En Italia ganó la crítica contra la Unión Europea

Aunque están en antípodas ideológicas, la Liga del Norte y el Movimiento Cinco Estrellas coinciden en sus cuestionamientos antieuropeístas

06 Mar 2018
1

DERROTADO. Renzi, líder del Partido Demócrata, anuncia su oposición a acordar con la derecha o con los antisistema. reuterse

ROMA.- Después de las elecciones celebradas el domingo, Italia atraviesa horas de incertidumbre respecto del futuro de su gobierno y de su relación con Europa.

El escrutinio confirmó las proyecciones de las encuestas a boca de urna publicadas ayer. Por un lado, la coalición más votada fue la que encabeza la Liga del Norte con otros tres partidos de derecha: tiene el 37% de los votos. Por otra parte, el partido individual más votado fue el antisistema Movimiento Cinco Estrellas, que logró el 33%.

Así que los comicios consagran como las expresiones políticas más votadas (con un tercio del electorado cada una) a dos fuerzas ferozmente críticas del actual diseño de la Unión Europea.

A la vez, ninguna posee mayoría propia para formar gobierno (Italia es un régimen parlamentarista: los miembros del Congreso designan al primer ministro). Y, para mayor atolladero, el secretario general del gobernante Partido Democrático, Matteo Renzi, renunció ayer a su cargo tras ser derrotado en las urnas (su agrupación sufrió la peor derrota de su historia: obtuvo apenas el 19% de los votos). Y al dimitir aseguró que el actual oficalismo “nunca” será parte de un gobierno con el Movimiento Cinco Estrellas o con la Liga Norte.

La jugada de Renzi, al mostrarse rápidamente como opositor y rechazar cualquier tipo de acuerdo, también entraña el riesgo de ruptura del Partido Democrático. Tal como se consignó ayer, las especulaciones políticas consideran que habrá sectores del oficialismo dispuestos a avanzar en acuerdos con el Movimiento Cinco Estrellas para frenar un gobierno de la derecha.

En ese contexto, será central el rol del presidente italiano Sergio Mattarella: la Liga del Norte (de Matteo Salvini) reclama, como espacio más votado, su derecho a formar Gobierno, pero si el “M5E” (de Luigi Di Maio) celebra acuerdos y consigue mayoría, podrá ser convocado como el partido individual más votado.

Reivindicaciones

“Hay tres elementos que nos separan de Di Maio y de Salvini: su anti europeísimo, su anti política y el uso del odio verbal que sus partidos han usado en el debate contra el Partido Demócrata”, aseveró Renzi, al anunciar su dimisión como líder de la fuerza gobernante.

En simultáneo, los referentes de las expresiones más votadas se proclamaron como los “ganadores” de los comicios y ratificaron sus intenciones de encabezar el proceso de formación de gobierno.

“Vencimos con la centroderecha y permaneceremos en la centroderecha. Es la coalición que ganó y que puede gobernar”, prometió Salvini, de 44 años, en referencia a la alianza que integra junto con Fuerza Italia, Hermanos de Italia y Nosotros con Italia.

En tanto, Di Maio, de 31 años, afirmó que su fuerza es la “vencedora absoluta” de los comicios. “Hoy se inicia la tercera república”, anunció, en un intento por marcar el final de la etapa iniciada a mediados de los 90 tras el proceso de Mani pulite.

Separaciones

Tras las elecciones, la división de Italia no sólo es ideológica, sino también geográfica. La “bota” que dibuja la silueta del país sobre el Mediterráneo ha quedado con el azul centroderecha al norte y con amarillo antisistema al sur.

En el sur, justamente, fue clave la promesa del “ingreso al país por vía de la ciudadanía” que lanzó el M5E, todo un pronunciamiento respecto de las olas de inmigrantes de Asia y África que llegan por mar

El gran desafío para esta fuerza fundada por el ex comediante Beppe Grillo será no repetir el escenario de 2013, cuando también había sido el partido individual más votado, pero no logró formar una coalición mayoritaria y así que el entonces mandatario Giorgio Napolitano encargó la formación de gobierno al Partido Demócrata, que integró la alianza más votada.

Es en esa dirección que deben leerse los llamados de Di Maio a un “diálogo con otras fuerzas” a las que convocó a debatir “los grandes temas irresueltos de la nación”.

Los parlamentarios electos asumirán el 23 de marzo para dar inicio formal a la XVIII Legislatura y comenzar el proceso de formación del próximo gobierno. (Télam)

MIGRACIÓN.- Desde 2014, más de medio millón de migrantes han llegado a las costas italianas. El Movimiento Cinco Estrellas y la coalición de centro derecha encabezada por la Liga del Norte están de acuerdo en un punto: quienes no tengan derecho de permanencia deben ser expulsados de forma inmediata. Pero mientras la alianza conservadora aboga por controles fronterizos más fuertes y por la expulsión de migrantes en el Mediterráneo, el Movimiento Cinco Estrellas exige vías legales y seguras para la llegada de refugiados a Europa. Al igual que el gobernante Partido Demócrata, el “M5E” pide también una revisión del Acuerdo de Dublín, que prevé que los refugiados pidan asilo en el primer país europeo al que llegaron. El Partido Demócrata, por su parte, pide una mayor solidaridad de los socios de la UE.

Europa.- La Unión Europea (UE) es la “bestia negra” del Movimiento Cinco Estrellas y de la Liga del Norte. La coalicion de centro derecha aboga por una revisión de los tratados europeos, rechaza la estricta política de ahorro y cree que el euro es una “divisa perjudicial” para Italia. El Movimiento Cinco Estrellas, por su parte, renunció a su propuesta de convocar un referéndum para que los italianos pudieran decidir sobre la permanencia de Italia en el euro, provocando alivio en Europa. El Partido Demócrata, en cambio, aboga por “más Europa”.

Endeudamiento.- La deuda fiscal de Italia es uno de los mayores problemas del país. En la actualidad, supera el 130% del Producto Bruto Interno (PIB). Pese a ello, todos los partidos prometen rebajas fiscales. La coalición de centro derecha defiende una revolución fiscal y propone una cuota impositiva única, aunque difieren en el porcentaje: es del 20% en el caso de Forza Italia; y del 15% en el caso de la Liga del Norte. Paralelamente, el eslogan de la campaña electoral del Movimiento Cinco Estrellas es “menos impuestos, más calidad de vida” y el partido pretende aliviar las cargas fiscales de quienes menos ganan. El Partido Demócrata, por su parte, quiere acabar con la tasa a la radiodifusión y reducir el impuesto sobre la renta de las familias.

EMPLEO.- Italia tiene un índice de desempleo del 11%. Pero cuando se lo segmenta por grupos etáreos, la tasa de desocupación trepa hasta al 32% en el caso de los jóvenes. Reducir esa estadística es un objetivo declarado de todos los partidos, pero las ideas son relativamente vagas. el Movimiento Cinco Estrellas quiere incentivar la inversión para crear nuevos empleos en sectores como las nuevas tecnologías. El Partido Demócrata, por su parte, aboga por un salario mínimo por ley e igualdad salarial para hombres y mujeres. La coalición de centro derecha que lidera la Liga del Norte apuesta por rebajas fiscales a las empresas para fomentar la creación de nuevos puestos de trabajo. Berlusconi propone además liberar de impuestos durante seis años a las empresas que contraten a desempleados. (DPA)

Comentarios