Despojan de $ 50.000 a una anciana con la excusa de que su dinero se “desvalorizaba”

Una supuesta sobrina se comunicó con la hija de la víctima para avisar que enviaría una “persona de confianza” a retirar el efectivo. Los estafadores tenían datos precisos. Ya se registraron casos similares en la Provincia. Consejos para no caer en la trampa

02 Abr 2018
1

JUNÍN AL 100. En el departamento de las mujeres estafadas se presentó un hombre, tal y como se había anticipado por teléfono. Él manifestó que se encargaría de hacer el depósito bancario. Y ellas le dieron el dinero. la gaceta / foto de inés quinteros orio

Una anciana fue víctima de un “cuento del tío” en su departamento en pleno centro de la capital. Mediante un engaño telefónico, fue despojada de $ 50.000, según consta en el parte policial.

La denuncia fue radicada en la Comisaría Iª por su hija, María Ester Langella. El hecho se registró el 20 de marzo por la tarde, pero se conoció recién ahora.

Según consta en la denuncia, alrededor de las 16, Langella llegó al departamento de su madre, en Junín al 100, ya que debía cuidarla.

Langella declaró que la estafa comenzó con un llamado de una mujer que se identificó como su sobrina, quien le dijo que sacara el dinero que su madre guardaba en el ropero.

La excusa de la supuesta familiar fue que había visto en Internet que el dinero se estaba “desvalorizando” y que enviaría a un hombre de confianza para retirarlo y depositarlo en un banco.

En ese momento llegó un sujeto al que la víctima le entregó los $ 50.000. Él le habría asegurado que iría a buscar a la hermana de Langella y que juntos llevarían el efectivo a una entidad bancaria.

El engaño salió a la luz pocos minutos después, cuando la hermana de Langella llegó al departamento. La mujer que estaba cuidando de su madre se mostró sorprendida de que el trámite se hubiera realizado tan rápidamente. Pero su hermana le contestó que nunca había ido a ningún banco y que desconocía quién había realizado el llamado con la falsa alerta sobre la desvalorización del dinero.

Modalidad repetida

En Tucumán hay antecedentes de estafas con el pretexto de la “desvalorización del dinero”. El 28 de marzo, Ilda Nieves Sahad, de 92 años denunció que fue víctima de un caso similar. La anciana declaró que había recibido la llamada de una mujer que se hizo pasar por su hija.

“Los billetes de $ 100 se están desvalorizando, necesito que me los mandés con una persona de confianza”, contó Sahad que le dijo estafadira. Un hombre que se hizo pasar por contador llegó momentos después a su departamento de barrio Norte. La mujer le entregó $ 40.000. El engaño se descubrió al día siguiente, cuando la víctima se comunicó telefónicamente con su hija, quien le dijo que no había sido ella quien la había llamado.

El domingo 18 de marzo, Luisa Juri, de 81 años, también fue víctima de un “cuento del tío” en su departamento de Muñecas al 300. Simulando ser un plomero que debía realizar una reparación, un delincuente la despojó de sus ahorros.

La mujer fue hasta su cuarto para buscar dinero para que el supuesto plomero comprara materiales para comenzar con las reparaciones. El estafador la siguió y mediante amenazas la despojó de $ 20.000.

En enero, Regina Galletti, de 80 años fue despojada de $ 80.000 en su casa de barrio Sur. Desconocidos se comunicaron con ella simulando ser sus sobrinos, quienes en ese momento estaban de vacaciones. Le dijeron que enviarían “a gente de confianza” para que les entregara el efectivo.

Momentos después llegaron cuatro personas. Primero intentaron continuar con el engaño, pero la mujer advirtió la situación. Entonces la encerraron y la despojaron del dinero. Luego escaparon sin que nadie advirtiera lo que había sucedido.

Precauciones y previsiones
n Verificar el número de llamada. Si es desconocido, no contestar.
n En caso de contar con detector de llamada, atender y cortar la comunicación diciendo que volverá a contactar a la otra persona como forma de examinar el número. “Espera, te llamo enseguida”.
n Un familiar debe tratar de visitar o de llamar a las personas mayores dos veces al día, cuanto menos, durante las vacaciones. 
n No dar números de cuentas, ni decir que se posee dinero ni ningún otro valor. Se deben tomar previsiones

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios