La Capital realizará controles de drogas a los conductores

Aunque la ley de Droga Cero al Volante no fue reglamentada, el municipio adquirió el aparato que detecta el consumo de sustancias.

03 Feb 2018
1

PRUEBA. Los conductores deben deslizar la lengüeta entre los labios. draeger.com

La Municipalidad de San Miguel de Tucumán implementará los controles “Droga Cero al Volante” en las calles de la ciudad. Lo anunció Enrique Romero, titular de la Unidad Operativa de Tránsito y Transporte Público, quien adelantó que el detector comenzará a utilizarse a partir de mediados de febrero.

“La Municipalidad ya compró el aparato de detección de drogas para los conductores, que comenzaremos a aplicar en los controles para carnaval (12 y 13 de febrero)”, aseguró Romero.

El funcionario del intendente, Germán Alfaro (Cambiemos), explicó que el aparato “Dräger DrugTest”, para detección de consumo de sustancias in situ, costó alrededor de $ 205.000 (el precio original es en dólares). A su vez, cada conjunto de lengüetas intercambiables para tomar la muestra tiene un costo de $ 1.500.

“He detectado personalmente a grupos de personas que fuman el cigarrillo de marihuana adentro de los autos, mientras conducen. Lo comparten entre el copiloto y quien va conduciendo”, explicó Romero sobre el motivo que movilizó la última adquisición de la Municipalidad.

El detector pesa alrededor de cuatro kilos y cuenta con una memoria que puede analizar y archivar datos de hasta 500 mediciones individuales. Puede conectarse a una computadora o a una impresora para almacenar los resultados en soporte papel o digital. Se analizan muestras de saliva con una pipeta, para identificar derivados de anfetaminas, metanfetaminas, benzodiacepinas (tranquilizantes), cocaína, opiácios y canabis (marihuana).

Romero explicó que también adquirieron un nuevo alcoholímetro y una impresora para conectar a los aparatos de detección de alcohol y drogas, con un costo aproximado de $ 42.000.

Ley Droga Cero al Volante

“El inconveniente que había era que la Provincia aún no ha reglamentado la ley de Droga Cero al Volante, sancionada por la Legislatura hace dos años. Sin embargo, la Ley Nacional de Tránsito nos habilita para detener al conductor que maneje en una condición non sancta o que se encuentre obnubilado, bajo el efecto de alguna sustancia”, explicó el funcionario de la Municipalidad.

La Legislatura aprobó a comienzos de 2016 la ley de Droga Cero al Volante. La norma fue promulgada en abril de ese año, cuando se la publicó en el Boletín Oficial. La legislación prevé la implementación de controles viales con dos pruebas: una medición de la dilatación de las pupilas y luego la identificación de sustancias con una muestra de saliva.

“La ley se encuentra en proceso de reglamentación. Las dos áreas intervinientes, los Ministerios de Salud y de Seguridad, se están poniendo de acuerdo. La ley es compleja por la determinación de los falsos positivos, pero está casi lista para el análisis de la Fiscalía de Estado”, explicó a LA GACETA Silvia Pérez, secretaria General de la Gobernación del Poder Ejecutivo.

“Queda prohibido en todo el territorio de la provincia conducir cualquier tipo de vehículos habiendo consumido drogas, estupefacientes, medicamentos o sustancias que disminuyan la aptitud para conducir”, establece el primer artículo de la norma.

Entre las sanciones establecidas, se encuentra una multa de 701 a 1.000 Unidades Fijas (UF), si se detectara que la conductora o el conductor del vehículo dio positivo a alguna de las seis drogas que identifica el aparato. Cada UF se corresponde con el precio de un litro de nafta, por lo que la multa puede rondar entre los $ 16.800 hasta los $ 24.000. También se prevé la retención de la licencia de conducir; la inhabilitación para conducir por hasta dos años y el secuestro del vehículo. Si el conductor es reincidente, las multas se duplican.

Comentarios