“El Senasa cuenta con equipos técnicos para enfrentar los desafíos que se vienen”

Rafael Rodríguez Prados se jubiló, luego de 30 años de labor. Lideró el área Protección Vegetal del Senasa NOA Sur.

17 Mar 2018
1

MISIÓN CUMPLIDA. Después de 30 años de servicio, Rodríguez Prados se jubiló en el cargo de Coordinador Temático de Protección Vegetal del Senasa.

Rafael Rodríguez Prados habla pausado. Son muchos años para recordar y la emoción le complica la memoria. Más de tres décadas transitó por la administración pública y es el momento de su retiro.

“Es mucho tiempo, gran parte de mi vida”, sintetiza. La jubilación le llega con buenas sensaciones y expectativas personales: sus tres hijos ya le dieron nietos para malcriar. “Por suerte me voy entero y con la posibilidad de disfrutar esta nueva etapa”, dice. Y comienza, ahora sí, a repasar sus pasos.

“Entré en la Junta Nacional de Granos en el ‘84 y me tocó atravesar toda la transformación de las instituciones del Iascap y el Senasa que conocemos hoy. También, la regionalización a partir de la cual coordiné todas las acciones, tareas y operaciones de Protección Vegetal, el ‘área verde’ del Senasa dentro de NOA Sur. En estos años, lo que tratamos de mostrar es que tenemos un solo Organismo que abarca todo el ámbito, desde protección vegetal, sanidad animal y la inocuidad alimentaria”.

En esa transformación, le tocó el desafío de acompañar a los establecimientos para que se preparen para exportar frutas frescas cítricas según los requerimientos internacionales.

“En parte, gracias al trabajo del Senasa, la madurez que alcanzó toda la cadena citrícola fue extraordinaria. Hace 15 años, los empaques no tenían nada que ver con lo que son hoy. El Estado y las empresas entendieron muy rápido los cambios que había que hacer y trabajaron hasta alcanzar los 36 empaques que tenemos en la actualidad”, rescató el ingeniero.

Las auditorías del exterior han sido uno de los puntos más difíciles que vivió. Una de las más importantes fue la de la Unión Europea: visitaron cuatro veces la provincia. Consideró que “fue un gran aprendizaje para todos los sectores”, tanto públicos como privados. No quiere olvidarse ninguna institución, pero resalta a la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, INTA, el Gobierno de Tucumán, Afinoa y la ATC (actual Acnoa) como fundamentales, siempre en esa articulación interinstitucional que funcionó como un bloque para responder con gran éxito a estos desafíos.

Rodríguez Prados sabe que, junto al azucarero, el citrícola es uno de los sectores más importantes y pujantes de la economía local. Pero también rescató a la producción de arándanos.

Hoy, Tucumán cuenta con 9 centros de bromuración y 12 cámaras de bromuro. Rodríguez Prados indicó que “todo el sistema que se instaló con el apoyo de la provincia, ha sido un salto muy importante de Tucumán dentro del NOA, porque se transformó en un puerto para sacar la producción por avión con las mejores instalaciones de la Argentina. La visita en 2016 de China, que es un posible comprador de arándanos, son logros que me llenan de satisfacción, como quien vivió toda esta posibilidad de exportación. Ahí está la importancia del Estado en general, y del Senasa en particular, como dinamizador de las economías cuando logra articular el trabajo público-privado”.

Las langostas

En el año 2015, explotó la plaga de langosta en el norte del país después de más de 50 años de la última aparición. Para enfrentarla, el Senasa asumió la iniciativa de coordinar el problema de manera conjunta con el sector productivo, gobiernos provinciales, municipales y comunales y otras instituciones como la Estación Experimental Obispo Colombres e INTA.

“La situación es distinta a la década del ’50, cuando en la zona de la ruta 34, desde Tucumán pasando por Santiago del Estero hasta Rosario, teníamos una superficie cultivada muy inferior a la que tenemos hoy. Era ínfima. Todo lo demás era monte, no tenía dueño y el Estado tenía que articular y poner todo. Hoy la situación es totalmente diferente, la movilidad que tiene esta plaga es muy grande. Creo que hemos logrado, desde 2015, que todos registren esto como un problema conjunto, y coordinados por Senasa lograr la disminución de estas mangas en el futuro”, manifestó el ex funcionario.

Anticipó que esto va a durar un par de años, pero está confiado en que, finalmente, “vamos a ganar por la capacidad que tenemos. Hoy tenemos equipos perfectamente entrenados en las siete provincias con problemas. Creo que tenemos que seguir en ese camino”, dijo.

Las peleas

Entre los principales desafíos, Rodríguez Prados tuvo que lidiar con el HLB que afecta a los cítricos, la “Lobesia botrana” que ataca a la vid y los acrídidos que son una plaga polífaga. “Uno de los retos que tenemos es mantener a Tucumán y Catamarca libres de ‘Lobesia’. Lo mismo pasa con el HLB: todo el trabajo de monitoreo que realizan los equipos de Senasa, junto a las barreras móviles y fijas que tenemos, colaboran para evitar el ingreso de la enfermedad a nuestra región”, planteó Rodríguez Prados.

Resaltó que el Senasa ha respondido de forma activa en lo que hace a los desafíos de exportación de cítricos, de arándanos y otros productos con destinos a Unión Europea, EEUU y otros mercados.

Expresó que “hoy se exporta, desde Tucumán, aparte de fruta cítrica con certificación en origen -que es muy importante porque se cierran los contenedores en la provincia y se abren en Europa- sino también arándanos -que en 48, 72 horas en las góndolas de Estados Unidos-, pero también porotos, granos, semillas de maíz y soja y subproductos de los cítricos.

“En Santiago del Estero, granos, fibras de algodón y cebollas. En Catamarca, plantas de vid, olivos y aceite de oliva. Todo el crecimiento que ha tenido de la certificación en origen ha sido muy importante en los últimos 15 años, de los cuales he sido participe y uno de los activos promotores de las exportaciones desde Tucumán”, destacó.

Concluyó que “ahora que me toca retirarme de la actividad profesional y pública, puedo ver que lo más importante que logramos fue tener equipos capacitados para poder afrontar los desafíos que les toquen vivir. Tenemos gente con capacidad, inteligencia y actitud demostrada en los momentos de crisis atravesados, que han sido varios. No solo las crisis de las plagas sino en otros como las auditorías y visitas de países extranjeros”.

Comentarios