Barrera también apuntó contra el ex comisario García por las maniobras de encubrimiento

El ex subjefe de Policía se sumó a las acusaciones en contra del hombre que fue condenado por haber cometido irregularidades

20 Feb 2018

En la sexta audiencia del juicio por el crimen de Paulina Lebbos se terminó confirmando lo que venía sospechando desde los últimos días. Los acusados de encubrimiento que declararon en la audiencia responsabilizaron al ex comisario Enrique García de haber sido el responsable de las irregularidades que se detectaron en el hallazgo del cuerpo. El señalado fue condenado por esta situación en 2013 y actualmente se encuentra encerrado en un calabozo cumpliendo la pena.

La joven estudiante fue vista por última vez en el amanecer del 26 de febrero después de haber dejado en a Virgina Mercado en su casa de La Rioja al 400. Ella, según la investigación, a bordo de un Fiat Duna bordó, se dirigía hacia la casa de su pareja César Soto, ubicada en el parque 9 de Julio. El 11 de marzo fue encontrado su cuerpo en el camino que conduce a Raco por dos lugareños.

A partir de ese momento, se cometieron una serie de anomalías por la que terminaron imputados Eduardo Di Lella (ex secretario de Seguridad), Hugo Sánchez, (ex jefe de Policía), Nicolás Barrera (ex subjefe de la fuerza), Héctor Brito (ex jefe de la Unidad Regional Norte) y Hugo García (uniformado retirado que vivía en Raco).

“Nunca participé de una red de complicidad”, asegura Rodríguez

El jueves, Barrera protagonizó un escándalo cuando a los gritos acusó a un tal Rafael Gómez, supuesto abogado de García, de haberse presentado en tribunales para decirle que su cliente no iba a declarar porque se sentía amenazado y que lo habían presionado para que dijera que él había tenido responsabilidad en la maniobra de encubrimiento.

“La investigación del hecho y las actuaciones estaban a cargo de García. Era su obligación informar al fiscal. Pero se comunico con cada uno de nosotros para informar la forma en la que encontró el cuerpo”, dijo Barrera al ser consultado por el querellante Emilio Mrad respecto a quien estaba a cargo de las actuaciones que se desarrollaron el 11 de marzo de 2006.

Un aviso del ex comisario García desató un escándalo que terminó a los gritos

Las palabras coinciden con la que las declaraciones que realizó la semana pasado Sánchez. El ex jefe de la fuerza informó que cuando él llego al lugar del hallazgo se encontraban Di Lella y García. “Después llegó el fiscal (Alejandro) Noguera y dio algunas instrucciones. Como corresponde protocolarmente, se las transmití a (Héctor) Brito, quien era el jefe de la Unidad Regional Norte que con seguridad se la dio a García. Tengo entendido que fue él quien se quedó toda la noche resguardando el cuerpo y el lugar”, declaró.

Sánchez, cuando habló en la audiencia, dijo también que Barrera fue el último en llegar al lugar donde se encontraba el cuerpo. “Él no dio ninguna orden”, señaló. “Ni él ni yo tuvimos contactos con el cuerpo. Ni siquiera lo pudimos observar porque estábamos lejos del lugar el sábado, cuando fue hallado y el domingo, cuando lo retiraron. Lo que sabíamos era lo que nos había transmitido el comisario de Raco”, explicó.

García quedó en la mira de la justicia después de la reconstrucción del hecho, cuando confesó que en realidad fueron los hermanos Sergio y Marcelo Goitea quienes hallaron el cuerpo y no en un rastrillaje realizado por personal de la comisaría de Raco. Por esa situación fue detenido. Sin embargo, poco antes, fue beneficiado con un ascenso. Pero luego afrontó un juicio donde recibió una condena de cinco años al encontrárselo culpable de los delitos de encubrimiento agravado y falsificación de instrumento público.

Aclaraciones

“El único dialogo que tuve con García fue cuando me confirmó que a Paulina la habían encontrado durante un rastrillaje. Nunca más estuvimos en contacto ni le impartí ninguna instrucción operativa”, aseguró Barrera cuando el fiscal de Cámara Carlos Sale y el fiscal coadyuvante Diego López Ávila, le preguntaron si él le había dado la orden de que se hiciera cargo de esas tareas. “Recién lo conocí ese día”, aseguró.

Luego, en 2010, consiguió otro. ascenso. “Era el ministro de Seguridad (N. de la R.: en esos años el cargo era ocupado por Mario López Herrera) el responsable de los ascensos y quien tenía el poder de veto”, dijo Barrera.

No fue la única mención a la intervención de García. “Había un concepto muy formado de él de parte de Di Lella, quien lo propuso como la persona apta”, agregó Barrera. “El jefe de Policía (Sánchez) me dijo que el trabajo de García había sido muy bueno en Yerba Buena y por eso lo trasladaron a Raco”, agregó.

Polémica visita

El ex comisario tuvo que responder por una visita que le hizo a García cuando este ya se encontraba detenido en la base de Gendarmerìa. “La esposa de García estaba muy afligida y quería que tranquilicen a su esposo, que pensaba que había perdido su puesto. Fui a ver a otros efectivos, muchas veces, aun por delitos más graves”, afirmó.

“El comandante Claudio Maley (actual ministro de Seguridad), en base a mi investidura, permitió mi ingreso al escuadrón de La Talitas donde estaba detenido junto con el comisario Jorge Bustamante (ex jefe de Policía). Fue una visita formal y registrada”, declaró.

“Nunca se tranquilizó, dijo que no sabía por qué lo habían detenido, ya que siempre había dicho la verdad. No paraba de llorar. Yo le explique que lo podía asistir un abogado de la fuerza. De eso hablamos y luego nos retiramos sin ninguna novedad”, expresó.

Comentarios