Cartas de lectores

01 Mar 2018

ABORTO I

El aborto es uno de los temas que genera mayor polarización en nuestras sociedades contemporáneas, porque supone una verdadera encrucijada de tradiciones éticas y opciones regulativas, desde las cuales se aspira a construir respuestas universales aplicables a una variada casuística individual y social. El embarazo no deseado, embarazo no previsto, no querido, no planeado, inesperado, imprevisto, se produce sin el deseo y/o planificación previa y ante la ausencia o fallas de métodos anticonceptivos. Según los estudios realizados por la OMS, en todo el mundo, el 38% de los embarazos son no deseados, el 21% de ellos se da en adolescentes, de los cuales entre el 30% y el 60% terminan en un aborto. Los legisladores de nuestro país ya tratan la despenalización del aborto; el presidente, Mauricio Macri, recibió en Olivos a los legisladores para animarlos a debatir “a fondo” la despenalización del aborto y mostrar a la sociedad que en el oficialismo “conviven las dos posturas y se respeta al otro”. También, la doctora en Derecho y profesora de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Yanira Zúñiga Anazco, analiza la regulación y los debates sobre el aborto desde una teoría feminista y ofrece argumentos para abandonar una lectura constitucional centrada en la personalidad del nasciturus y reemplazarla, en cambio, por un modelo de análisis con base en una concepción situada de la autonomía. Además, Zúñiga Anazco expresa que los debates sobre el aborto están lejos de ser discusiones que versen únicamente sobre el estatuto moral del nasciturus -como es frecuente escuchar- y son, en cambio, verdaderos tests sobre la forma en que las sociedades democráticas equilibran, con pretensiones de justicia, intereses contradictorios, entre otros, la protección de la vida, de la libertad y de la igualdad. También mantiene como hipótesis que a efectos de aproximarse a esta cuestión es necesario abandonar el análisis concentrado en la personalidad del no nato mayoritario en la doctrina nacional. El aborto es un tema que genera polarización en nuestras sociedades contemporáneas; supone una encrucijada de tradiciones éticas y opciones regulativas desde las cuales se aspira a construir respuestas universales aplicables a una variada casuística individual y social. En los EEUU, desde que se aprobara la práctica del aborto en 1973, el 27 de enero de cada año se realiza en Washington la marcha antiaborto: #MarchForLife. Hoy, el presidente, Donald Trump -contra los derechos de las mujeres-, llama a marchar contra el aborto: “Esta marcha por la vida es importante, todos salgan a marchar, tienen mi apoyo”, señala. La respuestas jurídicas parten de ordenamientos que prohíben todos o la gran mayoría de los supuestos imaginables, como ocurre en el caso argentino y chileno, mientras que otros permiten sin restricción de causales, como es en Europa occidental y en EEUU. Queda mucha tela para cortar; hay que esperar.

Julio Argentino Gómez

[email protected]


ABORTO II

Con respecto a las posturas, a nivel país, sobre el aborto, me siento preocupado por el poco conocimiento que hay, sobre todo en los jóvenes menores a 30 años. Pareciera que nuestra educación no les ha brindado las bases sobre las cuales está fundado nuestro país, y por lo tanto, tampoco su postura sobre los derechos que reciben los niños. Navegando por internet, algo tan usado en estos días, se puede obtener información sobre los Derechos de los Niños, y cuando comienzan los mismos, y cito: “Con relación al artículo 1 de la Convención sobre los Derechos del Niño, la República Argentina declara que el mismo debe interpretarse en el sentido que se entiende por niño a todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad”. Esto se encuentra entre las Convenciones, Ley Nº 23.849, artículo 2º. Mi pregunta final es: ¿Qué hay que hacer para que terminen las campañas de desinformación promulgadas por sectores radicales de la izquierda? Me parece incorrecto dejar que dichos sectores se metan en la educación, tratando de promulgar sus ideas como si fueran centros de adoctrinamiento.

Jorge Fabrizio Almaraz

[email protected]


ABORTO III

Voy a hilar fino sobre el éxito de Uruguay en el tema aborto. Desde 2013, el país vecino ha sancionado la Ley de Aborto Irrestricto. Se los cita como un paradigma a seguir en la región. Pero, ¿qué dicen sus números oficiales? 1) Antes de la sanción de la ley, el relato oficial hablaba de 150.000 abortos anuales. Eso se fue modificando hasta fijar en 33.000 como “la” cifra que se repitió hasta el cansancio. ¿Cuántos abortos se registraron en su primer año (2013)? Pues 7.171. Es decir casi cinco veces menos de lo que decían que había. Alguien al parecer estaba mintiendo. 2) Al parecer la legalización del aborto reduce la práctica. Pero, ¿la reduce? Otra vez volvamos a los números. Abortos en 2014: 8.537; en 2015, 9.362; en 2016, 9.719. Saque usted sus conclusiones. 3) Dicen que cada vez son más las mujeres que deciden seguir con sus embarazos. Pero, ¿qué informó su Ministerio de Salud? Ahí va: número de mujeres que siguieron con sus embarazos: en 2013: 486; en 2014: 720; en 2015: 633; en 2016: 585. O sea, por tres años consecutivos descendió el número de mujeres que quieren seguir con su embarazo. Insisto, alguien está mintiendo.

Mauricio Ezquer

[email protected]


SAN PEDRO DE COLALAO

Es cruel decir la realidad de un pueblo sin síntomas de despertar, que acepta sus llagas y heridas de necesidades a cuestas de seguir creyendo, en que alguna vez, cumplirán con las promesas aquellos que se postulen a delegado comunal de San Pedro de Colalao. Algunos de los puntos que ponen de manifiesto la desidia que se vive en este querido pueblo, son los referidos a lo elemental para un digno vivir: la intransitabilidad de sus calles, la falta de reposición de lámparas en el alumbrado urbano, el desmalezamiento de los espacios públicos y baldíos, la falta de recolección de residuos, no tan sólo los domiciliarios, sino dentro de la propia plaza principal. Ya no pedirle al delegado comunal, quien tiene la responsabilidad y obligación de mantenerlo limpio y cuidado, ya que mostró semejante grado de indiferencia; sino al ministro del Interior, que diera un paseíto por cualquiera de esas calles, y mucho mejor si lo hace de noche, porque es donde se podrá apreciar la desidia en su máxima expresión. Cuán grosero y defraudador es devolver al clamor de un pueblo pidiendo mejoras, con un alegato final de “no se puede”. Esas son las autoridades que tenemos, que adormecen en el letargo del tiempo hasta que concluya su mandato, en su supuesto feudo, sin contribuir al derecho del pueblo en lo que necesita. Ese es el fin de la estadía en un trabajo político, ya que el dinero es del Estado y se invierte en gestión de lo que el pueblo pide. No obstante, pese a todos estos problemas que a diario pasa la población, el empuje y las ganas de progresar son puntos que se destacan de la gente olvidada por su representante. San Pedro de Colalao, Dios se recreó en esas tierras majestuosas, un paraíso que queremos que lo siga siendo.

Eduardo Alejandro Malaspina

[email protected]


CÁNTICOS QUE SE OYEN

Esto que escribo es un poema. Macri sabe de fútbol. A veces sabe de gobierno. Últimamente ha olvidado ambas cosas. Raro en él. Indicio quizá de exceso de preocupación. Consecuencia directa de los errores acumulados. Increíblemente mal resueltos. Objeto de bronca y burla popular. Malas lenguas gritan. Algunas aún callan. Casi todas empobrecidas y desesperanzadas. Rara forma de hacerse oír. Individual y grupalmente. Lástima que no sepa escuchar. Para que no haga falta una hinchada que entone por todos. Tanta impotencia de la gente. Perdida en la tribuna.

Leonardo Peusner

[email protected]


LA FIESTA DEL QUESO

Concluyó con éxito la 49° edición de la Fiesta Nacional del Queso en Tafí del Valle. En mi juventud llegué a cantar folclore junto a mis hermanos en “Fogoncito Criollo” de don Abraham Cancha en la antigua LV7. Desde allí es que soy un apasionado de nuestra música nativa, orgulloso de nuestros Mercedes Sosa, Los Tucu Tucu, el Trío San Javier y Juan Falú. Pero estoy embroncado por la poca participación de talentosos músicos tucumanos que se ven frustrados por la actuación de, siempre, las mismas superestrellas que ya van haciendo famosos a sus nietos, tengan o no talento. Lo imperdonable es que pasa lo mismo en los festivales que nosotros organizamos. Felicitaciones a los organizadores tafinistos por el esfuerzo y el aguante de los concurrentes. Esta es una crítica constructiva: que no se repita en los festejos por los 50 Años la mala actuación, falta de respeto al público, y lo que es peor, la pobre imagen que dimos al país que nos miró por la TV Pública, de los técnicos sonidistas sacando y poniendo enchufes, enredados con los humoristas y locutores que, para peor, se veía que poco sabían del queso. Muchachos: para eso existen los telones, decorados y mamparas, y los costados del escenario también se los deben usar en los intervalos. Hubo un momento en que el replay del “Chaqueño” Palavecino me hizo creer que iba a cantar; a lo mejor se ganaba el Queso de Oro. ¡Che!, un minuto de TV vale una fortuna. A la palabrita Tucumán la hagamos aparecer más.

Francisco Amable Díaz

Pedro G. Sal 1.180 - B° 20 de Junio
Tucumán

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios