Cartas de lectores

26 Abr 2018
1

ESCUELA DE VIALIDAD NACIONAL

Queremos manifestar nuestra preocupación por la continuidad de nuestros estudios como alumnos de la Tecnicatura Superior en Obras Viales que se dicta en la Escuela Técnica de Vialidad Nacional N°3 “General Manuel Belgrano”. A raíz del conflicto surgido con la situación laboral de nuestros docentes, ya que la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) ha dado de baja a la planta transitoria docente a la que ellos pertenecían. Estamos conmovidos por las decisiones que se han tomado en la DNV, institución que dio origen a este proyecto educativo con la asistencia académica de la Universidad Tecnológica Nacional y del cual forman parte 1.200 alumnos y 300 docentes de las cinco escuelas viales del país. La incertidumbre que están vivenciando nuestros docentes influye en la incierta continuidad de nuestros estudios, que hoy están en compás de espera, según lo prometieron las autoridades de la DNV, cuando se resuelva un nuevo convenio con la UTN pero sin garantía de continuidad laboral para los docentes, lo que implicaría interrupciones en nuestra carrera con el riesgo de perder el año e incluso todo lo cursado hasta el presente. Solicitamos a las autoridades que correspondan que intervengan a los fines de resolver este grave conflicto.

Rubén Jiménez

[email protected]

AGRICULTURA FAMILIAR

Ante las declaraciones del ministro de Agroindustria, Luis Etchevere -“en 2008 el Ministerio contaba con 606 empleados y hoy tiene 4.200”- los trabajadores de la Secretaría de Agricultura Familiar queremos manifestar que la ex Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, transformada en ministerio, absorbió cientos de empleados de programas que trabajaban para el sector agropecuario, principalmente el Programa Social Agropecuario (PSA), que contaba con más de 900 técnicos, dando lugar a laSAF. El m inistro denigra la condición del empleado público y desconoce la existencia de trabajadores profesionales que brindan asistencia técnica y transferencia tecnológica a agricultores familiares, muchos en situación de pobreza. En 2014 se sancionó la “ley de reparación histórica para la agricultura familiar”, que establece lineamientos de desarrollo y arraigo rural, pero que el ministro no quiere reglamentar. Actualmente tenemos capacidad de atender solamente al 10% de pequeños productores del país. No se logra comprender cómo el señor Presidente pretende que su gestión alcance la meta Pobreza Cero implementando despidos y recortes, marginando aún más al sector más vulnerable de la ruralidad argentina.

Ricardo Francisco Haedo 
[email protected]

BOLETO UNIVERSITARIO

Felicito al Intendente de San Miguel de Tucumán por el veto al Boleto Universitario Gratuito. Algunos lectores padecen bochornos por tal circunstancia. Es evidente que 70 años de gobiernos populistas -interrumpidos por golpes militares que poco aportaron al respecto-, han limado la capacidad de esfuerzo a gran parte de los argentinos. Comparto que la educación primaria y secundaria sea gratuita, ya que permite sentar las bases en valores humanos a los niños y jóvenes. Así, estos grupos etarios aprenden a elaborar procesos de razonamientos positivos que les lleven a descubrir las virtudes basadas en tales valores. Necesitamos ciudadanos que entiendan que vivir en paz, en sociedad, es posible, en la medida que se les brinde educación, además de instrucción suficiente para descubrir sus talentos; y coincido en que el transporte de los alumnos sea gratuito o que represente un pago simbólico. Ahora bien, pienso que los mayores de edad, si por convicción desean especializarse en un oficio o profesión de niveles terciario y/o universitario, tienen que sacrificarse honestamente. La enseñanza superior nos cuesta a todos los que pagamos impuestos ya que es gratuita. Si encima le tenemos que dar comida gratis, boleto gratis, atención sanitaria gratis, etcétera, me parece un despropósito. Por viejas “conquistas”, los claustros universitarios están atravesados por partidismos políticos que a veces dificultan la educación científica y humanista, ya que representa un gasto elevado, sin desmerecer la riqueza de las corrientes políticas a las que representan. Pero todo eso lo tenemos que pagar con nuestros impuestos y después nos quejamos de la gran presión fiscal a la que nos someten los gobernantes. Es muy importante la capacitación cívica de los estudiantes superiores, que se nutren de esos partidismos políticos pero que no sea a costa de mayores impuestos. Debiera preverse el pago de un bono anual a cargo de los alumnos con un monto mínimo y sin limitar valores máximos, dejando de lado la falacia de “carta de pobreza” para evitar su pago. Ello, sin obstaculizar el otorgamiento y mantenimiento de becas, pero en casos estrictamente analizados para su merecimiento. El desafío de retomar los caminos de crecimiento -tanto social como humano y económico- que nos permita volver a ser una de las potencias mundiales como en 1930, donde gozábamos del menor índice de analfabetos de toda América, debiera representar un esfuerzo titánico y sacrificado para nuestra generación adulta de hoy. Así permitiremos que nuestros hijos -y especialmente nuestros nietos- tengan un futuro promisorio.

Luis Vides Almonacid

[email protected]

BOLETO GRATUITO (II)

Al Gobernador de la Provincia, al Intendente de la Municipalidad de la capital, que compiten entre sí para otorgar supuestamente un boleto gratis a estudiantes del ciclo primario, secundario y universitario, quiero pedirles como el mejor acto de justicia, se acuerden y concedan el boleto gratis en todas las líneas de ómnibus de la provincia a los jubilados y pensionados provinciales y municipales transferidos a la Nación que cobran el salario mínimo, que lamentablemente quedan pocos y siguen reclamando todos los días a ese gobernador y ese intendente lo ordenado por ley y por cientos de sentencias judiciales, sin olvidar las deudas por haberes impagos –deudas retroactivas-. ¿Podemos soñar?

Ángel Ricardo Salguero

[email protected]

LA CRISIS ECONÓMICA

Las malas políticas económicas se convirtieron en una recesión. Tres grandes aumentos impositivos en los años 2000 y 2001 desalentaron el crecimiento, y la intromisión en el sistema monetario a mediados de 2001, generó miedo a que se devalúe la moneda, evaporando la confianza en las finanzas del gobierno argentino. Una serie de errores garrafales empeoraron aún más las cosas, una sucesión de gobiernos debilitó los derechos de propiedad al congelar depósitos bancarios; provocar irreflexivamente un default en la deuda externa del gobierno; cortar el duradero vínculo del peso argentino con el dólar, convirtiendo por la fuerza depósitos y préstamos a pesos argentinos a tasas desfavorables. La vulnerabilidad de la economía argentina se despliega mediante la apertura importadora y de la cuenta de capitales, determinando la dependencia del ingreso de capitales del exterior para equilibrar el déficit del balance de pagos. Los capitales presionaron y aún lo hacen, para abrir las cuentas de capital de los países de menor desarrollo relativo. Esos capitales cuentan con el apoyo de organismos financieros internacionales. Esta gestión del presidente, Mauricio Macri, ha potenciado la crisis económica. Nuestra sociedad, por esta situación, se atrasa o no pueden afrontar los incrementos de tarifas, sufre el corte de los servicios y las penalidades asociadas para restablecerlos. La única solución es consumir menos electricidad y gas o restringir otros gastos, en una amarga decisión entre ser pobres energéticos o pobres de otros bienes y servicios. Son síntomas de una realidad que no conmueve al Gobierno; están preocupados en demostrar al FMI y a los mercados internacionales, que la prioridad es cumplir la meta de ajuste fiscal. Un ejemplo son los jubilados que ganan $ 8.000, y reciben facturas de servicios públicos que agotan la mitad o más de esos haberes. “Las tarifas y los servicios públicos tienen un costo y ese costo hay que pagarlo”, definió el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ratificando la disyuntiva que impone el Gobierno a amplios sectores de la ciudadanía, entre usar los fondos disponibles para saldar las boletas de luz, gas, agua, transporte y peajes cada vez más caras o destinarlos a otras necesidades. Al que no le alcance, que no consuma, es la conclusión que se busca imponer en la batalla cultural, como dijo el ministro de Energía, Juan José Aranguren. Queda en evidencia que esta política neoliberal de Cambiemos, lejos de reconocer los traumas de la población, parece decidida a transitar el camino de una nueva crisis económica.

Julio Argentino Gómez

[email protected]

PROMESAS DEL PRESIDENTE

Quisiera responder a la carta del lector Antonio Hernández del 25/4. En ella el critica las promesas del Presidente. Le aclaro que no soy político ni estoy afiliado a algún partido. Sólo dos cosas voy a aclarar, primero, lo de Pobreza Cero es un objetivo que Dios quiera se pueda cumplir en 20 años; lo otro es que Mauricio Macri es nuestro presidente desde hace poco más de dos años; en cambio entre el peronismo, principalmente, y el radicalismo, vienen gobernado el país desde 1945, o sea más de 70 años, y la pobreza en esa época era del 3% según cifras oficiales. Hoy estamos en casi 30% . Creo que el señor Hernández debería criticar todo ese período y darle al señor Macri un voto de confianza hasta que termine su período.

Rodolfo Dagum


Avenida Salta 721


San Miguel de Tucumán

Comentarios