Un pasacalle robado le trajo de vuelta el amor

Daniel no sabía como recuperar el amor de Luján. Sin dinero, optó por robarse un pasacalle y con él, el corazón de su esposa

13 Feb 2018
1

Los pasacalles serán / disparos al corazón / luna y estrella / que unieron la noche de nuestro amor, escribió Facundo Toro en 1997 sin imaginarse, quizás, que estaba describiendo una historia de amor que se consolidaba ese mismo año y con la misma consigna: un pasacalle. Más de 20 años de amor, unidos por uno de estos carteles y una pícara historia que refleja que cuando se está enamorado, se puede ser capaz de hacer cualquier cosa.

Daniel Carrión (40 años) todavía recuerda como si fuera ayer la travesura juvenil que trajo de vuelta a sus brazos a Luján Elsinger (36 años), ahora su esposa. “Tuvimos a nuestra primera hija muy jóvenes, era muy difícil llevarnos bien, ella con 16 yo con 19 y un día nos peleamos y nos separamos”, relata Daniel. “Pero yo quería estar con ella. Ninguno de nuestros amigos apostaba por nosotros, pero eso no me detuvo, yo sabía que había amor”, dice.

“Se acercaba el cumpleaños de Luján, no tenía un peso y encima estábamos peleados... Mis posibilidades eran pocas, hasta que una luz se encendió para mí”, enfatiza y su cara parece recordar muy bien lo que sucedió esa noche.

“Andábamos con mi amigo caminando, y a dos cuadras nos detuvimos a ver cómo un vecino colgaba un pasacalle que decía: Para mi corazón de galleta, por lo dulce y suave. No tenía destinatario, y sin pensarlo supuse que podía ser mi modo de recuperar a Luján. Esperamos que llegue la noche, sacamos el pasacalle y salimos corriendo directo a la casa de la abuela de Luján (dónde ella vivía con nuestra hija). Había comprado pintura negra y escribí Luján al final del mensaje...” describe Daniel.

Podía salir bien o salir mal. La suerte estaba echada y sólo había que esperar a que amaneciera. La abuela fue la primera en verlo y despertó a su nieta. Luján quedó encantada con la sorpresa que le dio Daniel y con ese detalle su amor tomó fuerzas para empezar nuevamente a crecer. Hoy, ya hace 20 años que están casados y tiene dos hijos: Candela y Constantino.

Una mentirita piadosa

El origen del pasacalle que unió a Daniel y a Luján era un secreto guardado que salió a la luz hace poco tiempo, cuando el amigo cómplice de la hazaña regresó a Tucumán después de vivir muchos años en España. “¿Te acordás lo del pasacalle?” fue el pie para contar lo que ahora es una divertida anécdota en la familia Carrión-Elsinger.

“Era muy joven, sinceramente no tenía dinero para comprar un regalo como el que ella se merecía. Pero tenía que jugármela por amor, era mi oportunidad y no quería perderla...”, reflexiona ahora Daniel.

“Cuando dicen que la gente, a veces, hace cosas locas por amor tienen razón. Por eso estar enamorado es lo más lindo que te puede pasar, porque te da fuerzas, te da ánimo. Hoy lo recuerdo y me siento feliz de haberme animado y de haber recuperado el amor de mi vida”, finaliza.

Curiosidades del Día del Amor

El santo.- Los supuestos restos de San Valentín se encuentran en una pequeña capilla de la iglesia de San Antón, en el centro de Madrid. En una urna-relicario del siglo XIX bajo una gran corona dorada y dos ángeles. La tradición indica a los visitantes que deben escribir su nombre y el de su amada o amado en una cinta y atarla a los barrotes de la capilla.

No hay una sola fecha de celebración.- El 14 de febrero no es el día mundial del amor, porque hay lugares del mundo como Egipto que celebran desde hace cinco décadas el día de los enamorados el 4 de noviembre. A pesar de esa diferencia, comparten con el resto del globo terráqueo, las flores y los bombones como los principales regalos.

Un mar de besos.- El récord mundial de besos en masa lo tiene la Ciudad de México, en 2009. En esa ocasión reunió en su centro histórico a 39.879 personas. La cifra no es exacta porque en los besos podían participar más de dos personas al mismo tiempo.

El beso más caro.- En agosto de 2003, el estadounidense Joni Rimm pagó 50.000 dólares por conseguir un beso de la estrella de Hollywood Sharon Stone. El privilegio había sido subastado en beneficio de la organización benéfica de Los Ángeles Project Ángel Foods, que proporciona comida gratis a los enfermos de sida.

Viaje gratis.- En 2016, en Letonia se regalaba un viaje gratis en minibús a los enamorados que en el día de San Valentín se dieran un beso ante los ojos del conductor. Como la peculiar tarifa sólo regía para parejas heterosexuales, las críticas de la asociación de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales no tardaron en llegar.

Por correo.- En 2015, los holandeses más románticos tuvieron la oportunidad de franquear sus felicitaciones postales con un simple beso en lugar de un sello postal. Las cartas debían enviarse el 13 de febrero para que su destinatario las recibiera puntualmente el día de San Valentín.

Cambio amor por divorcio.- Una emisora de radio de Manchester quiso acabar con las edulcoradas tradiciones por San Valentín y en el año 2000 sorteó un divorcio. La pareja ganadora obtenía además unas relajantes vacaciones que, por supuesto, realizarían por separado.

El chocolate, una tradición.- El 30% del chocolate producido en un año está destinado al Día de los Enamorados. En Japón los solteros reciben doble ración ese día.

Comentarios