Confusión, malestar y apuro entre directores, maestros y padres

El anticipo del inicio del ciclo lectivo tomó por sorpresa a la comunidad educativa

01 Mar 2018
1

DE COMPRAS. Padres salieron con sus niños ayer para conseguir uniformes. LA GACETA / FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

“¿Qué parte de la película me salteé?” parecían decir las caras de los periodistas que ayer, al mediodía, escuchaban al gobernador y al ministro de Educación anunciar que hoy comenzarían las clases. Adelantar cuatro días lo que marca el calendario escolar no es un trastorno menor para los padres que trabajan y deben prever con tiempo las actividades de sus hijos. Las autoridades no parecían advertirlo. Desconcertada, una periodista se animó a preguntar: “pero ¿es simbólico el inicio de clases, ministro?” “Lo que hay son clases, no es simbólico”, fue la respuesta.

Ante la contundencia de la realidad, las supervisoras corrieron a volcar en cataratas por Whatsapp y mails la convocatoria a las directoras, para que estas las reenvíen a las maestras, que a su vez debían pasarlas a sus alumnos para que vayan a clases hoy. La información por las redes fue muy rápida, pero con ella viajó también la indignación de los padres (muchos no habían terminado de hacer sus compras de útiles y uniformes), de los transportistas escolares, tomados por sorpresa, y de los directores que debieron improvisar la bienvenida a sus alumnos, en medio de la matrícula que todavía continúa, y de los exámenes, que aumentaron en número por el levantamiento de la mesa extra de marzo a la que estaban acostumbrados.

Los alumnos y también sus padres fueron llamados a las escuelas para participar en las jornadas (de capacitación) de Formación Situada que habían sido previstas por calendario escolar. Lo que no estaba contemplado era la presencia de los estudiantes, que hasta ayer no sabían cuál iba a ser su rol en los encuentros. Como para acentuar el desconcierto, las clases comienzan hoy, pero recién el lunes se harán los actos de inicio del ciclo lectivo, siempre que el paro nacional que se gesta lo permita.

¿Cuál es el motivo de adelantar el comienzo de clases? Lo que sabemos es que ayer al mediodía, apenas cerrada la paritaria salarial (pese al “faltazo” de APEM) Tucumán se convirtió en la primera provincia del país en abrir el año escolar de manera oficial (aunque sea a costa de adelantar el calendario). Los 180 días son sagrados. Y la inminente ratificación de paro por 48 horas (para lunes y martes) de CTERA pone en peligro el cumplimiento de la ley. ATEP, con 15.000 afiliados, forma parte de la CTERA.

Pero esta no es la única lectura del adelantamiento de las clases. Los gremios que no forman parte de la discusión salarial sospechan que la medida es una “cortina de humo” para tapar el descontento de los docentes por el acuerdo. “Un 8% en agosto para llegar recién en septiembre a un 17% es una vergüenza”, se lamentaba Juan Carlos Aguirre (UDT). Pero el ministro siempre afecto a las imágenes tenía su propia explicación: “¿Qué hace un futbolista antes de un partido? Precalentamiento”.

El juego ha comenzado. Un sondeo de LA GACETA permite anticipar que no todas las escuelas, especialmente las privadas, pondrán hoy a sus jugadores en la cancha. Muchas respetarán las reglas que se acordaron desde el principio.

Comentarios