En la sala de audiencias de la causa DAU

21 Abr 2018
2

credito la gaceta / fotos de Ines Quinteros Orio

Iglesia de Aguilares.- Miguel Brito había comenzado a declarar el jueves. Ayer, por fin, terminó de contestar las preguntas del fiscal de Cámara, Carlos Saltor, y del tribunal. Al retomar su relato, el ex titular de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo se refirió a una obra cuestionada por la pesquisa: la restauración de la iglesia Nuestra Señora del Carmen, de Aguilares. “El (ex) senador Sergio Mansilla, en ese entonces (2011), me había pedido si era atendible (la intervención de la DAU)”, indicó Brito. Incluso, instó al fiscal a “invitar” al ex intendente e Aguilares para que confirme sus dichos. “La iglesia tenía unos problemas estructurales que comprometían (la edificación). No había todavía riesgo de colapso, pero había que actuar inmediatamente”, señaló el acusado, al explicar las razones que motivaron la declaración de urgencia y prioridad de la obra cuestionada. “El padre de esa iglesia no tenía fondos para encarar los trabajos, y había una fiesta patronal. Y así surgieron otras cosas, como humedad en algunas partes, así que la terminamos pintando toda. Es una hermosura cómo quedó: tiene murales, relieves, pinturas en el techo...”, enumeró.

Desacuerdo.- Luego de la declaración de Miguel Ángel Brito, las vocales de la Sala VI de la Cámara Penal, Alicia Freidenberg, Stella Maris Arce y María Elsa Molina (foto 1) pasaron a la instancia de las testimoniales. Entonces, surgió un desacuerdo por el orden de los testigos. Ocurre que la senadora Silvia Elías de Pérez y el legislador Ariel García, ambos de la UCR, eran los primeros citados, como autores de la denuncia, para el pasado miércoles. Pero como la declaración de Brito se extendió, las testimoniales fueron postergadas. Así, ayer se presentaron para aportar su relato los testigos Jesús Marcelo Yubrín, José Ernesto Amín, Orlando René Maidana y Mario Héctor Belmonte. Pero el fiscal de Cámara, Carlos Saltor, no había sido anoticiado a tiempo al respecto, y advirtió que no había alistado los cuestionarios para cada caso. Tras intercambiar opiniones, Freidenberg, que preside el tribunal, aceptó el pedido de Saltor y finalmente declararon Elías de Pérez y García. Antes, había sido tajante con una advertencia: “se debe respeto a todos los testigos, sea el cargo que tuvieren; todos merecen el mismo respeto”.

Sobreprecios.- El ex titular de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU) explicó ante el tribunal que los precios de los insumos que adquiere el Estado provincial son fijados a través de los costos determinados en “plaza interna”. Por ejemplo, señaló, el Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu) “tiene todos los ítems que hacen a la construcción de un módulo”. Así, mediante un análisis de costos, se calcula una cifra final. “Es muy fácil decir que hay sobreprecios, o que alguien se ha enriquecido. A esta señora opositora (por Elías de Pérez, denunciante de la causa) no se le cae de la boca la palabra sobreprecios y robo. Basta de falsedades, no hay sobreprecios. Siempre participa el Tribunal de Cuentas, con sus organismos técnicos y su cuerpo de ingenieros. Ellos analizan todo y no te dejan pasar una”, expresó ante el tribunal. En los pasillos, Brito se cruzó con Elías de Pérez. El acusado y la denunciante se ignoraron (foto 2).

Comentarios