Una milonga donde el hombre no guía ni la mujer lo sigue

27 Abr 2018

COMIENZA HOY

• Desde las 20 en Charco Espacio Experimental (avenida Sarmiento 941).

“El tango no es una moda, es una forma de vida”, afirma un tanguero de ley ante la cámara de Mauro Cena y Alberto Germanó, que se encuentran rodando la película “Milonguerxs, Tango en la nueva era”. A tono con estos tiempos, se inaugura esta noche la primera Milonga Queer en Tucumán, que funcionará en Charco Espacio Experimental. “Lo esencial es que los roles de pareja no son fijos, sino libres”, le dijo a LA GACETA una de las autoras de la iniciativa, Alina Farah. “Se me ocurrió cuando en el ciclo de Cine Feminista vi el trabajo de Tangoqueerido y me pareció muy bueno”, agregó.

¿De qué se trata esta propuesta? Lo fundamental es que hay inversión de roles en la danza, mientras la música y el tango se mantienen. “No está sujeto a los roles de género, donde hay un conductor varón y una receptora mujer, según la tradición. Los roles son indefinidos; hay intercambio. No hay un hombre que guía la danza y la mujer que sigue esa dirección: las parejas puede ser dos hombres o dos mujeres, y se intercambian los roles de guías”, describe Farah.

A las 21 se brindará una clase para principantes, a cargo de Luciana Bollea, quien es profesora de tango. Y a las 23 la pista se dispone para la milonga, con música del dj Víctor J Ont y luego del dj Baby.

Farah y Bollea coinciden en que no puede faltar el abrazo tanguero: “es una conexión con la energía del otro, es toda una pasión”. “Es bastante positivo abrir un espacio que pueda incluir al colectivo Lgtbi, compartir y experimentar”, sostienen. Las milongas queer visibilizan la diversidad sexual en un género considerado patriarcal y machista; en términos políticos, es un espacio de igualdad y existe libertad para todos de actuar los distintos roles. La intención es insertarse en un territorio que han crecido mucho en la ciudad, donde de martes a domingo se baila en distintos sitios.


Comentarios