Piden la clausura de una comisaría donde los presos dormían en medio de líquidos cloacales

Se trata de la seccional 11°, donde el 26 de febrero los detenidos se amotinaron por las pésimas condiciones. “El baño era un pocito que siempre estaba trancado”, contó un joven que estuvo encerrado allí. La fiscala Giannoni confirmó que arrestados se enfermaron por el hacinamiento.

08 Mar 2018
2

HORROR. Los presos de la seccional 11a, luego de haberse amotinado por las condiciones de encierro.

“Éramos más de 30 en el calabozo. Ese día nos amotinamos porque no aguantábamos más. No teníamos agua; el baño estaba trancado y los chicos se estaban enfermando”, dijo Enzo Ojeda, uno de los presos que vivió el infierno del hacinamiento en la seccional 11ª, cuya clausura solicitó el lunes la fiscala Adriana Giannoni.

Ojeda, permaneció encerrado 13 meses en ese lugar por una causa de robos y lesiones, se lamentó porque nunca lo trasladaron al penal de Villa Urquiza. “Ahí debería haber estado, pero tampoco había lugar. Dormíamos todos amontonados y cuatro por cada colchón que poníamos en el suelo. El baño era un pocito (excusado) que siempre estaba trancado. El olor era espantoso, pero nos terminamos acostumbrando”, agregó.

El procesado dijo además que no contaban con duchas para bañarse. “Todos los presos juntamos plata y compramos una manguera. Los guardias la enchufaban en un caño y así nos lavábamos. Con la gente que está ahora no teníamos problemas, pero sí con los que estaban antes. Los días de calor les pedíamos agua y nos mandaban a los de Infantería para que nos peguen así no digamos nada”, contó.

Un juez le había firmado la libertad el 22 de febrero, pero por algunas trabas no se concretó y él estuvo en el motín del domingo 26. “Ese día hizo mucho calor. No había agua y las cloacas estaban reventándose. Estaba entrando a la celda. Ahí nos cansamos y decidimos protestar. Sacaron unos presos y ahora creo que son como 20 los que están en la 11”, explicó.

Informes

La fiscala realizó una inspección en esa comisaría. Allí descubrió que luego del motín se había reducido a 21 la cantidad de detenidos, pero seguían en estado de hacinamiento.

Además, en base a la información que le proporcionaron los responsables, el viernes 24, un equipo de la Oficina de Derechos Humanos de la Corte Suprema de Justicia visitó el arresto y comprobó que había 33 personas y que las cloacas estaban colapsadas.

Sin embargo, según consta en el expediente, sólo solicitaron que se les ponga un televisor para que pudieran observar los partidos durante el fin de semana. Los funcionarios de esa área no respondieron las preguntas que les hizo LA GACETA a través de la oficina de prensa de la Corte. La fiscala solicitó varios informes para esclarecer la situación. La división Grupo de Ingenieros de la Policía le confirmó que la capacidad del calabozo era de 8 personas, y no de 20 detenidos, como ocurre actualmente, y mucho menos de 33, que era la cantidad de personas que estaban encerradas cuando se produjo el motín.

La Dirección Técnica de Arquitectura, Obras y Servicios del Ministerio Público, después de inspeccionar esa dependencia, señaló en un documento: “no es apta para el alojamiento de personas privadas de su libertad, como asimismo el sistema cloacal está colapsada y ocasiona el contacto directo de los detenidos con los efluentes cloacales, (y se recomienda) la clausura del arresto”.

Los peritos señalaron además: “las condiciones edilicias son “inadecuadas y existe un incumplimiento de normas higiénicas sanitarias en base a la Ley 19.587, advirtiendo el riesgo eléctrico para el personal policial y los detenidos”.

Un profesional del Cuerpo Médico Forense también revisó a los 21 detenidos. En su informe señaló que encontró a varios de lesiones corporales, otro que tenía quemaduras y en otros cinco, forúnculos diseminados en diferentes partes de sus cuerpos. “Esta última patología posiblemente esté vinculada con las malas condiciones de alojamiento, a saber, hacinamiento, falta de higiene en las instalaciones, (lo) que se vio agravado por el colapso de las cloacas que inundaron con aguas hervidas el lugar de detención”, denunció.

“Muchos de los detenidos dormían en el baño… El lugar no es apto tanto para la salud física como psíquica para que las personas cumplan con su privación de la libertad”, concluyó el forense.

“El ordenamiento procesal impone al Estado la responsabilidad de intervenir y no tolerar la vulneración de los derechos humanos básicos de los detenidos albergados en dichos lugares, no respetándose los estándares mínimos para alojar a personas privadas de la libertad”, sostuvo Giannoni.

“Se constató la alarmante superpoblación y el hacinamieno del arresto, como asimismo el estado de abandono y deterioro de las dependencias policiales, lo cual conlleva a un continuo agravamiento ilegítimo de las condiciones de detención”, fundamentó la fiscala al realizar el pedido de clausura de la comisaría.

Infierno entre cuatro paredes

- El arresto de la seccional 11° tiene aproximadamente 32 metros cuadrados.

- Según normas internacionales, debería haber 1 preso  por cada 4 metros cuadrados.

- 8 presos es la máxima capacidad que tiene el calabozo de la seccional 11°.

- 20 detenidos son los que actualmente están alojados en la misma comisaría.

- 33 fueron las personas que estaban en el calabozo cuando se produjo el motín el 26 de febrero.

Comentarios