El entrenador de Las Pumas avizora un futuro promisorio con el seleccionado juvenil

09 Feb 2018

Que a nivel mundial el rugby femenino viene creciendo a tasas chinas ya no es un secreto para nadie, como tampoco lo es que Tucumán juega un papel referencial en ese fenómeno dentro de Argentina. Además de ser una de las provincias con mayor número de clubes y jugadoras fichadas, es también una de las que más jugadoras le ha proporcionado al seleccionado nacional, Las Pumas, en su todavía joven historia.

Esa fuerte presencia se replica en el recientemente formado seleccionado argentino juvenil, Las Pumitas. Desde el inicio del proceso, a fines de 2016, más de 40 jugadoras juveniles de todo el país fueron observadas por el entrenador de Las Pumas, Daniel Villén, de las cuales 18 fueron tucumanas. Cuatro de ellas llegaron a la última concentración, a fines de enero, aunque sólo dos formarán parte del plantel que buscará en Brasil la plaza para los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 (Yogba): Antonella Slame (Aguará Guazú) y Giuliana Agüero (Cardenales). Las otras dos, Luisina Contreras (Monteros) y Azul Medina (Cardenales) no estarán por ser todavía demasiado jóvenes (tienen 14 años).

“Si no fuera por la edad, pelearían la titularidad, porque son dos jugadoras muy destacadas. Por eso, aunque no iban a poder estar, las estuvimos llamando a las concentraciones”, elogió Villén, en charla con LG Deportiva.

Las Pumitas partirán el 28 de febrero hacia Brasil para competir entre el 2 y 3 de marzo por la única plaza clasificatoria a los Juegos. “Brasil y Colombia vienen trabajando con su base juvenil hace tiempo, así que ellos serán los rivales principales. De todas maneras, ese es sólo uno de los objetivos. El otro es más importante todavía: ampliar la base del seleccionado mayor para el futuro.

Después de marzo, varias de estas juveniles empezarán a concentrarse con las mayores y serán incorporadas al sistema, con entrenamiento, preparación física, nutricionista para que, en dos o tres años, se sumen a Las Pumas ya con cierta experiencia”, reveló el entrenador marplatense.

Destrezas en desarrollo

La experiencia es un factor clave. Muchas de las Pumas actuales conocieron la ovalada cerca o incluso después de los 20 años, mientras que en Las Pumitas, algunas empezaron antes de cumplir siquiera 10 (por caso, Giuliana y Luisina comenzaron a los siete), con lo que el tiempo de desarrollo es mucho mayor, remarca Villén.

“Se nota la diferencia en las destrezas y en la toma de decisiones. Como muchas de ellas incluso comenzaron jugando con chicos en infantiles, marcan diferencia. Si se les da una buena preparación, pueden alcanzar un gran desempeño”, aseguró Daniel, entusiasmado con la relevancia que cobró el rugby femenino a nivel UAR en los últimos dos años.

“Se le está dando mucha importancia. De hecho, en la última concentración, todas Las Pumas viajaron en avión y recibieron su ropa del año. Ahora se les va a dar la ropa a las juveniles. Hay dos entrenadores, preparador físico, fisioterapeuta, nutricionista y manager. Hay toda una serie de medidas tendientes a que los seleccionados femeninos crezcan”, reveló el entrenador.

Por otra parte, lamentó la falta de apertura en la mayoría de los clubes tradicionales hacia el rugby femenino. “Pasa en todos lados, no solamente en Tucumán. Incluso en países más adelantados, como Inglaterra, están tratando de solucionar ese problema. A medida que culturalmente vayamos siendo más abiertos, iremos mejorando. Estamos hablando de que en Argentina ya hay casi 4.000 jugadoras fichas y muchas otras sin fichar”.

Comentarios