Cartas de lectores

30 Mar 2018 Por LA GACETA

Limpieza de Campo Norte 

Vecinos de avenida Ejército del Norte y adyacencias agradecemos públicamente a LA GACETA y a la ONG Conciencia Ambiental Tucumán porque al fin fueron limpiados los grandes basurales que ya eran crónicos, uno sobre ejército del Norte, frente a los ex cuarteles y el otro que tapaba una calle completa en Juan J, Paso al 1.400, se encontraba entre tres escuelas. A LA GACETA, por apoyar los reclamos de limpieza en la ciudad publicando en sus prestigiosas páginas, que las lee todo Tucumán, y a los ambientalistas por estar siempre a la par de los vecinos, haciendo videos y notas. Hoy estas zonas están limpias con un contenedor en el cual los vecinos nos acercamos a dejar nuestra basura que muchas veces no es recogida por la empresa que debe hacerlo. 

Juan A. Pérez, Laura Gerez

[email protected] 

Ludopatía y salud mental

Se aproxima el Día Mundial de la Salud, el 7 de abril, y con enorme preocupación veo la ludopatía en plena efervescencia. Está reconocida por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad emocional. En todos lados se ven cartelitos que dicen que el juego compulsivo es perjudicial para la salud, pero en Tucumán no hay ningún centro sanitario que se especialice en el tema. Desde hace años funcionan grupos de jugadores anónimos como el de Tafí Viejo, que es reconocido por muchos jugadores recuperados. Hombres y mujeres, sin importar la edad, se encuentran destrozados personal y familiarmente por jugar en forma compulsiva. Las salas de juego no tienen la culpa pero los funcionarios sanitarios sí, por no preocuparse ni ocuparse en atender a estos enfermos ni apoyar a los grupos que tanto vienen trabajando en Tucumán y en forma solitaria. Por favor, a ocuparse de esta enfermedad. 

Carlos Pérez

[email protected] 

Pobreza 

Cuando estar por debajo o encima de una imaginaria línea implica qué grado de posibilidad de llegar a ser un sujeto capaz de pensar, hacer, y proyectarse en una sociedad compartida con otros sujetos (con otras chances dentro de esa misma escala), entonces esa arbitraria línea no sólo marca la cantidad de dinero que precisa una familia estándar para satisfacer muy magramente sus necesidades básicas sino cuán cerca o lejos se halla esta de poder realizarse como unidad social. Pero cuando los números se coleccionan para definir la altura de la línea a trazar como límite entre lo aceptable o no, olvidan que el acceso a bienes inmateriales como educación, salud y bienestar también cuentan. Si estos valores olvidados fueran contabilizados como imprescindibles para que cada familia pudiera brindarles a todos sus integrantes la posibilidad de ser “exitosos” como individuos (no sólo económicamente) entonces deberíamos aceptar entre asombro y furia que más del 80% de los argentinos hoy somos pobres; después de años de trabajo y esfuerzo, después de vidas dedicadas al estudio y a la verdad, después de haber hecho el sacrificio de creer en quienes hoy nos gobiernan y nos mintieron. Una “pobreza cero” es una muy mal citada utopía; pero un país acrescentadamente pobre, por fuera de falaces números, es una real y tangible bomba de tiempo. 

Karina Zerillo Cazzaro

[email protected] 

Pasajes sin usar

El 26/3 se informa que "...diputados cobraron hasta $350.000 por pasajes sin usar". Hay un detalle de los beneficiados y foto de la diputada (del Frente para la Victoria) que más dinero obtuvo por ese procedimiento. Y el monto que embolsó. Felicito al ex diputado Federico Masso (Libres del Sur) por ser el único que no se aprovechó de este método que tal vez sea legal pero no es ético. Y lamento no poder felicitar a los otros diputados por esa misma razón. A ninguno de ellos. Los invito a votar por la eliminación de algo tan inmoral. 

Jorge María Miranda

Corrientes 170

San Miguel de Tucumán 

Apología del desorden 

En la Revista Nueva del domingo, leí con estupor las supuestas ventajas que algunos personajes del arte y de la medicina atribuyen al desorden. Tengo serias dudas acerca de que Leonardo Da Vinci, Newton, Euler, Descartes o Einstein hayan promocionado el desorden. En lo personal, considero que el orden resulta cómodo y conveniente y que en el hogar es positivo acordar lugares y evitar conflictos. Sin orden no habría ningún proceso tecnológico que se pudiera sistematizar. Por todo, creo que existe confusión semántica en la interpretación de los términos desorden y orden. Este último, además, siempre denostado y descalificado peyorativamente. Para algunos científicos, el universo funciona en un perfecto orden matemático. Para algunos físicos, el universo sigue la flecha del tiempo en el sentido que aumenta el desorden según el aumento de la entropía. Este es un término de la física algo complicado por su definición: “la entropía de un sistema es el logaritmo neperiano de la probabilidad termodinámica”. Para nosotros, los legos, esto no nos dice nada. Un simple ejemplo puede aclarar el concepto. Si tenemos medio litro de agua fría en un recipiente y en otro recipiente tenemos medio litro de agua caliente, obviamente que las moléculas del agua caliente estarán mucho más agitadas y poseen cierta energía calórica. Pero si mezclamos ambos recipientes, tendremos un litro de agua tibia, con moléculas menos alteradas. La energía del sistema se ha degradado y la entropía del sistema ha aumentado en un fenómeno que es irreversible. Es decir, no hay manera de volver a separar las moléculas frías de las calientes. En base a esto se dice que el desorden del universo ha crecido y que el aumento de la entropía significará la muerte fría que se dará cuando toda la temperatura se haya equilibrado. Como se puede ver, esto es muy confuso. Pero en nuestra vida de todos los días, mucho más confuso es ver que los políticos, que de esto nada entienden, pero aparecen sonrientes y con discursos siempre se asustan y detestan hablar de establecer un orden. Ellos siguen fieles al refrán que dice que a “río revuelto, ganancia de pescadores”. Es obvio que vivir en una democracia exige el más alto nivel de orden, en el sentido de que acatemos las reglas y convenciones establecidas para la convivencia y que todos evitemos cometer transgresiones. 

Humberto D’Andrea

[email protected] 

Jubilados

Agradezco la heroica defensa en Buenos Aires, de las autoridades provinciales y sus empleados (léase ciertos senadores y diputados nacionales) ante el avance de la Nación sobre los derechos de los jubilados y otros. Me perdí que pasó con el azúcar, que de ser el demonio para la salud, pasó a ser inocuo. Se prefirió perjudicar a 500.000 tucumanos (y a la larga a todos) y beneficiar a empresarios del azúcar y gaseosas azucaradas, además de cumplir con otras exigencias nacionales. Para la próxima, quiero que me defienda el Chapulín Colorado. Torpe, pero sincero. Lo peor es que lo que se les quita a los jubilados va a la provincia de Buenos Aires ($ 65.000 millones) con un sistema jubilatorio no transferido, jubilaciones de privilegio en edad, sueldos y antigüedad. Cobrando menos y con inflación, no se pierde poder adquisitivo, dijo un gracioso representante del pueblo. Dicen que cumplen con el 82%. Pero del Salario Mínimo, Vital y Móvil. Una farsa. Que de vital no tiene nada. Y de mínimo mucho. Muy por debajo de la línea de pobreza y/o indigencia. Los trabajadores llegan pobres y al jubilarse se convierten en más pobres. Los políticos llegan en otras condiciones y con ventajas. Nadie pensó que una solución es terminar con el trabajo en negro, comenzando por el Estado. Resultó mejor premiar a los empresarios. Claro que al ministro de Trabajo no se le puede pedir nada. Paga en negro. Maltrata a su empleada (un lord inglés, ministro de Desarrollo Internacional del gobierno de Reino Unido, llegó un minuto tarde a una reunión. En la misma dijo sentirse avergonzado y presentó la renuncia. ¡Qué diferencia!). Tucumán paga mucho en negro. ¿Cómo un ex juez de la Corte puede cobrar de jubilación más del doble del que está en actividad? Ah, pero eso no se toca. Anses es como un banco raro, presta a tasa baja (pero no a cualquiera) o mantiene infinidad de planes sociales, becas, obras, asignaciones familiares, entre otros, pero no hay dinero para sus dueños, los jubilados. Todo lo que no sea jubilaciones y/o pensiones que lo pague Desarrollo Social. ¿No hay un juez federal que investigue el uso de los fondos de la Anses?. El Gobernador se opone a la despenalización del aborto. Posición entendible, pero permite el exterminio de los mayores, jubilados transferidos o del régimen de la ley 24.241. Bastante contradictorio. Cambiemos para que nada cambie. Este no es un gobierno de ricos para ricos. Este es un gobierno de CEOs, prebendarios del Estado, que actúan como pasantes, que les meten las manos en los bolsillos de los más vulnerables, trabajadores y jubilados, para engrosar las cuentas bancarias y offshore suyas y la de sus amigos ricos. Mientras los pobres pagan por una fiesta que no participaron, los ricos, políticos y los tres Poderes del Estado continúan de fiesta y no pagan nada. 

Hector Francisco

[email protected]

 


Comentarios