Con un celular, las mujeres pueden denunciar el acoso callejero

13 Abr 2018

Sufrir el acoso en la calle, en la oficina, en la Facultad, en un viaje en colectivo es, lamentablemente, lo más común para la mayoría de las mujeres. Puede ser que cambie el lugar, pero la sensación de sentirse vulnerable es la misma para todas las víctimas cada vez que enfrentan una situación insultante. Así lo demostraron ayer, durante la presentación de Mumalapp, una aplicación de telefonía móvil para denunciar el acoso callejero.

Por ahora está habilitada para celulares con sistema Android. Las mujeres pueden denunciar cualquier forma de acoso callejero de manera anónima, simplemente contando lo sucedido. Lo más importante es que se habilite la ubicación en el teléfono para que la denunciante ayude a elaborar un mapa del acoso en todo el país.

Raquel Vivanco, coordinadora nacional de MuMaLá y presidenta del Observatorio Ni Una Menos, llegó a Tucumán para el lanzamiento de la App. “Desde el Observatorio venimos construyendo estadísticas que arrojan que a nivel nacional el 93% de las mujeres encuestadas dijo haber sufrido por lo menos una situación de acoso callejero a lo largo de su vida, en tanto que el 100% de las mujeres (más de 1.300 casos) dice llevar adelante distintas estrategias para prevenir el acoso en la vía pública -precisó Vivanco-; con esto hablamos de un problema que se resuelve de manera individual y por parte de las mujeres. Esto nos habla de la ausencia del Estado -remarcó-, tanto a nivel provincial como nacional, a la hora de generar políticas públicas que nos permitan y garanticen a las mujeres transitar el espacio público en forma segura y en libertad y en igualdad de condiciones que los hombres”.

Durante la presentación de Mumalapp, varias mujeres expusieron situaciones de acoso por experiencia propia. Describieron casos que ocurren con un jefe o con un compañero de trabajo. El caso empieza con palabras que parecen graciosas o que tiene un doble sentido -dijeron-, pero son situaciones de abuso de poder.

La anfitriona fue Yanina Muñoz, referente de MuMaLá en Tucumán. “Buscamos visibilizar y dimensionar lo que vivimos las mujeres en el espacio público a la hora de sufrir el acoso callejero -resaltó Muñoz-, que es una de las formas más naturalizadas y extendidas de violencia que vivimos las mujeres”.

La App es fácil de usar, apenas se abre la herramienta se toman la ubicación y se activa el teclado para registrar la denuncia. Se invita a las mujeres a escribir qué fue lo que le pasó, su edad y la hora en que ocurrió el acoso.

“Esto es para acompañar el reclamo que se está realizando en el Congreso nacional para que se sancione el acoso callejero -resaltó Muñoz-; no tenemos ley que lo sancione, por eso es importante que empecemos a desnaturalizar esta forma de violencia y generar estas herramientas para el debate”.

En la App se puede acceder a información sobre MuMaLá y a la web del Observatorio Ni Una Menos. Ambas referentes relataron que hay mujeres que tuvieron que cambiar de barrio o de carrera universitaria. La mayoría coincidió en que dejar en evidencia al acosador está bien, a pesar de las consecuencias que siguen para la víctima, como buscar alternativas para evitar al acosador.


Índices alarmantes 
n El 70% de las mujeres encuestadas debe lidiar con comentarios sobre su apariencia física.
n El 84% recibe bocinazos y silbidos. 
n El 59% debió soportar gestos vulgares. El 51% de las encuestadas recibe comentarios sexistas.
n La totalidad de las encuestadas menciona que sufrieron el acoso en edades que van desde los nueve a los 22 años.
> Índices alarmantes 
- El 70% de las mujeres encuestadas debe lidiar con comentarios sobre su apariencia física.
- El 84% recibe bocinazos y silbidos. 
- El 59% debió soportar gestos vulgares. El 51% de las encuestadas recibe comentarios sexistas.
- La totalidad de las encuestadas menciona que sufrieron el acoso en edades que van desde los nueve a los 22 años.



Comentarios