Se desplomaron dos árboles y causaron daños

Había pedidos para que los quitaran, pero eran ejemplares notables.

28 Feb 2018

Dos jacarandás caídos. Uno de ellos, declarado notable por el municipio capitalino y la Sociedad Amigos del Árbol. El tendido eléctrico, afectado. Un auto, destrozado. El techo de una cochera, comprometido por el peso del árbol colapsado. En medio de la escena, el enojo de los vecinos y el trabajo de Defensa Civil. La fuerte tormenta de anoche dejó una memorable postal en calle 9 de Julio al 600.

La gran cantidad de lluvia que cayó en poco tiempo afectó a numerosos sectores de la provincia (ver aparte). Sin embargo, a escasos metros de la Municipalidad de la capital se vivió una situación particular. Un árbol aplastó a un auto y el otro quedó posado sobre el techo de una guardería. Guillermo Gioia, propietario del vehículo, contó a LA GACETA su experiencia. “Estacioné antes que empiece a llover. Caminé dos cuadras y al ver que empezó a granizar volví para resguardar mi auto. Llegué y estaban caídos los árboles, y... ¡chau mi auto!”, relató. En medio de su narración, la lluvia arreciaba. El peso del jacarandá activaba la alarma una y otra vez. Visiblemente enfadado, Gioia la desactivaba. “¡Te van a pagar! No lo hacen cuando está mal estacionado y el tuyo sí lo estaba”, decía uno de los presentes para consolarlo.

“¡Son de LA GACETA, contá cuántas denuncias hicimos desde 2011 por estos árboles!”. El grito fue de Jorge Martínez, uno de los dueños del estacionamiento afectado. Junto a su hermano Hernán Martínez aseguraron que presentaron al menos cuatro notas al Municipio para que los jacarandás sean retirados de la cuadra. “Hace unos años vinieron los Amigos del Árbol con la orquesta de la municipalidad y lo declararon notable del año (al árbol que cayó encima de su inmueble); ahí se puede ver la placa. Ellos se oponían a la poda. Nosotros mismos queríamos hacernos cargo pero no se podía”, contaron. “¡Miren si se caía encima de la gente, los mataba!”, manifestó preocupada una transeúnte. “El problema es que los hacen notables sin un estudio previo. Sabíamos que este árbol se iba a caer, ni siquiera los mantienen”, aseveró uno de los hermanos.

Jorge Sepúlveda, director de Defensa Civil capitalina, dijo que una medida cautelar pedida por la Sociedad Amigos del Árbol impide a la Municipalidad cortar ese tipo de ejemplares. “Si hay peligro inminente, se lo hace. Pero estos árboles estaban vivos”, aseguró.

Pese a desconocer la situación, Guillermo Olivera, director del grupo ambientalista, confirmó que los jacarandás caídos en esa cuadra eran notables. Sin embargo, sostuvo que desconocía la medida cautelar referida por Sepúlveda.

Comentarios