Atlético empieza otra semana clave para demostrar que tiene “algo más”

Atlético empieza otra semana clave para demostrar que tiene “algo más”.

22 Abr 2018
1

GOLEADOR. Luis Rodríguez para la pelota ante Ismael Blanco, durante el entrenamiento. El “Pulguita” estará hoy en el banco. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

A finales de 2015, en Atlético comenzó a gestarse algo que hasta hoy parece seguir vigente. Difícil poner en palabras algo que no se puede palpar como lo es la “mística”. Un concepto tan romántico como sospechado de engañoso, poco creíble. Pero no parece haber otra explicación para una serie de triunfos que se repiten a lo largo de casi tres años, y que dejan al equipo en situaciones inmejorables.

La última fue en La Paz, en el partido que estaba obligado a ganar para seguir con aspiraciones en el grupo C de la Copa Libertadores. Justo el partido que ningún equipo argentino había ganado en los últimos 48 años.

“Creo que desde 2015 hasta acá, Atlético hizo mucho ruido. No éramos un equipo conocido: recién ascendíamos y nos teníamos que ganar la reputación y consolidarnos en Primera”, explica Luis Rodríguez, que apoya la presencia de esa condición impalpable en el club desde 2015.

Aquel equipo de 2015 no solo logró un ascenso a Primera sino que lo hizo un año después de haber sufrido una de las -sino la peor- peores frustraciones en la historia del club, en 2014.

La base de esos jugadores se quedó tras desperdiciar una chance de ascenso que se le otorgaban cinco de 11 equipos y de ellos surgió un título de segunda división, en condiciones mucho menos favorables.

En esa primera temporada en la máxima categoría se ganó una participación en la Copa Libertadores 2017, la primera de su historia. En realidad la ganaron los jugadores y la terminaron de abrochar los dirigentes en otra prueba de carácter, cuando lucharon durante casi dos meses el cupo junto a Independiente, uno de los clubes más poderosos. La “mística” sumaba otro capítulo y aún faltaba el más importante.

“Creo que la repercusión más grande que tuvimos fue el triunfo en Quito”, recuerda el “Pulguita” sobre ese episodio que estuvo a punto de ser una mancha negra en la historia del club y se transformó en una de sus páginas más gloriosas, cuando llegó tarde al partido ante El Nacional y lo vencieron con camisetas de la Selección.

“Parece que tenemos que jugar en la altura nomás”, bromea Andrés Lamas, de los más nuevos del plantel pero que ya fue anoticiado de la mística que tiene como curiosidad, incluir ciudades con altitud como La Paz o Quito.

“Seguimos haciendo historia pero no nos queremos quedar solo con esto”, advierte Luis Rodríguez que esperará en el banco esta tarde su oportunidad.

El duelo con Unión servirá para seguir consolidando al equipo en Primera, la base de cualquier intento de triunfo histórico para Atlético y cualquier otro club en Argentina. “Es un partido importante para la Superliga”, agrega. “En la Copa tenemos dos partidos como local y si los ganamos podemos pensar en una clasificación a octavos. Y ahí sí, estaría la siguiente hazaña que todos queremos”, dice el delantero.

Nada es seguro y menos en un torneo tan competitivo pero con Atlético nunca se sabe. Primero Unión y y luego, la siguiente prueba de carácter místico.

Comentarios