Cinco ejes económicos

DINERO convocó a Espert y a Tetaz a que respondan lo siguiente:1- Modelo económico; 2- Endeudamiento; 3- Nota de la deuda: 4- Evolución inflacionaria, y 5- Comportamiento del dólar.

04 Mar 2018

EL CLÁSICO DEL DOMINGO

José Luis Espert | "Un modelito, muy ajustadito; todo muy chiquitito"

Autor del libro “La Argentina devorada”, el economista José Luis Espert apela al diminutivo para hablar sobre el modelo económico que está desarrollando la gestión del presidente Mauricio Macri. “Este es un modelito muy ajustadito; todo chiquito”, indica para agregar que las medidas que se persiguen no son de alto impacto para cambiar las expectativas de la sociedad. Particularmente porque, a su criterio, estamos en un país tan ciclotímico en materia económica, que pasa de la expansión al crecimiento sin escalas. Y, frente a esa situación, indica que no se puede realizar ningún pronóstico pensando ya en 2019, el año electoral que se avecina. Una prueba de esa situación de bajo impacto de las medidas, según Espert, es que la inflación es prácticamente similar a la que había en tiempos de gestión de Cristina Fernández. “Creo que tenemos varios años para este modelito”, insiste.

> 1 No hay un cambio del modelo económico que se viene aplicando desde hace 70 años. Cuando hablo de modelo me refiero a la sustitución de importaciones, un Estado gigantesco y deficitario o a leyes laborales fascistas. Ninguno de los vértices de ese triángulo vicioso ha cambiado. Tal vez, desde fines de 2015, el país se ha vestido de novia para que el mundo nos  mire y así conseguimos crédito para financiar el déficit fiscal.

 
No soy adivino, ni pretendo serlo. Me siento más cómodo haciendo pronósticos. En materia de endeudamiento del país, si este proceso continúa sin prisa y sin pausa, vamos a tener un problema de deuda. Sea Mauricio Macri o cualquier otro presidente en el futuro. Este experimento (de endeudamiento) no es sostenible. Por eso, Macri se queja de que, en la Argentina, hay un crecimiento invisible. 
3
Si al país le mejorarán la calificación, es una cuestión que uno no puede predecir. En lugar de protegernos contra el mundo, lo que se requiere es una apertura comercial global. Pero de algo estoy seguro: el Gobierno está haciendo todos los deberes para que el país sea calificado como emergente. Coloca a mansalva deuda y, con ese proceso, le está dando de comer a las calificadoras. Ahora, no sé si subirán la nota.
Siempre dije que la economía actual es kirchnerismo con buenos modales. Lo sigo sosteniendo. Entre el año pasado y lo que se proyecta para este período, no hay mucha diferencia de la que había cuando Cristina Fernández era presidenta, de entre un 20% y un 25% anual. Una inflación muy alta para el primer semestre. Creo que tenemos varios años con este modelito. La meta del 15% es para el olvido.
Para establecer qué puede suceder con el tipo de cambio, con el comportamiento del dólar, es fundamental mirar cuál es el ritmo de deterioro de los indicadores externos, del déficit de cuenta corriente o las complicaciones internacionales . Tal vez el dólar siga en la Argentina más cerca de la evolución inflacionaria. Los reajustes de precio pueden ser más paulatinos y no cambiar tan de golpe como pasó a fines de 2017.

> 2  No soy adivino, ni pretendo serlo. Me siento más cómodo haciendo pronósticos. En materia de endeudamiento del país, si este proceso continúa sin prisa y sin pausa, vamos a tener un problema de deuda. Sea Mauricio Macri o cualquier otro presidente en el futuro. Este experimento (de endeudamiento) no es sostenible. Por eso, Macri se queja de que, en la Argentina, hay un crecimiento invisible. 

> 3 Si al país le mejorarán la calificación, es una cuestión que uno no puede predecir. En lugar de protegernos contra el mundo, lo que se requiere es una apertura comercial global. Pero de algo estoy seguro: el Gobierno está haciendo todos los deberes para que el país sea calificado como emergente. Coloca a mansalva deuda y, con ese proceso, le está dando de comer a las calificadoras. Ahora, no sé si subirán la nota.

> 4 Siempre dije que la economía actual es kirchnerismo con buenos modales. Lo sigo sosteniendo. Entre el año pasado y lo que se proyecta para este período, no hay mucha diferencia de la que había cuando Cristina Fernández era presidenta, de entre un 20% y un 25% anual. Una inflación muy alta para el primer semestre. Creo que tenemos varios años con este modelito. La meta del 15% es para el olvido.

> 5 Para establecer qué puede suceder con el tipo de cambio, con el comportamiento del dólar, es fundamental mirar cuál es el ritmo de deterioro de los indicadores externos, del déficit de cuenta corriente o las complicaciones internacionales . Tal vez el dólar siga en la Argentina más cerca de la evolución inflacionaria. Los reajustes de precio pueden ser más paulatinos y no cambiar tan de golpe como pasó a fines de 2017.

Martín Tetaz | "En el próximo mandato será más fácil bajar la inflación"

Martín Tetaz sabe cómo actúan las expectativas económicas en la percepción social. Autor del libro “Lo que el dinero no puede pagar; Mitos y verdades de la economía de la felicidad”, el economista sostiene que el gran error del Gobierno ha sido no tomar en cuenta aquellas expectativas al moverse tan bruscamente el valor del dólar. “Ahora, cuando el dólar se estabiliza, debería pensarse que es como una tormenta que ya pasó”, sostiene.

Tetaz, no obstante eso, proyecta que el mandato del presidente Mauricio Macri terminará, en 2019, con una inflación cercana al 12-13%, “casi la mitad de la que arrancó”. Y agrega que también se reducirá el déficitl sin usar emisión para financiar el gasto público. “Para el próximo mandato, le toque a quien le toque, le quedará un escenario donde será más fácil bajar la inflación y con una economía creciendo con estabilidad”, puntualiza.

> 1 Creo que el modelo económico que aplica Mauricio Macri es mejor del que había. Tal vez me hubiera gustado más uno de más shock que el gradualista, el camino que ha elegido el Gobierno. Creo que es correcto el rumbo de cerrar el déficit y bajar la inflación. Desde mi punto de vista, bajaría más rápido el nivel de subsidios, prohibiría la emisión monetaria y buscaría la convergencia con menos déficit y menos tasa de inflación. 

> 2 Más que el nivel, me preocupa más la evolución de la inflación. Uno sabe que no se puede tener déficit para siempre, porque eso siempre termina mal. Y hay dos maneras de encarar: con emisión o con deuda. Si se apela a la emisión, el riesgo es terminar en una hiper; si se elige deuda, el peor escenario es el default. Hoy vemos que el riesgo país no baja y tampoco la tasa de interés. Eso complica la convergencia. 

> 3 Para cambiarle la nota, hasta ahora el país no convenció. Pero con el actual Gobierno hay un cambio; y eso el mundo lo entiende. Estamos clavados en 400 puntos básicos de riesgo país desde hace seis meses. Creo que la percepción global es que se sabe que el Gobierno tiene un excel que el mercado no se lo compra. Creo que, en ese sentido, hay que tratar de convencer que esas medidas son aplicables en el tiempo.

> 4 Creo que el Gobierno nacional cometió un error importante en diciembre pasado, al cambiar las metas. Esto ha generado dos puntos más de inflación de lo que, realmente, íbamos a tener. Seguramente lo hizo por presiones de sectores que querían un dólar más alto. En principio, se había previsto que este año la inflación roce el 16%; y ahora se habla del 19%. Creo que hay que volver al camino original: una política monetaria más dura.

> 5 El dólar es un precio de la economía, que no lo fija el Gobierno. Y está bien que así sea. La expectativa del mercado (no necesariamente es la que apunta el Relevamiento de Expectativas de Mercado -REM-) es que este año termine en $ 23,80. Los precios se fijan en función de la información que hay en un momento determinado. Y lo que cree el mercado es que el movimiento del dólar acompañe a la inflación.


Comentarios