Se espera que hoy declaren los imputados por el crimen de Paulina Lebbos

Los jueces rechazaron varios de los planteos que realizaron durante la primera jornada del debate. Polémica por cómo declarará los testigos de privilegio.

07 Feb 2018

La primera jornada del juicio no fue positiva para las defensas la mayoría de los imputados. El tribunal, integrado por Carlos Caramuti (presidente), Rafael Macoritto y Dante Ibáñez, rechazó cada uno de los planteos que solicitaron los defensores de tres imputados.

Juan Macario Santamarina, que defiende a Roberto Luis Gómez, acusado del crimen de la joven, solicitó que los jueces se declararan incompetentes y que el caso pasara a manos de la Justicia federal. Argumentó que el delito de privación ilegítima de la libertad debería ser atendido por el otro fuero que además le garantizaba imparcialidad. El fiscal de Cámara, Carlos Sale, y la querella, representada por Emilio Mrad, se opusieron el planteo y la audiencia pasó a un cuarto intermedio. Luego de una hora de deliberar, los jueces rechazaron el planteo señalando que era extemporáneo y que en otras instancias ya se había definido la competencia.

Luego le tocó el turno a Gustavo Carlino, representante de Nicolás Barrera, el ex jefe de Policía que está acusado de ser uno de los encubridores del homicidio. El profesional solicitó la nulidad del requerimiento de elevación a juicio realizado por el fiscal Diego López Ávila por haber imputado mal a su defendido y la exclusión probatoria de la declaración de Enrique García, el comisario de Raco que fue condenado por haber cometido irregularidades en el momento del hallazgo del cuerpo. En este caso, con una mera consulta entre sus integrantes, decidieron no hacerle lugar por considerar, en el primer caso, que también era extemporánea y el restante consideró prematuro tomar una decisión al respecto, ya que no había declarado aún en el juicio.

Gustavo Morales, defensor de Eduardo Di Lella, el ex secretario de Seguridad acusado de encubrimiento, fue el que encendió la mecha de la bomba de la jornada. Pidió que se incorporaran como pruebas de las copias de papel de varios mails que Daniel Alperovich, hijo del ex gobernador José Alperovich, había mantenido con su madre, Beatriz Rojkés, y de la ex senadora con Luis Núñez, ex jefe de la Brigada de Investigaciones que está citado como testigo en el juicio. El profesional dijo que esa documentación la recibió de manera anónima en su despacho y no supo precisar la fecha y la autoría de los mismos.

“Pongo a disposición de todas las partes este documento para que analicen su importancia”, dijo Morales. “Es un ardid del defensor Morales que intenta incorporar pruebas inconducentes. Trata de dilatar el proceso”, dijo Mrad.

Caramuti determinó que se escucharan las palabras de todas las partes antes de tomar una decisión al respecto. No hubo un integrante de la parte acusadora y de la defensa que apoyaran la iniciativa de Morales. Además de dudar de la autenticidad de los documentos, decidieron esperar que los mencionados declaren en la audiencia para que sean interrogados sobre esos documentos.

Morales también solicitó la nulidad de requerimiento a elevación a juicio y recusar al secretario Marcos López Frías y al prosecretario Jorge Baaclini, entre otros planteos que fueron desestimados por los magistrados de manera unánime. Pero sí le hicieron lugar a realizar una inspección ocular en el lugar de los hechos.

Tema picante

Gran parte de la audiencia se dedicó también a tratar el tema de los testigos con privilegios. La querella y Morales cuestionaron por vía separada que el senador José Alperovich, los fiscales Alejandro Noguera y Adriana Reynoso Cuello y el ministro Edmundo Jiménez respondiesen por escrito.



Mrad pidió que se les otorgue un tiempo similar a una audiencia para que puedan contestar el interrogatorio. “Eso evitará que sean asesorados o que respondan las preguntas con el expediente a su alcance”, argumentó. En caso de que sea necesario realizar algún tipo de corrección de sus dichos, que se traslade el tribunal a su lugar de residencia para hacerlo, ya que legalmente no puede obligarlo por la fuerza pública a hacerlo.

Por su parte, Morales planteó que los jueces no realicen preguntas o pidan incorporación de las pruebas. Esta opinión fue compartida por la mayoría de los defensores, pero finalmente fue rechazada por los jueces, por considerarla abstracta y anunciaron que a su debido momento tomarán una decisión al respecto. El juicio continuará hoy a partir de las 8.30.


Con los dientes apretados 
De poco sirvieron las recomendaciones que hicieron los integrantes de la Sala III. En el primer día de audiencia ya hubo chisporroteos entre los acusadores Carlos Sale (fiscal de Cámara) y Emilio Mrad (representa a Alberto Lebbos) contra el defensor Gustavo Morales (asiste a Eduardo Di Lella). “No vamos a tolerar cruces personales. Les hemos pedido en varias oportunidades que no se falten en el respeto”, dijo tajante Carlos Caramuti, que actúa como presidente del Tribunal. El magistrado también fue protagonista de otro hecho curioso: ordenó a un guardia que le quitara el celular a Juan Carlos López Casacci, defensor de Hugo Rodríguez. Al profesional le sonó el teléfono en plena audiencia, lo que generó el malestar del juez. 


Con los dientes apretados 

De poco sirvieron las recomendaciones que hicieron los integrantes de la Sala III. En el primer día de audiencia ya hubo chisporroteos entre los acusadores Carlos Sale (fiscal de Cámara) y Emilio Mrad (representa a Alberto Lebbos) contra el defensor Gustavo Morales (asiste a Eduardo Di Lella). “No vamos a tolerar cruces personales. Les hemos pedido en varias oportunidades que no se falten en el respeto”, dijo tajante Carlos Caramuti, que actúa como presidente del Tribunal. El magistrado también fue protagonista de otro hecho curioso: ordenó a un guardia que le quitara el celular a Juan Carlos López Casacci, defensor de Hugo Rodríguez. Al profesional le sonó el teléfono en plena audiencia, lo que generó el malestar del juez. 

Un día especial

La sala, al principio, estaba llena. Nadie quería perderse el primer día del juicio. Alberto Lebbos recibió apoyo de personas conocidas  como María Luján Rey, Viviam Perrone, Isabel Yaconis, Matías Bagnatto y Matías Garrido (director nacional de Políticas Contra la Violencia Institucional), quienes estuvieron hasta mediodía. Ana Colombres Garmendia (veedora de la Justicia), Juan Roberto Robles (abogado, también veedor), Ariel Osantisky y Daniel Blanco (ambos dirigentes del Partido Obrero) e integrantes del Comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad se quedaron todo el día. El juicio, en sí, todavía no empezó. En la primera jornada, los defensores y la querella tuvieron la oportunidad de realizar todos los planteos necesarios previos al debate. La “acción” comenzará recién hoy, cuando se escuchen los testimonios de los seis imputados, si es que quieren hablar.

Lo bueno

No hubo sobresaltos para ingresar

La buena organización evitó que se generaran incidentes a la hora de ingresar a la sala. El sistema de acreditación implementado facilitó todo.

Lo malo

Incidente en la puerta de la sala

En la primera audiencia hubo un entredicho entre Alberto Lebbos y un familiar de Eduardo Di Lella. El tribunal les llamó la atendió y advirtió que no tolerará este tipo de hechos.

Lo feo

La insistencia de los defensores

Pese a que están en su derecho de hacerlo, la mayoría de los planteos rechazados fueron realizados en otras instancias del proceso judicial.

Declararían hoy 

Roberto Gómez.- el único imputado por el crimen.

Eduardo Di Lella.- ex secretario de Seguridad, acusado de encubrimiento.

Hugo Sánchez.- ex jefe de Policía que afronta cargos por encubrimiento.

Nicolás Barrera.- ex subjefe de Policía, imputado por encubrimiento. 

Héctor Brito.- ex jefe de la Unidad Regional Norte, acusado de encubrimiento.

Hugo Rodríguez.- ex policía , acusado de encubrimiento.

Comentarios