Contrapunto entre la Municipalidad y una ONG por un árbol caído

Se desprendió una rama y debieron podarlo. Un funcionario explicó que no intervinieron antes debido a la oposición de los Amigos del Árbol.

10 Mar 2018

Ayer, alrededor de las 9, en la plaza Urquiza se desprendió la rama de un árbol -una tipa- ubicado en la esquina de Muñecas y Santa Fe. Por la condición de deterioro en que se encontraba, el ejemplar debió ser podado por completo para evitar riesgos futuros.

Esta no había sido la primera vez que el árbol, de más de 65 años y con robustas raíces, causó inconvenientes. “En diciembre se cayó una rama pero, cuando quisimos solucionar el problema, se interpusieron los miembros de la Sociedad Amigos del Árbol”, se quejó el subdirector municipal de Espacios Verdes, Alberto Rodrigo. Y agregó: “ahora corrían peligro los peatones y los autos estacionados, así que era necesario podarlo”.

“Lo que pedimos, en los casos de extracciones, es que se reemplace el ejemplar sacado por otro nuevo”, justificó Guillermo Olivera, presidente de la institución. Agregó que la Sociedad está de acuerdo con talar un ejemplar que haya cumplido su ciclo de vida. Aunque consideran necesario que se hagan los trabajos de preservación necesarios si el árbol está sano.

Gran susto

“Ni bien escuché el ruido me di vuelta asustado -narró Pablo Domino, mientras hacía fila para retirar dinero del cajero-. Pude ver cómo la rama se quebraba y caía, con un golpe seco, al suelo”. Una hora después, empleados de Espacios Verdes llegaron al lugar con dos grúas y cerraron el espacio alrededor del árbol con una cinta roja que advertía sobre el peligro.

“Fue un incidente fortuito, el ramal se quebró al lado de una señora que paseaba a su perro. El sonido lo alteró y salió corriendo con ella por detrás”, detalló Julio Bosso, vendedor ambulante que se encontraba allí. “Hay muchos árboles en la plaza que son bastantes viejos. Me parece perfecto que se los preserve pero, sin mantenimiento ni una poda constante, se torna un riesgo para las familias que pasamos el rato en la plaza y las personas que vienen a correr”, afirmó Sandra Gabriela, vecina de barrio Norte.

“No es la primera vez que se desprenden ramas tan grandes, hay troncos que si los mirás, por la lluvia y el paso del tiempo, están torcidos”, comentó Pablo Martínez, mientras observaba cómo la sierra eléctrica se abría espacio entre las frondosas ramas de esta especie autóctona.

Marcelo Sánchez, encargado de la poda de arbolado urbano, dijo que el tronco se encontraba en mal estado y que la base había perdido estabilidad. “Vamos a cortar todas las ramas y brotes hasta reducirlo por completo. La tipa ya no sirve, quedó desbalanceada y está podrida por dentro”, detalló.

Comentarios