Arqueólogos quieren ver el “menhir bandeño”

10 Mar 2018

“El procedimiento es conocido por todos. Cuando se descubre una pieza de potencial valor arqueológico se debe comunicar a la Dirección de Patrimonio del Ente de Cultura. Automáticamente nuestros profesionales concurren al lugar para realizar los estudios”, apuntó la responsable del área, Mercedes Aguirre. Hasta ayer, la repartición no había recibido una denuncia sobre el supuesto menhir encontrado en Banda del Río Salí y retirado de un descampado por empleados de la Dirección de Espacios Verdes del municipio capitalino.

Aguirre explicó que no es conveniente hacer públicos estos hallazgos hasta que los científicos determinen si se trata realmente de una pieza arqueológica. Para eso, con los técnicos de Patrimonio suele colaborar personal especializado de la UNT. La funcionaria puso como ejemplo el trabajo implementado con los restos humanos encontrados en Tafí Viejo, los que fueron objeto de minuciosos estudios -incluso en Estados Unidos- y hoy forman parte del acervo histórico de la provincia.

¿Es verosímil que se trate de un menhir esta pieza que, según los vecinos, estaba originalmente cerca del puente Barros? “Todo es posible”, dice Aguirre, pero -cautelosa- apunta que será el análisis científico el que echará luz. Claro que para eso los arqueólogos deben poner manos a la obra y eso depende de que se efectúe la denuncia.

La piedra (dos metros y un peso de 250 kilos) estaba tirada en un descampado del barrio La Milagrosa. Ángel Díaz, técnico escultor y empleado de la Dirección de Espacios Verdes, se enteró y acudió al rescate.

“No me acuerdo cuándo apareció, sabía que estaba labrada pero nunca le presté atención. Cada tanto había personas que se sentaban encima a tomar mate”, indicó la vecina Zulema Visuara. “Cuando vi que tenía ambas caras talladas supe que era un menhir y decidí sacarlo antes de que continuara estropeándose”, indicó Díaz.

Cómo llegó la piedra de la zona del puente Barros hasta La Milagrosa es un misterio, aunque se especula con que quedó mezclada con los escombros durante algún proceso de pavimentación en los alrededores del puente.

La Dirección de Patrimonio monitorea en forma permanente las noticias sobre presuntos hallazgos arqueológicos, porque a causa del cambio climático, los movimientos de suelos y las notorias variaciones en el caudal de los ríos se espera que muchas piezas vayan emergiendo, desde restos fósiles a toda clase de elementos elaborados por los pueblos originarios. Pero un menhir, por su volumen y características, es un caso especial, de allí el interés por analizarlo.

Comentarios