La publicación del pedido de recompensa de “Maxi” Abraham podría jugar en su favor

El abogado del acusado por los asesinatos registrados en el parque 9 de Julio objetó que se haga una rueda de reconocimiento. “Es obvio que lo iban a reconocer”, afirmó Ricardo Fanlo, defensor de Abraham. La medida había sido pedida por la fiscala Adriana Reynoso Cuello

04 Mar 2018
1

CON EL ROSTRO CUBIERTO. “Maxi” es llevado desde la División Homicidios hasta los Tribunales Penales horas después de que fue capturado. la gaceta / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

La defensa de Máximo Abraham, el joven de 21 años que está acusado del doble crimen de los policías en el parque 9 de Julio, impugnó la rueda de reconocimiento basándose en la foto que difundió el Gobierno en el pedido de recompensa.

La presentación fue realizada por el abogado Ricardo Fanlo ante la fiscala Adriana Reynoso Cuello, quien investiga el caso.

La mujer trans que estuvo junto a “Maxi” aquella madrugada era quien debía reconocerlo. Reynoso Cuello solicitó esa medida, pero Fanlo se opuso. Ahora, el caso está en manos de un juez.

Los policías Sergio Páez González (44 años) y Cristian Peralta (37) fueron asesinados a balazos en la madrugada del martes 13 de febrero frente a la Casa del Obispo Colombres, en el parque 9 de Julio.

"Es una oposición por la publicación de la foto de Abraham en el pedido de recompensa, pero también porque las imágenes de mi defendido fueron difundida y viralizadas ampliamente por las redes sociales, además de a través de los medios", explicó Fanlo a LA GACETA. "Es obvio que lo iban a reconocer. Era una medida que no iba a ser productiva", fundamentó.

Por el momento no están claros los móviles del crimen. Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que Abraham disparó para evitar ser arrestado. Tampoco se descartó que el sospechoso esté vinculado al negocio de la prostitución trans en el parque 9 de Julio y, por alguna razón que se desconoce, ultimó a los efectivos.

Páez González y Peralta habrían intentado identificar a Abraham, pero cuando se acercaron a la Toyota Hilux blanca en la que se encontraba en compañía de una trans, el joven los habría acribillado a tiros y huyó.

Durante los días que siguieron, los pesquisas allanaron dos hoteles alojamiento que habían pertenecido a la abuela de “Maxi”, Irma Abraham, ya fallecida. También realizaron allanamientos en otros domicilios.

Antes, lograron ubicar en Aguilares la camioneta en la que se movilizaba y que había sido captada por las cámaras de seguridad de un local de la zona del parque cuando escapaba tras cometer el doble crimen.

Recompensa

A pesar de las tareas para intentar detener al prófugo, la Policía no conseguía dar con su paradero. Una semana después de que los uniformados fueran asesinados, el Gobierno de la provincia ofreció medio millón de pesos a quien aporte datos certeros para dar con el acusado.

“Maxi” fue interceptado por personal de la División Homicidios 24 horas después de que se publicara el pedido de recompensa en su contra, cuando deambulaba a bordo de un auto por El Manantial.

Desde ese momento, los pesquisas se encargaron de resguardar a Abraham para que su imagen no fuera registrada. Cuando lo llevaron a Tribunales, fue con el rostro cubierto.

Opiniones

“Es un planteo defensivo correcto. Los fundamentos tienen sustento. En caso de concretarse la medida, el acusado hubiera sido identificado fácilmente por la viralización de su imagen en las redes sociales y los medios”, consideró el abogado José Molina.

“Es acertado como estrategia defensiva, no porque lo favorezca, como ocurriría en este caso, sino porque el testigo ya sabe quién es, están perdiendo tiempo. Hay casos en los que se otorga una nulidad por una captura de imagen que se difundió”, consideró Patricio Char.

Su colega Sergio Pérez, agregó: “Son estrategias técnicas, el juez será quien deberá resolver. Cada abogado asiste a su cliente con la mayor cantidad de elementos objetivos que pueda reunir”.

“No necesariamente se hubiera caído la medida por la difusión de las imágenes. Es una prueba más de muchas. La fiscala es quien debe evaluar su importancia”, opinó Gerardo Banegas.

Comentarios