Fajardo, el candidato progresista

“Soy la persona que tiene la capacidad hoy en Colombia para reconciliar”, manifestó.

03 Mar 2018

BOGOTÁ,- Sergio Fajardo, candidato a la presidencia de Colombia, dibuja diagramas al explicar su idea para reconciliar al polarizado país y reducir la profunda brecha entre ricos y pobres: generar una cultura ciudadana apostando a la educación. “Desde muy temprano desarrollé una convicción personal de luchar para que en nuestra sociedad, lo que para mí ha sido un privilegio, sea un derecho (...), la capacidad de darle como sociedad a toda persona una educación”, dijo el académico, que dictó clases por 25 años. Mientras Colombia busca consolidar la paz sellada con la guerrilla de las FARC, Fajardo cree que la educación es la única manera de aprovechar el potencial de la economía en el posconflicto.

Fajardo, que asegura ser un postulante independiente, tiene una visión social progresista pero a nivel económico es más ortodoxo. En las encuestas oscila entre el segundo y tercer lugar en las encuestas, detrás del favorito Gustavo Petro.

Impuesto de la corrupción

Para muchos colombianos, Petro y Fajardo son la cara moderna de la política en un país muy conservador. Para otros, representan las políticas que devastaron la economía de Venezuela. Incluso Fajardo ha llegado a ser descrito por rivales como un “lobo con piel de oveja” que oculta su tendencia de izquierda bajo una fachada de candidato independiente. “Eso es falso, es mentiroso, es tramposo”, replicó un irritado Fajardo.

Desde que Santos comenzó a negociar con las FARC, surgió una división entre los que querían el acuerdo y los partidarios de acabar militarmente con la guerrilla. “Soy la persona que tiene la capacidad hoy en Colombia para reconciliar”, afirmó Fajardo. “Las otras alternativas significan que Colombia vuelve a la confrontación”.

Fajardo, que proviene de una familia acomodada, propone que las personas más ricas contribuyan más a la recaudación de impuestos. Su plan económico incluye una reforma del sistema de pensiones sin aumentar la edad de jubilación, crear 1,5 millones de empleos e impulsar la productividad. Una de sus ideas para financiar su plan es arrebatarle a la corrupción impidiendo la participación de políticos en los procesos de contratación estatal. (Reuters, por Luis Jaime Acosta y Helen Murphy)

Comentarios