Se duplicó la venta de sillitas para autos

Según vendedores, los conductores se apuraron en cumplir con la nueva ley, que exige su uso a chicos de hasta 10 años

07 Feb 2018

Cuando hace casi un mes se aprobó una modificación a la Ley Nacional de Tránsito, por la que se obliga a que los chicos de hasta 10 años usen sillitas para viajar en auto, en la parte posterior, surgieron voces a favor y varias críticas. Estas últimas consideran excesiva la edad para esa exigencia. Es que las butacas adosables a los asientos del auto fueron siempre vistas como un accesorio más bien para bebés. Para los chicos más grandes es suficiente con un adaptador que eleva su estatura y permite que usen el cinturón de seguridad como los adultos.

El decreto que ya entró en vigencia exige el uso del Sistema de Retención Infantil (SRI), homologado en relación con su peso y tamaño; el SRI es lo que conocemos comúnmente como sillitas o butacas.

Los empleados de los negocios que ofrecen este tipo de producto aseguraron que la venta está en ascenso. “Siempre se vendieron las sillas y los adaptadores para esta época, porque las familias salen de vacaciones. Pero en lo que va de 2018 la compra se incrementó el doble”, detalló Daniel Palavecino, empleado de un local de Muñecas primera cuadra. “Aunque hay papás que lo hacen de mala gana porque tienen que gastar un dinero que quizás usaban para otra cosa, compran sabiendo que por un lado es una condición para que los menores viajen seguros y, por otro, saben que ahora es una obligación por ley”, añadió el empleado.

“Es un gasto pero si lo pensás bien es mejor prevenir que curar, siempre. Además es necesario que los padres empiecen a tomar conciencia”, reflexionó Daniel Soraire, que trabaja en un comercio de Muñecas al 100. “Que vengan, que se interioricen en el tema y que compren es muy positivo. Yo trabajo de esto, pero desde mi lugar de observador me doy cuenta de que hay un interés por proteger a los niños cuando viajan en automóviles”, subrayó.

Para diferentes etapas

Estos sistemas se pueden adquirir según la edad y/o el peso de los chicos: los recién nacidos usan el que se conoce como “huevito” (cuesta unos $ 2.800); los niños de dos a seis años -según su tamaño- pueden usar la butaca o buster con respaldo (desde $ 2.000 hasta $ 14.000); y si es un niño de complexión grande, de unos ocho o 10 años, puede ir sentado en un buster sin respaldo (desde $ 600); es un adaptador que lo eleva en el asiento y permite que el cinturón de seguridad vaya bien colocado. Esto quiere decir que no le roce el cuello, que no esté asegurado únicamente por la cintura, y que no se lastime con la otra parte del cinturón.

Para todas las etapas

Además de estas posibilidades de compra y uso, en el mercado se consiguen unas butacas o sillas que resisten un peso de hasta 50 y 54 kilogramos. Tienen la particularidad de venir equipadas para ser usadas desde cero año hasta los 50 kilos; o desde los dos kilos y medio hasta 54 kilos. Estas son muy útiles porque se compran una sola vez y se pueden usar para las diferentes etapas que atraviesan los chicos.

Acorde a cada bolsillo la inversión rondaría entre los $ 600 como mínimo (buster sin respaldo) hasta los $ 14.000 (butacas de alta gama que aceptan hasta 50 kilos), teniendo en cuenta calidad, peso que admite la silla y necesidades que cubre.

Estoy de acuerdo

“Estoy muy de acuerdo con la ley, todo lo que sirva para proteger a los niños de los accidentes de tránsito suma. Me parece perfecto que la implementen y la hagan cumplir”, afirmó Eugenia Botelli, mamá de una beba de cinco meses.“Aparte estos sistemas son muy útiles porque cuando uno hace viajes largos o sale en el auto, llevar un bebé en brazos es muy incómodo, pero sentarlo en el huevito o en la butaca es confortable para el bebé y las mamás, además viajan seguros porque les podés poner el cinturón de seguridad”, agregó.

“A la silla la uso desde que nacieron mis hijas, ahora tienen seis y ocho años y la sigo utilizando; y lo seguiré haciendo hasta que sea necesario”, precisó Florencia Aráoz. “Antes de comprar averigüé mucho sobre el tema porque la seguridad es una cuestión clave. Cuando comprás un auto priorizás los mecanismos de seguridad que trae, con la sillita pasa exactamente igual, porque en definitiva ahí va lo más valioso que tenemos”, añadió.

Alicia Luján, madre de una nena de cinco años, también se refirió al tema: “aplicar la ley es lo correcto, y todos los papás deberíamos acondicionar el vehículo para que nuestros hijos viajen seguros. Los cinturones de seguridad de los autos no están diseñados para niños, por ejemplo a mi hija le da en el cuello, por eso usamos los adaptadores para elevarla en el asiento, así el cinturón le quede como a un adulto. Pero hay niños que son de contextura grande y pueden usar sin problema el cinturón de seguridad; por eso lo único que puedo decir en contra de este decreto es que me parece excesiva la edad hasta la que se debe usar la silla”, cuestionó.

La aplicación de la nueva norma en Tucumán

Ante las dudas y las repercusiones que surgieron con el decreto que modifica la Ley Nacional de Tránsito, y que establece las condiciones en las que deben viajar los niños de hasta 10 años, LA GACETA se comunicó con el subsecretario de Tránsito y Transporte de la Municipalidad capitalina, Enrique Romero, para conocer cómo se implementará la medida en nuestra ciudad. El funcionario hizo hincapié en que la norma tiene un vacío informativo porque no especifica peso, contextura y altura del niño. Lo que se convierte en un inconveniente a la hora de aplicar la ley con el Sistema de Retención Infantil (SRI). Agregó que la norma indica que el SRI debe estar homologado, pero en nuestro país -afirmó- no hay ningún centro de homologación que trabaje con este tipo de sistemas. “Desde ya, y a medida que vayamos detectando los casos, vamos a trabajar haciendo prevención. No vamos a ser rigurosos; recomendaremos a los padres que circulen con la sillita o con los chicos sentados en el asiento trasero con el cinturón de seguridad abrochado”, informó el funcionario. “Por esta laguna legal que tiene el decreto si viaja un niño de 10 años de gran tamaño, no puedo obligarlo a que se siente en una silla porque seguramente no entrará. Pero si va una mamá con un bebé en brazos sentada en el asiento delantero o niños que van al jardín de tres o cinco años, sin cinturón y no sentados en la silla sí vamos a actuar informando al tutor la importancia de su uso y las recomendaciones de seguridad sobre ese tema”, especificó. 

obligatorio 
tucumán, adherida a la ley
El decreto firmado por el presidente Mauricio Macri y presentado en el Boletín Oficial el 11 de enero rige para todo el país, es decir que también para nuestra provincia, ya que Tucumán está adherido a la Ley Nacional de Tránsito 24.449. Por eso es obligatorio cumplir con las condiciones para trasladar niños de hasta 10 años. Las únicas provincias que están exceptuadas son Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza y la Ciudad de Buenos Aires, porque hace tiempo tienen su propia reglamentación sobre el tema.
Obligatorio 
Tucumán, adherida a la ley

El decreto firmado por el presidente Mauricio Macri y presentado en el Boletín Oficial el 11 de enero rige para todo el país, es decir que también para nuestra provincia, ya que Tucumán está adherido a la Ley Nacional de Tránsito 24.449. Por eso es obligatorio cumplir con las condiciones para trasladar niños de hasta 10 años. Las únicas provincias que están exceptuadas son Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza y la Ciudad de Buenos Aires, porque hace tiempo tienen su propia reglamentación sobre el tema.

Comentarios