“Soy drogadicto, quiero recuperarme: necesito ayuda para distraer la cabeza”

Un joven relató que soñaba con aprender dibujo y pintura en el centro de contención.

04 Feb 2018
1

PROTESTA. Dora Ibáñez (al centro), aseguró que los jóvenes que se recuperan de su adicción necesitan contención. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI (ARCHIVO)

“Lo tienen que hacer, no prometerlo. Lo dejaron ahí nomás”, afirmó F.E.G., un muchacho de La Costanera adicto al paco (se preserva su identidad por su estado de vulnerabilidad). Apoyado contra un árbol cercano a lo que queda de la obra del Centro Preventivo Local de las Adicciones (Cepla), donde algunos vecinos comenzaron a instalar casillas, F.E.G lamentó que el proyecto no haya sido terminado. “Soy drogadicto, quiero recuperarme: necesito ayuda para distraer la cabeza. Me gusta dibujar, pintar. Hubiera sido lindo que, si el centro para adictos se terminaba, venga alguien a enseñarnos”, explicó.

F.E.G. tiene 21 años y dos hijas. Ellas viven en Buenos Aires, donde se trasladó la madre de las nenas. “¿Cómo te gustaría estar dentro de cinco años?”, le consultó LA GACETA. “

Me gustaría estar bien, sano y que mis hijas me vean así. Y ojalá que cambie el barrio, que vivamos mejor. En la parte de atrás del Cepla había una canchita de fútbol, estaría bueno que al menos le pongan los arcos”, completó mientras en algún lugar sonaba el ritmo cuartetero de “Ahora mírame”, de Ulises Bueno.

La mamá del joven estaba indignada por la promesa incumplida. “Tenemos mucha impotencia porque pensábamos que al fin íbamos a tener algo nuestro en el barrio. Era para ayudar a los chicos con la droga. Esto no puede esperar más. Mi hijo está re mal por el paco. Nos hicieron ilusionar; nos arrebataron el futuro de los chicos, de los adictos y de los que todavía no consumen”, cuestionó. Aseguró que la situación en La Costanera es crítica: “hoy viernes no comimos nada. No teníamos nada para comer, así que no nos vengan con excusas para no hacer la obra”.

“Esperamos a Dios”

Dora Ibáñez, una de las Madres del Pañuelo Negro, estaba desahuciada. “El Cepla ha quedado en la nada, ¿alguien cree que harán esa obra? Ya está todo perdido. Nadie quiere hacer nada por la salud de los chicos pobres y drogadictos de los barrios”, sollozó,

Ibáñez dijo que se sentía vencida: “estoy resignada, tengo hijos y nietos adictos. Si hay que mandarlos a Las Moritas (centro de rehabilitación provincial) o a un centro en otra provincia no tenemos ayuda económica. Ellos vuelven y no tienen trabajo, los discriminan, así que no hay nada para ellos. Vuelven a drogarse al poco tiempo. Sólo esperamos a que Dios defina qué pasará con nuestros hijos”.

La madre de La Costanera relató que está preocupada por Francisco, de 24 años, uno de sus nietos. Es hijo de Cristian, el hijo de Ibáñez que se suicidó en 2010, en una crisis de abstinencia. “Rezo todos los días por mi nieto. Volvió de rehabilitación, está trabajando, pero no sé si podrá salir o no. Porque cuando se mató mi hijo llevaba seis años sin consumir. No quiero enterrar a un hijo y a un nieto. No sé cómo explicarle, hay días que doy vueltas en la cama, las noches se hacen largas. Los chicos se drogan en la calle a toda hora, se están muriendo y nadie dice nada”, denunció.

Sin comentarios

SIN COMENTARIOS
funcionarios nacionales y provinciales EVITARON OPINAR SOBRE LA SITUACIÓN DEL CEPLA
Los funcionarios provinciales y nacionales no dieron precisiones sobre la coyuntura del Centro Preventivo Local de las Adicciones (Cepla) inconcluso en La Costanera. LA GACETA contactó al equipo de prensa del titular de la Sedronar nacional, Roberto Moro. Aclararon que aún no había novedades de la obra, que el entonces diputado nacional Federico Masso había asegurado que se construiría en otro solar en 2017. Desde la oficina nacional reiteraron que iban a anunciar oficialmente el nuevo proyecto cuando haya garantías de que se completará. La postura del despacho se mantiene desde que el saqueo comenzó a dañar seriamente la estructura de parantes de aluminio. Este diario se contactó con la secretaria general de la Gobernación, Silvia Pérez, quien aseguró que no tenían conocimiento de la ocupación del predio. La secretaria de Obras Públicas, Cristina Boscarino, y el ministro de Desarrollo Social de la provincial, Gabriel Yedlin, no respondieron los llamados telefónicos ni los mensajes de texto.

Los funcionarios provinciales y nacionales no dieron precisiones sobre la coyuntura del Centro Preventivo Local de las Adicciones (Cepla) inconcluso en La Costanera. LA GACETA contactó al equipo de prensa del titular de la Sedronar nacional, Roberto Moro. Aclararon que aún no había novedades de la obra, que el entonces diputado nacional Federico Masso había asegurado que se construiría en otro solar en 2017.

Desde la oficina nacional reiteraron que iban a anunciar oficialmente el nuevo proyecto cuando haya garantías de que se completará. La postura del despacho se mantiene desde que el saqueo comenzó a dañar seriamente la estructura de parantes de aluminio.

Este diario se contactó con la secretaria general de la Gobernación, Silvia Pérez, quien aseguró que no tenían conocimiento de la ocupación del predio. La secretaria de Obras Públicas, Cristina Boscarino, y el ministro de Desarrollo Social de la provincial, Gabriel Yedlin, no respondieron los llamados telefónicos ni los mensajes de texto.

Comentarios