“La Mary” quería bajar de peso, hizo boxeo y ahora está a un paso del profesionalismo

1

FAMILIA. Cruz y Rodríguez siempre están acompañados por su pequeña hija Alexia Milena, que mira con ansias los guantes.

La boxeadora menos pensada es entrenada por su pareja, quien es hijo del ex boxeador Ramón Rodríguez.

31 Mar 2018

Magdalena Cruz Velázquez está cerca de convertirse en boxeadora profesional. “La Mary”, como es conocida, tiene en el rincón del ring a su pareja Horacio Rodríguez, hijo de Ramón Rodríguez, el ex boxeador que llenaba Villa Luján. “Primero, empecé a boxear con mi suegro porque me encariñé mucho con él”, reconoció la dama de 24 años. Pero ahí interviene Horacio, ahora su técnico, para poner las cosas en claro. “Cuando nació mi hija, Alexia Milena, ‘La Mary’ veía que había quedado gordita. Por eso habló con mi papá, con quien tiene una excelente relación, para bajar de peso haciendo boxeo”, detalló Rodríguez la razón informal que llevó a su “chica” a una posterior realidad de competencia seria.

“Fue por Ramón que me subí al ring”, también reconoció Cruz. Su meta de bajar esos kilos de más estaba cumplida, pero quería retribuirle el favor de alguna forma a su suegro. Ramón, que por problemas de salud dejó de dirigirla, ya le había advertido a Horacio. “Al poco tiempo de haber empezado a entrenar, mi papá me dice: ‘tiene condiciones’”, recordó.

"Chupita" López, el boxeador cartonero, ganó su primera pelea de fondo y sueña con obtener un título

Muchos consideran que los entrenadores tienen como un sexto sentido que les permite detectar algo que otros no ven. Según el testimonio de Cruz, su objetivo la llevó a un territorio propio que jamás había explorado gracias a la pericia de don Ramón. “Él siempre me preguntaba: ‘¿vas a pelear, vas pelear?’ Yo no pensaba que tenía condiciones, porque nunca hice casi nada. Cuando era más chica, practiqué taekwondo, pero dos años solamente. Después nunca bailé delante de nadie, nunca hice nada delante de mi familia”, explicó la boxeadora. Con poco vínculo deportivo y de exposición también, no era de extrañar lo que pasaría en el debut amateur. “Perdí. Esa primera vez, nunca pude hacer nada”, afirmó sobre sus nervios de primeriza.

La historia de "Chupita", el boxeador que vive del "cartoneo"

La situación no la asustó. Tampoco pensó que competir haya sido una mala idea. Continuó y su vigente récord no se condice con aquel comienzo frustrante. Hoy “La Mary” tiene una foja de 16 peleas ganadas, tan sólo dos perdidas y tres empates, en los que se incluye el último combate que realizó en Villa Luján. Está cerca de los 25 combates que exige la Federación Argentina de Boxeo para pasar al campo rentado. “Todavía me acuerdo que ella no quería, al principio. Decía que sólo boxeaba para hacer gimnasia. Ahora le gusta y estamos cerca del profesionalismo”, destacó Horacio, mientras su mirada se cruzaba con la de “La Mary” del mismo modo en que ella cruza sus derechas e izquierdas frente a él. “Antes me tocó poner la cara para que mis hermanos guanteen y ahora me toca ponerla para que ella lo haga”, dijo entre risas.

Comentarios