La misa de hoy: alegria en la verdad a pesar de la cruz

11 Mar 2018

«Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es preciso que sea levantado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea tenga vida eterna en él. Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca sino que tenga vida eterna..."

Alégrate, Jerusalén; alegraos con ella todos los que la amáis, gozaos de su alegría..., rezamos en la Antífona de entrada de la Misa: Laetare, Ierusalem...Este domingo es tradicionalmente conocido con el nombre de Domingo "Laetare", por la primera palabra de la Antífona de entrada. La severidad de la liturgia cuaresmal se ve interrumpida en este domingo que nos habla de alegría. Hoy está permitido que -si se dispone de ellos- los ornamentos del sacerdote sean color rosa en vez de morados, y que pueda adornarse el altar con flores, cosa que no se hace los demás días de Cuaresma.

Hoy se confunde alegria con felicidad de cosas y diversion de actividades: dira el beato Pablo Vi «Como es sabido, existen diversos grados de esta "felicidad". Su expresión más noble es la alegría o "felicidad" en sentido estricto, cuando el hombre, a nivel de sus facultades superiores, encuentra la satisfacción en la posesión de un bien conocido y amado (...). Con mayor razón conoce la alegría y felicidad espiritual cuando su espíritu entra en posesión de Dios, conocido y amado como bien supremo e inmutable». Y continúa diciendo Pablo VI: «La sociedad tecnológica ha logrado multiplicar las ocasiones de placer, pero encuentra muy difícil engendrar la alegría. Porque la alegría tiene otro origen: es espiritual. El dinero, el "confort", la higiene, la seguridad material, no faltan con frecuencia; sin embargo, el tedio, la aflicción, la tristeza, forman parte, por desgracia, de la vida de muchos».

"Pues todo el que obra mal odia la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprobadas. Pero el que obra según la verdad viene a la luz, para que sus obras se pongan de manifiesto, porque han sido hechas según Dios.» (Juan 3, 14-21)". Esta segunda parte del evangelio marca el estilo de vida del discipulo de Jesus; muestra como estamos llamados a realizar las obras en la luz de la VERDAD a pesar de que ello nos traiga un poco o mucho de Cruz. San Pablo dira que los "enemigos de la cruz" siempre obran en lo oscuro. Hay un modo tipificador de obrar en lo raro y extraño, en las componendas de corrupcion y negociados, en la venta de la vida digna o en el descarte de los ancianos. Tantas cosas tiene este mundo que se hacen en la oscuridad: trata de personas, narcotrafico, querer despenalizar el aborto con las falsedades estadisticas y numericas y tantas cosas que no sabemos o no nos damos cuenta.

Este evangelio nos llama a ser servidores de la verdad de Dios, del hombre y del mundo; tal vez nos tocara ser incomprendidos y mal interpretados pero debemos seguir con la conviccion de que como cristianos tenemos la responsabilidad de ser profetas, de ejercitar el ministerio profetico de hablar cuando otros no quieren escucahr.

¡Animo, a no tener miedo de vivir la verdad con alegria a pesar de la cruz que ello pueda suponer!

Comentarios