La falta de experiencia en la Copa castiga al “Decano”

06 Abr 2018
1

DEL DOLOR SE APRENDE. Atlético no tuvo la picardía que sí mostró ante Independiente, y cometió errores costosos ante un campeón como Peñarol, que no lo perdonó en el estadio “Campeón del Siglo”. reuters

“La experiencia es un peine que te dan cuando te quedás pelado”, fue la frase que supo inmortalizar el boxeador Oscar Bonavena. Justo él que murió -tempranamente- con la cabeza repleta de cabellos. Más allá de la paradoja y del trágico final de “Ringo”, el refrán genera siempre una sonrisa. Será quizás por la relación entre el peine y una cabeza calva o por el carisma de Bonavena. El plantel de Atlético, con fanáticos del box en su plantel, todavía sigue analizando las palabras de “Ringo”y tratando de decodificarlas. Sobre todo, después del partido que perdió en Uruguay, ante Peñarol.

Atlético aún no está pelado en competencias como la Copa Libertadores, sino todo lo contrario. Es un joven y prometedor equipo haciendo sus primeras armas y que tras el 1-3 encajado en el estadio “Campeón del Siglo” da la sensación de que la falta de experiencia en este tipo de partidos volvió a jugarle una mala pasada. Da la sensación de que va a necesitar ese peine cuanto antes.

“Creo que el aprendizaje de todo esto es que no te podés equivocar y menos en un partido tan parejo”, analizó Ricardo Zielinski tras el partido. Quizás algunos hinchas pensaron que con la participación del año pasado, con fases eliminatorias previas y viajes heroicos incluidos, ese capítulo estaba cerrado. Pues no. Tampoco con la subsiguiente participación en la Copa Sudamericana, ganando una serie y perdiendo otra tan dolorosa como la que se terminó llevando Independiente. Pues tampoco.

No se trata de un reproche, de ninguna manera. La experiencia, además de ser el peine que te dan cuando te quedás pelado, es algo que tarda en conseguirse. Quizás el concepto esté incluido dentro de la misma frase, pero vale la pena hacerlo explícito.

El año pasado, también con poco, Peñarol se llevó puesto al “Decano” incluso estando abajo en el marcador: en dos minutos dio vuelta un 0-1 con una ráfaga de goles. Pecó por inexperto Atlético. Lo mismo le sucedió contra Jorge Wilstermann, en Bolivia, donde también empezó ganando (terminó perdiendo) y lo mismo contra Palmeiras, en Tucumán (acabó 1-1). El mismo accidentado viaje a Quito fue más que un aprendizaje, como dijo Zielinski.

Pero aún no se pueden ver los frutos. El equipo, tardará en quedar pelado o en adquirir ese peine. Individualmente, cuesta pensar que no lo tenga ya Rafael García. El experimentado defensor cometió un penal inocente, aunque todo se trata de lo mismo: conseguir la experiencia necesaria como equipo.

“El año pasado ya vinimos a esta cancha y sabemos que es difícil. El árbitro te va metiendo en un arco. Igual no vale como excusa”, comentó Nery Leyes. Ganarse de un nombre a nivel nacional es difícil, imagínense en el ámbito continental. Recién ahora puede decirse que Atlético es respetado nacionalmente, pero fue parte de un proceso que empezó cuando ascendió a finales de 2015. Porque, claro, la experiencia también influye en los arbitrajes, que el miércoles fue más condescendiente con Peñarol, multicampeón de América y el mundo, además de ser el equipo que más participó en la Libertadores. La clasificación a octavos de final se complicó tras la derrota, pero aún si siguiera en la Sudamericana o se clasificaría a la próxima (está a dos puntos de zona de copas), Atlético seguiría sumando aprendizaje.

Para Gabriel Risso Patrón y Mauro Osores, por ejemplo, se trató de su primer partido de Copa Libertadores y eso no es poco. Ambos son tan jóvenes como Atlético en esto. Entre todos buscan el peine. Buscan la experiencia que haga que no pierda más cotejos como el del miércoles.

Comentarios