Caso Lebbos: "soy un perejil de esta causa"

El acusado Roberto Gómez cargó contra el fiscal López Ávila. "Soy inocente", insistió en los pasillos de Tribunales.

06 Feb 2018

Pasó tres años en prisión preventiva y desde hoy es uno de los seis imputados que se enfrentarán al tribunal que intentará esclarecer el crimen de Paulina Lebbos, la estudiante que fue encontrada asesinada en marzo de 2006, a la vera de la ruta 341, camino a Raco. "Soy el perejil de esta causa", aseguró Roberto Luis Gómez, quien arremetió contra el fiscal Diego López Ávila al que acusó de "inventar" un asesino.

Durante un cuarto intermedio de la primera jornada del juicio que se lleva a cabo en la sala de juicios orales, penales y correccionales del Palacio de Tribunales, Gómez habló con LA GACETA y expuso su postura sobre la acusación de privación ilegítima de la libertad seguida de homicidio, que pesa en su contra.

"Soy un perejil. El asesino que ha inventado el fiscal Diego López Avila. Desde el 27 de noviembre -de 2013- hasta el día de hoy estoy sufriendo la injusticia. Me amenazó ese día, sin conocerme. Entró a la fiscalía y me dijo: 'meta chango, hablá. Hacete cargo porque se que hay gente del poder involucrada'", aseguró el hombre que llega al banquillo después de que en la etapa de instrucción López Avila sumara pruebas para sospechar que participó en el hecho que se investiga.

"Él es un cómplice más. Tres años y un mes estuve privado de mi libertad. Este señor (López Ávila) me ha quitado la vida y la felicidad. Y a mis hijas también. Me han involucrado con el poder. Somos trabajores. No tenemos nada que ver", recriminó el hombre de 39 años, que recuperó la libertad en diciembre de 2016.

"Todo esto es injusto. Le pido a los tucumanos que me acompañen a mí y a mi familia, como yo también pido por el señor Alberto Lebbos. Porque el también está sufriendo una injusticia y su hija también es víctima, como soy yo. Les pido que nos acompañen para que esto se termine. Soy inocente. No hice nada", declaró Gómez, que según López Ávila, durante el juicio debe explicar por qué su chip apareció en el aparato de la víctima, minutos después de su desaparición.

Comentarios