El fuego y la pasión de Sandro le plantan batalla al streaming

Comenzó una de las series más esperadas y el público le brindó su apoyo.

07 Mar 2018
1

EXPLOSIÓN. El rock sacude al joven Sandro encarnado por Agustín Sullivan. telefe.com

fue el rating, según Ibope. Eso lo ubicó como el programa más visto en lo que va de la temporada.
 
15,4
> 15,4 fue el rating, según Ibope. Eso lo ubicó como el programa más visto en lo que va de la temporada.  

Prevalecen el rojo, el negro y las rosas. Se relata vida y obra de Roberto Sánchez, Sandro, mitad leyenda, mitad realidad, todo pasión, según la lente de Israel Adrián Caetano.

“Quien se interese en mi vida, sepa que se trata de una vida usada. He sido amigo en Valentín Alsina, amante en Nueva York y enemigo en mi propio cuerpo”, declara la voz oscura de Antonio Grimau en off.

La bata de seda

La cámara sigue al hombre de bata de seda roja. Camina lentamente por el fondo de un escenario. Acarrea el tubo de oxígeno con la mano derecha; la izquierda en la máscara sobre la nariz. Lo acompañan el doloroso ruido de su respiración enferma, y a lo lejos los aplausos y el griterío interminable de las fans.

Esa fue la introducción de “Sandro de América”, la serie. La escena lúgubre del comienzo pronto da lugar a la luz de Valentín Alsina a comienzos de los 60, con una detallada reconstrucción de época. Aparece un chico (Agustín Sullivan) que reparte vino en damajuanas de casa en casa. Es Roberto Sánchez, que se debate entre la escuela, a la que poco va; el bar de la esquina donde un amigo le enseña a tocar la guitarra. Él escribe canciones, toca la armónica, dibuja y sueña con subir a un escenario; mientras sale con su novia (Calu Rivero), con quien comparte su admiración por Elvis Presley.

Lo avala en todo momento la madre (Paula Ransenberg). Lo fustiga el padre, en la piel de un actor fuera de serie, Jorge Suárez, que construye un arquetipo del hombre trabajador de la época. Un hombre que reniega de que el hijo quiera ser músico, pero le compra la primera guitarra.

El suéter bordó

Luego vendrán las primeras presentaciones de Sandro y Los de Fuego, una banda que usaba gomina, pantalones grises y suéteres bordó. Que eran tan recatados al principio que el público los bombardeaba a tomatazos. Hasta que a Roberto Sánchez le brota el rocker que llevaba en las venas en un violento rocanrol, con quiebres impensados en la voz, en la cadera y en la pelvis. Como si de golpe Elvis lo hubiera poseído, inaugura la era de los alaridos y la histeria colectiva.

El primer capítulo de “Sandro” fue el despegue de la serie de 13 episodios que Telefe/Canal 8 comenzó a emitir el lunes a las 22.30, y que va de lunes a jueves.

Fueron escritos por Esther Feldman, Marisel Lloberas, Joaquín Bonet, Mariano Vera, Adrián Caetano y Nora Mazzitelli, a partir del libro “Sandro de América”, de Graciela Guiñazú (Planeta), y por los relatos de la viuda de Sandro, Olga Garaventa. Al elenco se sumarán Marco Antonio Caponi, Luis Machín, Isabel Macedo, Eugenia Suárez, Lali Espósito, Muriel Santa Ana y Teté Coustarot, entre muchos otros.

La producción de The Magic Eye y General Video, con el apoyo de Incaa para Telefe, le planta batalla al streaming desde todos los frentes del marketing, a saber, no sólo películas vintage en el cable, redes sociales sino también lanzamiento de libro, CD con duetos que reviven al Gitano, etc. El rating del lunes, con promedio de 15,4, habla bien de los primeros resultados.

Comentarios