Una publicación moviliza a la Universidad Nacional de Tucumán

Asuntos Jurídicos abrirá una investigación.

16 Feb 2018
1

UNT. Desde Asuntos Jurídicos de esa institución la intención era hacer lo posible por esclarecer los hechos.

La publicación de un texto que relata la experiencia de un abuso en el ámbito de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) repercutió en el Rectorado. Augusto González Navarro, director general de Asuntos Jurídicos de esa institución, confirmó que el artículo estaba en poder de las autoridades y que la intención era hacer lo posible por esclarecer los hechos. “Estamos poniendo en marcha una investigación”, comentó. González Navarro refirió que ayer había empezado a recopilar datos y que hoy esperaba disponer de más información, pero que la idea era iniciar las actuaciones incluso de oficio, es decir, sin que mediara una denuncia formal.

El texto titulado “Volví a cruzarme al docente que abusó de mí”, que originó la reacción de la UNT, fue redactado por el periodista Martín Dzienczarski y publicado en Cosecha Roja, un medio digital con sede en la Ciudad de Buenos Aires. En esa plataforma, Dzienczarski contó en primera persona que, siendo niño, había sido abusado por un docente de una escuela de la UNT, que a su vez, residía cerca de su casa. El periodista no identificó al profesor, pero sí manifestó que las situaciones intimidantes se repitieron un par de veces e, incluso, que llegó a presenciar una escena íntima en un baño de la institución educativa. El cronista añadió que esta agresión le había producido secuelas psicológicas y temor, y que, después de muchos años de silencio, recién pudo abrirse y animarse a contar lo que le había pasado.

“Cuando me crucé al abusador en el colectivo le mandé un mensaje a ella (una chica con la que estaba saliendo). Me dijo que me sentara en un asiento más lejos y que me bajara si me sentía muy mal, que viajara en otro colectivo. Iba a hacer eso, pero al final me quedé. ¿Por qué tengo que ser yo el que huya? Empecé a contarles la situación a algunos amigos y amigas. Me enteré que el tipo sigue dando clases. Los chicos de ahora en la escuela le pusieron un apodo: el violín”, escribió el periodista. Y añadió que se había decidido a contar esta historia difícil al advertir que la sociedad tendía a relativizar los padecimientos de las víctimas y a dudar de sus relatos.

El texto publicado el miércoles circuló a altísima velocidad por las redes sociales, donde aparecieron numerosos focos de debate sobre la pedofilia. En especial, la nota generó preocupación entre los padres de alumnos de la escuela a la que asistió el periodista porque, como él mismo dijo, el docente en cuestión seguiría al frente de diversas asignaturas.

Comentarios