El latte art se impone para agregar un toque estético a la tradicional taza de café con leche

Las formas varían en complejidad y tiempo, pero todas conllevan por detrás la creatividad del diseño.

17 Feb 2018

Conocido por los divertidos dibujos que se realizan a partir del vertido de leche, esténciles o sobre la espuma del café, el latte art se impone como una nueva opción para agregarle a la tradicional taza de café con leche o cortado un toque estético. Las formas varían en complejidad y tiempo pero todas conllevan por detrás la creatividad del diseño

Para los amantes del café, disfrutar una taza de este néctar oscuro es una experiencia que implica el uso de todos los sentidos: debe tener un aroma agradable y sabor intenso, a tono con la estética de la presentación y, por supuesto, beberse en el ambiente adecuado. Hoy en día ya no basta con entregar una taza caliente, hay que estar pendiente de los detalles para convertir cada sorbo en un instante gourmet.

Así es como surge el latte art, una nueva tendencia artística en el mundo de la cafetería que permite crear increíbles diseños en la superficie de la espuma. “Se trata de que cada cliente tenga un pedazo de arte en su taza, los pequeños detalles suman contenido a la experiencia de reunirse y compartir un café con amigos o familiares”, explicó Alejandra García Reinos, artista de latte art en la cafetería La Berlina. En su local, los dibujos se realizan a través de la técnica del etching, diseñando las formas sobre la espuma con ayuda de distintas herramientas como palillos y lápices artísticos.

Animales en 3D, caricaturas del propio cliente, patrones florales, paisajes cargados de colores y frases son algunas de las opciones que eligen los baristas y los aficionados para dotar al acto de tomar café de nuevas sensaciones visuales. “Los sábados traigo a mi hija con sus amigas a merendar, les gusta mucho la sorpresa de encontrarse con formas diferentes en las bebidas que eligen y me piden que les saque fotos”, comentó Maidana Vaca, mientras da un trago a su capuchino decorado con la figura de una corona. Su hija, Laura Vaca, de 11 años, también disfruta de la tarde tomando un submarino y se declara fanática del latte art: “me gustan los dibujos que vienen en el café con leche. Mis favoritos son los ositos y perritos pero, a veces, no quiero tomar lo que pedí porque me da pena que se arruinen”, confesó Laura divertida.

La verdad es que, ante la competencia en el rubro, este tipo de creaciones también resultan una ventaja comparativa. “Vengo a la cafetería porque es un sitio de reunión con mis compañeras. Disfrutamos ver los diseños del día, nos sentamos temprano a la mañana, conversamos hasta el mediodia y nos intercambiamos el café”, añadió Marta Petralia, de 69 años.

Los diseños varían de acuerdo con el tiempo que tenga el barista, la ocasión y el tipo de cliente que se presente, pero siempre subyace por detrás el objetivo de aportar un toque de novedad y arte a esta tradicional bebida. “Hay diseños más personalizados como las caras de mujeres y otros que son rápidos de hacer. A la gente le gusta ver un ‘buen día’ escrito en su café, muchas personas hacen peticiones especiales por cumpleaños o aniversarios,”, detalló Ignacio Ríos, barista y dueño de la cafetería La Berlina.

“Por una cuestión práctica, comúnmente hago corazones, tulipas y espigas -comentó Daniel Vega, responsable de los diseños en la cafetería El Negrito-. Hace poco empecé a dibujar emojis y, para el círculo más íntimo de mis amigos o clientes, hago escudos de fútbol, pongo el número de los goles y, en algún cumpleaños, la cantidad de años”. Daniel utiliza para sus creaciones la técnica del vertido libre, donde las figuras se elaboran mientras la leche cae directamente sobre el café.

Para ambas técnicas, la consistencia de la espuma y textura de la crema de leche es el elemento más importante. “En el latte art la leche tiene un punto del cual no se puede pasar. La textura y forma en que se saca la leche es el lienzo de los diseños, por eso hay que cuidar su calidad”, finalizó Daniel mientras servía una nueva taza de café con leche.


diseños con flores
Podés colorear los pétalos con colorantes naturales
Para crear un diseño de flor solo tenés que dibujar con alguna salsa o jarabe dos o tres círculos concéntricos sobre la crema de leche y, una vez realizados los círculos, continuamos armando el dibujo con la ayuda de un lápiz para latte art. Nos posicionamos en el último círculo creado y, de afuera hacia dentro, dirigimos nuestro pulso hasta el centro del diseño, repitiendo el movimiento por cada pétalo. 
============06 TEX VARIOS ITEMS 1 (12147107)============
espirales y esténciles
ambas opciones requieren apenas 5 minutos
El diseño de espiral es una de las alternativas más rápidas de realizar a la hora de decorar el café. Solo tenés que dibujar un espiral en la taza y, a partir de ahí, dirigir el palillo desde el centro de la forma hacia afuera. La ilusión óptica del espirar se produce cuando, al reiterar la operación, todas las líneas se juntan. Además, podés decorar la bebida con apliques comestibles y plantillas, al espolvorear el cacao o la canela sobre ellas los patrones se transmiten como esténciles. 


Diseños con flores
Podés colorear los pétalos con colorantes naturales

Para crear un diseño de flor solo tenés que dibujar con alguna salsa o jarabe dos o tres círculos concéntricos sobre la crema de leche y, una vez realizados los círculos, continuamos armando el dibujo con la ayuda de un lápiz para latte art. Nos posicionamos en el último círculo creado y, de afuera hacia dentro, dirigimos nuestro pulso hasta el centro del diseño, repitiendo el movimiento por cada pétalo. 

Espirales y esténciles
Ambas opciones requieren apenas 5 minutos

El diseño de espiral es una de las alternativas más rápidas de realizar a la hora de decorar el café. Solo tenés que dibujar un espiral en la taza y, a partir de ahí, dirigir el palillo desde el centro de la forma hacia afuera. La ilusión óptica del espirar se produce cuando, al reiterar la operación, todas las líneas se juntan. Además, podés decorar la bebida con apliques comestibles y plantillas, al espolvorear el cacao o la canela sobre ellas los patrones se transmiten como esténciles. 

Comentarios