Los motores endulzan sus oídos

La guerrera de la bicicleta disfruta de sus afectos; desea ser madre y sueña con correr el Dakar

06 Feb 2018

“Vendíamos alfajores de maicenas, rifas. Mi papá trabajaba en varios turnos, realizaba viajes, traslados. Si no valoro todo el amor y el sacrificio que hicieron por mi, sería una egoísta” recuerda con emoción Noelia Rodríguez, la multicampeona de mountain bike que ahora busca nuevos desafíos deportivos. Llegar tan alto requiere mucho más que solo esfuerzo personal.

Noelia ya recorrió miles de kilómetros levantando trofeos junto a su bicicleta, pero quiere más. Ahora tiene un nuevo objetivo. “Quiero correr el Dakar, en moto o en cuatriciclos. Es un sueño que tengo pendiente hace mucho tiempo” expresa enérgicamente la fan de Laia Sanz y de cualquier mujer que desafíe a la carrera más exigente del mundo. Con su bicicleta enriqueció su trayectoria profesional abriéndose camino a través de diferentes trayectos que conjugan la belleza y hostilidad propias de la naturaleza. Si a eso le sumamos su pasión por todos los deportes motores, alimentados por el combustible de la adrenalina, su sueño tal vez se haga realidad.

Empezó a correr en enduro pero una caída de su moto, el año pasado, le provocó una rotura de ligamentos cruzados. “Voy a comenzar a entrenar de nuevo. Mis amigos que comparten la misma pasión me motivan”, destaca. Si no son los motores, será el mate o una buena cena, pero siempre habrá motivos para disfrutar con amigos.

Noelia, además de su virtuosa carrera deportiva, utilizó su tiempo para estudiar abogacía y educación física. “Era complicado hacer las tres cosas de manera simultánea. Entonces dejé de lado abogacía y enfoque todos mis esfuerzos a recibirme de profesora de educación física” contó la biker.

Cuando no está disfrutando del viento en su rostro y de la sinfonía que solo un motor puede generar, su compañía más confortable es la familia. “Somos muy unidos. Tengo dos hermanas. Antonella, que es ayudante de laboratorio, y Melisa, que pronto se convertirá en nutricionista. Cuando puedo voy a ayudar a mis padres, Ricardo y Graciela. También paso tiempo con mis bellos sobrinos Araceli y Bauti”.

“Estoy en un momento muy emotivo, con muchas ganas de ser mamá. No puedo evitar pensar con frecuencia como sería” confesó Noe a LA GACETA.

Su forma de ser ayudó a que su camino al éxito sea más rápido: “No soy de desvelarme; no me gusta el alcohol ni fumo. Soy bastante tranquila” aseguró Noelia. Sus convicciones hacen que los sacrificios tengan un impacto menor. Hay momentos que no pudo disfrutar. “No pude estar junto a mi sobrina en su fiesta de 15,. Tampoco participé de mi colación universitaria. Me perdí una infinidad de eventos y encuentros con mi familia y amigos, pero ellos supieron entender mi objetivo personal” relató.

Para estar informada le dedica tiempo a los noticieros, a las redes sociales, y por supuesto, a los programas deportivos. El teatro y las danzas clásicas son una cita frecuente acompañando a su sobrina Araceli. Netflix la maravilló con Stranger Things, Juego de Honor y películas como “Jamaica Bajo Cero”.

Pero no sólo los motores endulzan sus oídos. “Soy una apasionada de Los Pimpinela. Son lo más” afirmó con entusiasmo.

Comentarios