Un viaje hasta el mar, en moto y con el padre

Federico Bal logró el apoyo de la Provincia para filmar “Rumbo al mar”, la película que coprotagonizará con Santiago Bal

31 Mar 2018
1

EN SU SALSA. La primera parte tuvo lugar ante LA GACETA Play, donde fue entrevistado por Luciana Collado. Luego habló con Alicia Fernández. la gaceta / foto de hector peralta

“Es la historia de un hombre que quiere cumplir uno de sus últimos deseos. Le diagnostican una enfermedad terminal y quiere conocer el mar, con la condición de viajar en la moto de su hijo. Por eso quisimos buscar un lugar que fuera representativo para el argentino. Tucumán me cerraba por todos lados porque me parece un lugar tan lindo, tan la cuna de la Nación, tan hermoso para mostrar los paisajes y su gente... Y me encantó la idea de que el padre y el hijo porteños se vienen a vivir a Tucumán”. Canchero, con la mirada pícara que lo caracteriza, Federico Bal se presta a la doble entrevista, primero en vivo, en LA GACETA Play, y después para la edición de papel. Habla de “Rumbo al mar”, el proyecto cinematográfico que traerá a él y a su padre, Santiago Bal, a la provincia.

En 2017 Bal (h) vino dos veces a Tucumán: una vez visitó la Escuela 237 de Nueva Trinidad, por la que compitió en Bailando por un Sueño, y en agosto con “Sálvese quien pueda”, junto a Emilio Disi, Osvaldo Laport y Sebastián Almada. “Emilio (Dios lo tenga en la gloria) aunque no estaba prevista su participación en la película me ayudó a contarle la idea al gobernador, Juan Manzur, y a él le encantó. Estoy feliz porque casi el 80% de la película, unas tres semanas de rodaje, se va a filmar acá y porque participarán actores y técnicos tucumanos. Me da mucha alegría, mucha emoción poder con 28 años concretar un largometraje”, afirma. El acuerdo firmado con el Gobierno compromete a la productora Funciona y Kuenta a emplear el 50% del personal en la provincia. La producción es de Hernán Javier Findling; la dirección, de Nacho Galasino, y el guión, de Juan Faerman. “Él escribió la idea base hace tiempo y nos la propuso porque la peli cuadra perfectamente para un padre e hijo en la vida real. Siento que al público le va a gustar de entrada eso”.

- ¿Cómo se pega la ficción con la realidad?

- Es la historia de mi vida. Vi a mi viejo en muchos momentos malos, muy enfermo. Hoy está genial, tiene 82 años, lo tengo conmigo y se la banca como un campeón. Está entusiasmado con venir a filmar.

- ¿Cómo definirías estructura y género de “Rumbo al mar”?

- Es una road movie que ocupa casi la totalidad de la historia, con momentos de humor y de dramatismo. Es una comedia dramática, un viaje largo en el que ellos se conocen en la ruta.

- ¿Quién predomina en vos: el actor o el bailarín?

- El actor. El bailarín es un espacio de hobby. En un momento fue un trabajo, en el Bailando, y me llevó muy alto.

- Entonces, ¿estarás en el Bailando 2018?

- No, no creo. Estoy abocado de lleno a esta película y a proyectos de teatro.

- ¿Qué heredás de tus padres como actor?

- El profesionalismo, la puntualidad, el compromiso con el personaje, el insistir y golpear puertas cuando no te llaman los productores. Ellos trabajaron toda su vida, aunque con altibajos, porque esta profesión es así.

- ¿Teatro o cine?

- El cine es algo que quiero experimentar. El teatro me encanta porque tenés el público en la cara; te da la respuesta inmediata.

- ¿Estás enamorado?

- Perdidamente. De Laurita (Fernández). La amo. Está a full porque debuta en “Sugar” el miércoles. Es una genia, divina. Estamos muy felices los dos, de novios. Admiro su dulzura, es muy atenta... Me da mucho amor, es muy compañera, muy de familia, tanto que a mí me falta un poco de ese lugar y ella lo completa.

Temas

Federico Bal
Comentarios