ¿dónde ésta el Estado? Ahora quedaron enredados por 30 años en esta máquina, ¿cuál es el plan “B”? si no hay un plan “A”. Con todo respeto señor Presidente, dé la cara y explique cuál es su plan maestro, no deje en mano del alfajorero Dujovne, que nos explicará que la culpa es de EEUU por la suba de tasas y seguiremos en la nebulosa.

Roberto Rubén Sánchez

Corrientes 1.735

San Miguel de Tucumán

Inseguridad y armas

Nuestra policía aconseja: “si lo asaltan, no se resista, entregue todo lo que le pidan u ordenen, no intente defenderse ni defender a terceros, eso agravaría su situación ya que pueden estar al frente de asesinos o drogados”. Suiza, un país centro-europeo, famoso por su neutralidad y pacifismo, donde la inseguridad casi no existe, según la ONG Small Arms Survey nos muestra que en la población civil, uno de cada dos habitantes tienen armas y que aprenden a usarlas. Los delincuentes saben que atacar a una persona armada les puede generar un lógico riesgo de vida. En consecuencia los actos delictivos han bajado casi al 0%. Nuestros gobernantes suelen imitar lo peores ejemplos de acciones o situaciones en el mundo. Deberían aprender a copiar, sí, a copiar simplemente lo que mejor funciona bien en otros países. Hoy, ante la inseguridad que crece día a día, y la manifiesta incapacidad de Bullrich, Ministra de Defensa de la Nación, para resolverla, los asaltantes tendrían que saber que, si ingresan a un domicilio para robar, se pueden encontrar con una persona armada y dispuesta a defender su vida, la de su familia y sus pertenencias, y que por cierto le puede hacer pagar con su vida el acto irracional de atacar para robar, o atacar a ciclistas (en la zona de Horco Molle es frecuente) o peatones, ya que estos pueden portar armas de defensa, incluidas las “pimientas de defensa”. En nuestro país, poco acostumbrados a cumplir con las leyes, decretos o disposiciones de orden, esto podría ser una alternativa válida para terminar o reducir la inseguridad. No sé. Tal vez simplemente no queremos mejorar nuestro estilo de vida, conviviendo con los cárteles de drogas, drogadictos, delincuentes, temiendo salir o aún de permanecer en nuestro domicilio. Para pensar, tal vez.

Federico Vázquez

[email protected]

Comentarios