“Siento, por primera vez, que nos están oyendo”

Una víctima de abusos sexuales testificó ante un enviado de Francisco

19 Feb 2018
1

JUAN BARROS. El obispo chileno acusado de encubrir abusos sexuales. t13.cl

NUEVA YORK.- El testigo clave en el caso de un obispo chileno acusado de cubrir abusos sexuales dijo ayer que dio un testimonio “revelador” a un investigador ordenado por el Papa Francisco y espera que conduzca a la verdad.

Juan Carlos Cruz se reunió en una iglesia en Manhattan durante cuatro horas con el arzobispo Charles Scicluna, uno de los investigadores del Vaticano más experimentado y respetado en los temas de abuso sexual del clero.

“Ha sido una buena experiencia y hoy me siento muy esperanzado”, dijo luego de la reunión. “Siento que me escucharon; fue muy intenso y muy detallado y muy, a veces, revelador para ellos”, añadió. “Con suerte, conducirá a cosas buenas”, anticipó.

El Vaticano anunció el 30 de enero que el Papa había designado a Scicluna para investigar las acusaciones de que el obispo Juan Barros de la diócesis de Osorno en Chile había encubierto crímenes contra menores. Este fue un dramático giro para el Papa, quien días antes había dicho que estaba seguro de que Barros era inocente y que el Vaticano no había recibido ninguna evidencia concreta en su contra.

“Por primera vez siento que nos están oyendo”, dijo Cruz, quien ahora vive en Filadelfia. “Veremos cuál es el resultado de todo esto, pero creo que Monseñor Scicluna es un hombre muy bueno, y creo que se sintió sinceramente conmovido por lo que estaba diciendo. Lloró”, contó.

“Él estaba escuchando mi testimonio, y yo le estaba contando sobre el abuso, sobre el encubrimiento (y) la forma en que los supervivientes, no solo a mí, nos tratan, el costo personal para alguien. Estaba llorando, no fue una actuación, sentí que estaba preocupado y que estaba escuchando”, agregó Cruz. Scicluna se negó a comentar sobre los detalles del testimonio.

Cuando era adolescente, Cruz sufrió abusos del reverendo Fernando Karadima, quien fue encontrado culpable en una investigación del Vaticano en 2011 por abusar de él y de otros jóvenes durante muchos años. Karadima siempre negó las acusaciones.

El Vaticano le ordenó seguir una vida de oración y penitencia y lo excluyó del ministerio público, pero evitó el enjuiciamiento penal porque según la ley chilena había transcurrido demasiado tiempo desde los delitos. El hombre de 87 años todavía vive en Chile.

Cruz sostiene que Barros fue testigo del abuso por parte de Karadima, quien fue el mentor del obispo hace años en una parroquia de Santiago. (Reuters)

Comentarios