Agustín Canapino es un ganador por naturaleza, con 28 años se encuentra en la élite nacional

Este año TC, el arrecifeño no se duerme en los laureles y quiere más en el TC

04 Mar 2018
3

CAMPEÓN EN TODOS LADOS. En STC2000, Top Race y TC (además de TC Pista y Copa Megane), el “Titán” logró el N°1.

Alcanzar la cima es muy difícil, pero mantenerse en ella mucho más. Y eso lo sabe muy bien Agustín Canapino, que con 28 años integra ese pequeño grupo de elite de los mejores pilotos a nivel nacional junto a Facundo Ardusso y Matías Rossi. El “Titán” tiene 12 campeonatos argentinos y ya comenzó a defender su corona en el Turismo Carretera. Buscará conseguir algo que no ocurre desde 2002, cuando Guillermo Ortelli fue el último en revalidar el “1” en la categoría.

Canapino se formó en los simuladores, pero lo que no es virtual es su talento y capacidad que le permitieron lograr dos campeonatos de TC, uno de STC 2000, siete de Top Race, uno de TC Pista y uno de la Copa Mégane. Por si fuera poco, recibió el Olimpia de Plata en Automovilismo en 2017 y cerca estuvo de ganar el de Oro.

- Será la segunda vez que defenderás el título de TC, ¿cómo estás para enfrentar este compromiso?

- Tengo las mejores expectativas para esta temporada. También mucha confianza en los motores que este año estaremos recibiendo de Lucas Alonso. El equipo está muy bien ya que atendemos todo en nuestro taller en Arrecifes. A diferencia de 2011, hoy estoy más grande y mucho más maduro. También en aquél momento no teníamos un gran presupuesto, como sí lo tenemos ahora. Luego de muchos años sí pudimos consolidarnos en lo económico para tener un gran auto.


- ¿Qué te parecen los cambios reglamentarios?

- Se verán fortalecidos Ford y Dodge. No será fácil, pero tampoco imposible. Ya el año pasado Chevrolet no se vio favorecido, pero logramos ser competitivos.

- ¿A quiénes ves como los máximos rivales?

- Ford con Mariano Werner, sin dudas. Si no era por la suspensión del año pasado, era firme candidato al título. También con el cambio que tuvieron a favor con el reglamento. De Torino estará Facundo Ardusso y Dodge tendrá a varios pilotos; la marca también tuvo cambios que la benefician.

- Se te notó muy fuerte en lo mental en los últimos dos años ¿cuál es la clave?

- Uno siempre intenta estar bien y buscando reponerse todo el tiempo. Soy fuerte, pero también me formé en los últimos años. Soy muy autodidacta y aprendo leyendo mucho de psicología. Eso me ayudó para fortalecer la mente.

- Ante una hipotética Misión Argentina para correr en carreras de resistencia, en una encuesta fuiste uno de los más votados por la gente ¿qué te genera eso?

- Primero, fue una gran idea la que tiró Norberto Fontana. Pienso que si estuviese la chance de armar un buen equipo con un presupuesto sólido, tengo la tranquilidad de que podríamos hacer un buen papel ya sea en las 24 Horas de Daytona u otra carrera importante. Sería un orgullo poder representar al país de esa manera. Pero bueno, por el momento no está el dinero o quién pueda bancar algo así.


- ¿Por qué no encaraste un proyecto internacional?

- Porque nunca tuve el presupuesto para hacerlo. Yo vivo de esto, mi familia también y no puedo jugármela y tirar a la basura todo lo que logré acá por correr afuera. Mi situación económica no me lo permite. Si sale algo deberá ser a largo plazo y con el dinero que permita garantizar mi campaña en el exterior.

- De haber podido elegir ¿cambiarías tus dos títulos en TC por correr en la F-1?

- Es un escenario hipotético, pero no los cambiaría por nada, ni siquiera si tuviera la chance de correr en la F-1, categoría que me encanta y sigo de cerca. El TC es especial, no sólo te marca como piloto habiendo sido campeón, si no también con la gente, demostrando el fenómeno popular que es.

- ¿Pensás que el automovilismo perdió terreno en nuestro país? ¿Cómo se remedia la situación?

- Sí, tal vez porque hay tanta oferta de categorías y a su vez el crecimiento de otros deportes. No soy licenciado en marketing para saber cómo se puede hacer para que el automovilismo recupere su lugar. Más allá de todo, sigue siendo una actividad muy federal y no sé si hay tantas que puedan lograrlo.

- ¿Qué opinás sobre que cueste cerca de $600.000 por carrera para ser competitivo en el TC?

- La categoría está muy cara, pero desde hace muchos años que viene siendo así. Lo que pasa es que los pilotos lo dejamos todo para ganar una décima y ahí está la diferencia de los conjuntos. Ojalá que la ACTC pueda trabajar para abaratar los costos porque cada vez se hace más difícil y eso que nosotros (por su equipo) tenemos el presupuesto.

- ¿Tomarías un café con Matías Rossi?

- No, porque no me interesa hablar con él. Lo respeto como persona y es un gran piloto, pero tenemos puntos encontrados, diferentes maneras de manejarnos. Pensamos muy distinto.

- Estás a cuatro títulos de igualar a Juan María Traverso, el más campeón en pista y a vos te quedan muchos años por delante...

- Me emociona cuando a uno lo comparan o te quieren medir con semejante ídolo. No pienso en los títulos que gané o los que me faltan para batir un récord. Mis motivaciones se renuevan todos los fines de semana y tengo las mismas ganas como en mi primera carrera en la Copa Mégane. Todo lo que conseguí es porque tuve buenos equipos y autos. Pero también mi pasión por ganar me empuja a lograr más títulos.

En Esta Nota

Agustín Canapino
Comentarios