Amenazan con restringir el servicio de colectivos si no mejoran la seguridad para los choferes

César González, titular de UTA, dio plazo hasta el miércoles para que se solucionen los problemas de los botones antipánico.

22 Feb 2018
1

DESCONECTADOS. Desde el gremio aseguraron que no todas las línes están protegidas con el sistema de seguridad. la gaceta / foto de Ines Quinteros Orio

“Daremos plazo hasta el miércoles para que se resuelva el problema de los botones antipánico. Caso contrario, tomaremos medidas para proteger a nuestros afiliados” anunció Cesar González, secretario general de la Unión de Transporte Automotor (UTA), luego de la reunión que tuvo ayer a la mañana con el ministro de Seguridad, Claudio Maley, el jefe de Policía, José Díaz, autoridades de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor (Aetat) y con la empresa ATOS, que brinda el servicio de a la Municipalidad capitalina, a raíz de los últimos casos de asaltos y robos a los colectivos en la capital.

El secretario manifestó “estar muy preocupado por la falla en los botones, ya que el sistema antipánico es esencial para brindar seguridad tanto los pasajeros como a choferes. En la reunión se estableció un plazo de una semana para que la Municipalidad resuelva el problema con las empresas y se vuelva a instalar correctamente el servicio de las alarmas”.

“Hasta el miércoles a las 10 esperaremos una respuesta; si es que no vemos una solución tendremos que tomar medidas. Consistirán en que los choferes ya no circularán por los barrios en los que los asaltos a colectivos sean frecuentes. En otras zonas el servicio empezará más tarde y finalizará más temprano”, detalló.

El gremialista afirmó semanas atrás a LA GACETA que se disparan entre 100 y 120 alarmas todos los días, lo que imposibilita que la Policía pueda acudir y se quejó de que “si bien hoy se están disparando entre 25 y 50 por día, la disminución se debe a que a muchas líneas se les quitó el servicio, no a que se solucionó la falla”, destacó.

Malestar

Un chofer de la Línea 6, Miguel Cáceres, dijo que hace unos meses sufrió un asalto en medio de su recorrido, cuando un joven subió haciéndose pasar por pasajero, lo amenazó con un cuchillo y luego se dedicó a robar a los pasajeros. “En esta empresa hay uno o dos robos por semana; a muchos compañeros les robaron, y eso que dentro de todo es una línea tranquila”, manifestó el conductor.

Santiago Coronel, también chofer de esa línea, manifestó que a varios de sus compañeros los asaltaron. Aunque “el 6 no es tan peligroso como el 11 u otras empresas, muchas veces se suben mecheras o gente que roba antes de bajarse, pero no hay asaltos”.

Pablo Figueroa, un chofer de la Línea 11, contó que unos meses atrás sufrió un robo cuando circulaba cerca de Villa 9 de Julio. Según relató, dos adolescentes se subieron al colectivo y cuando uno de ellos estaba por pasar la tarjeta, el otro le pegó un culatazo; posteriormente les robaron a los pasajeros y bajaron. “Apreté el botón antipánico, pero no funcionó, nadie vino, y ahora directamente no anda”, se quejó ante LA GACETA.

Figueroa contó que muchos de sus compañeros ya no quieren brindar sus servicios por miedo a ser asaltados. “No es sólo un robo; uno sale y no sabe qué le puede pasar; los delincuentes se manejan con mucha violencia”, agregó.

Pasajeros de esa línea manifestaron que “es una de las peores” tanto por el mantenimiento del vehículo como por la inseguridad. Luis Ferreira aseguró que él no sufrió ningún asalto, “pero que posiblemente se debe a que no viajo todos los días”. Sin embargo, conoce a gente que sí fue asaltada; “es una de las líneas más complicadas, es el que está en peores condiciones y hay muchos asaltos”.

Rita Arias, usaria de la Linea 10, dijo que una vez fue asaltada con su hermana cuando el colectivo circulaba por la zona del barrio el Sol. “Se subieron unos chicos al colectivo, nos amenazaron con cuchillos, nos quitaron el celular a algunos pasajeros y se bajaron”, relató.

Miguel Lares, conductor de esa empresa, explicó que si bien él no sufrió ningún asalto, algunos de sus compañeros de línea sí. No obstante, dice que están tranquilos porque aún les funciona el botón antipánico.

Últimos casos

González contó a LA GACETA que el domingo por la noche, cerca de las 22, un chofer de la línea 7 fue asaltado a punta de pistola cuando se encontraba en la intersección de las calles Monteagudo y Emilio Castelar, en el barrio Bajo la Pólvora. Según el gremialista, cinco jóvenes que viajaban como pasajeros se levantaron y, mientras uno de ellos amenazaba con un arma de fuego al conductor para que no abra las puertas, los otros cuatro les quitaban sus pertenencias a los pasajeros.

Una semana antes, el domingo 11, un colectivero de la empresa de transporte de pasajeros “El Galgo”, fue asaltado cerca de las 8 cuando circulaba por la zona de la plazoleta Mitre.

De acuerdo al chofer Jorge Alejandro Ovejero, de 41 años, cuando se encontraba cerca de las vías del ferrocarril, se detuvo para que subiera un joven de unos 28 años, quien pasó por el censor su tarjeta de viaje y como no tenía crédito, le dijo al chofer que espere a que busque otra tarjeta.

Durante un momento simuló que buscaba el plástico en un bolsillo trasero de su pantalón, pero lo que extrajo fue un spray de gas pimienta, y lo accionó cerca del rostro del conductor. Luego, lo despojó de sus pertenencias. Hizo lo mismo con tres pasajeros que viajaban en la unidad. Luego descendió y escapó corriendo.


Zonas que quedarían sin colectivos
n Barrio el Palomar
n Zona del Corte, en Yerba Buena
n Barrio Smata I
n Barrio Smata  II
n Barrio el Colmenar
n Alderetes
n Calles atrás del cementerio del Norte 


Zonas que quedarían sin colectivos

Barrio el Palomar
Zona del Corte, en Yerba Buena
Barrio Smata I
Barrio Smata  II
Barrio el Colmenar
Alderetes
Calles atrás del cementerio del Norte 

Comentarios