Según la Policía, se amotinaron para fugarse de la comisaría de Aguilares

Los tres detenidos de la capital que estaban alojados en el sur ya fueron reubicados

10 Abr 2018
1

La calma retornó a la comisaría de Aguilares y los tres reclusos de la capital que el domingo protagonizaron un motín, quemando colchones en su celda, fueron dados de alta y derivados a otro lugar de detención. Los revoltosos tuvieron un principio de asfixia y fueron asistidos en el hospital local.

Ayer, el jefe de la Unidad Regional Sur de la Policía (URS), Félix Concha, manifestó que los reclusos capitalinos, todos con frondosos prontuarios, intentaron fugarse. “La idea que tenían, al parecer, era la de generar el caos y aprovecharse de esa situación para huir”, dijo el comisario mayor.

En la comisaría estaban alojadas 13 personas, de las cuales 10 fueron nuevamente recluidas en el mismo lugar. No se dijo hacia dónde trasladaron a los frustrados prófugos. Estos habían sido derivados a Aguilares ante la falta de espacio que, en los últimos meses, se presenta en los lugares de detención de San Miguel de Tucumán. Habían llegado de la comisaría de Lules, donde también habrían iniciado un motín hace unos 20 días.

Más de 15 reclusos de la capital permanecen en dependencias del interior, según una fuente policial. Así, se profundizó la crisis que también acusan en las comisarías fuera de la capital y otros sitios destinados para procesados y arrestados.

“El domingo logramos dominar el intento de fuga de los reclusos de la capital; el hecho deja en claro que nuestras comisarías no están acondicionadas para albergar por mucho tiempo a gente procesadas o con numerosos antecedentes. La infraestructura edilicia es vulnerable”, sostuvo Concha.

La Regional Sur tiene 91 personas detenidas por diversas causas en comisarías de los municipios de su jurisdicción. “En todas está latente el riesgo de fuga”, insistió.

En un principio, se dijo que a través del motín de este domingo, los reclusos exigían a las autoridades que los reubiquen en su ciudad de origen. “Decían que no soportaban el hecho de no poder recibir visitas porque estaban muy lejos. Pero luego descubrimos que habían iniciado la protesta para intentar fugarse”, advirtió Concha. “Cada uno tenía mudas de ropas listas para la huida”, apuntó.

El jueves, los internos de la capital ocasionaron una revuelta en la comisaría de Monteros. Quemaron colchones y éstos debieron ser hospitalizados con principio de asfixia. La comisaría, tras el incidente, fue clausurada por orden del juez Mario Velázquez.

La voz el Gobierno

En la misma jornada, el gobernador, Juan Manzur, manifestó que el Gobierno “buscará resguardar la seguridad de los internos de dependencias policiales, a la espera de que Nación concrete obras para un nuevo penal”.

“Hay situaciones, como las que vivimos el fin de semana en Aguilares, en las que un grupo de personas que estaban detenidas y a disposición de la Justicia han generado desmanes e inconvenientes. Lo que hicimos, primero, fue salvaguardar la vida, que estén a resguardo y no sufran las inclemencias de las acciones que ellos mismo llevaron adelante”, sostuvo el mandatario.

Comentarios