Hay confianza, pero no sobra

Padilla y Morán tienen un panorama abierto: uno para ascender y el otro para ganar.

08 Abr 2018
1

BUENA VISTA. El público aprovechó la altura de las múltiple lomas que se encontraban en el tramo Costa 2-Costa 2. Un grupo alentó y fotografió el paso de Padilla. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

Aunque son más sólidas y potentes, las máquinas del Rally Argentino sufrieron también como las del Provincial. De los 50 autos emplanillados, 38 llegaron al complejo Democracia de Tafí del Valle. Si en el camino se vio un espectáculo, en el parque cerrado se vio otro más con la intensa labor de los mecánicos que debieron curar las heridas que dejaron los seis especiales que se corrieron.

Gerónimo Padilla fue el mejor tucumano en la general. El subcampeón de la clase Maxi Rally quedó cuarto a más de un minuto del ganador de la etapa, Miguel Baldoni de San Luis. “Le pongo el signo positivo al día”, reconoció “Gero” con un poco de desgano. Es que el yerbabuenense remarcó que al Peugeot 208 le faltaba un poco de potencia. Fue curioso lo que sucedió mientras dialogaba con LG Deportiva. Primero Padilla suponía que había quedado más allá del cuarto puesto, y después creyó que mucho más lejos del tercero, David Nalbandian, y el segundo, Federico Cadamuro. Su navegante, Nicolás García, le aclaró el panorama y el semblante de “Gero” mutó al entusiasmo. “Estamos a una décima del tercero y a 17, del segundo; se puede aspirar al podio”, afirmó Padilla.

Al que le salió todo perfecto es a Pablo Morán. El concepcionense con el Ford Ka de la clase RC5 ganó los seis tramos cronometrados. “En un solo especial tuve problemas porque alcancé a un auto al que se le levantó el parabrisas y me frenó a mí”, describió Morán que aventaja al cordobés Adrián Sánchez por 40”4/10. “No es una diferencia tranquilizadora, pero puedo darme el lujo de levantar el pie en algunas partes”, dijo Morán. Lo del concepcionense fue tan bueno que, al estar compitiendo también por el Provincial, tiene en mente ganar la general de tracción simple de ese torneo para que su navegante, Pablo González, pueda sumar puntos valiosos para ser campeón.

También fue meritorio lo de Enzo Servilli que compite por primera vez con un Mitsubishi Lancer Evo IX de la RC2N: quedó cuarto y 14° en la general. “Tuve problemas con el turbo y con los frenos. Sólo un tramo pude hacerlo sin problemas”, contó Servilli que lo mismo pudo hacer un buen papel.

Andrés Reginato y Ernesto Lord en la misma divisional, también fueron regulares y finalizaron. Al igual que Ricardo Collado, en la Junior, y Matías Mussi, en la RC5. Por su parte, Enrique García, Fabián Ghiggia y Maximiliano Mateo, todos de la clase RC5, se reenganchan hoy.

Comentarios